Crónica: José James en Noches del Botánico 2019

1 agosto, 2019
Redaccíon: dod Magazine

José James

Redacción: Paula de Aguirre

Cualquiera que haya escuchado la discografía de José James sabe de su gran versatilidad como músico. Lo mismo te hace un álbum de jazz que de pop o electrónica, pasando por el soul más clásico. En este sentido, los que asistimos el pasado lunes a su concierto en Noches del Botánico no sabíamos lo que nos íbamos a encontrar, pero el artista de Minneapolis dio en el clavo con un 'set list' que hizo gran hincapié en los temazos de Bill Withers –a quién homenajea en el reciente Lean On Me– y que alternó con las mejores canciones de su propio repertorio.

La velada empezó puntual con un Ain't No Sunshine que silenció al público inmediatamente. Y es que la cálida voz de James tiene el poder de mantener a quién la oye en un completo estado de suspensión.

Guitarra eléctrica en mano y con un 'look' al más puro estilo Hendrix (afro y camisa estampada abierta), el cantante entonó desafiante los primeros versos del Who Is He secundado por los coros de una bajista que, en actitud provocadora, daba la réplica perfecta con un 'groove' impecable.

Tras una breve presentación de los músicos, irrumpieron los ritmos sincopados de la sensual Use Me, empoderando a un batería diestro que contagió con sus golpes frenéticos al público que bailaba enajenado.

Kissing My Love mantenía el ánimo en lo más alto aportando el tinte funk de la noche con José James bajándose del escenario para darse un baño de masas entre unos asistentes que lo veneraban y trataban de inmortalizarlo con las cámaras de sus teléfonos.

Después, le llegaba el turno a la celebrada Trouble, quizá el tema más popular del cantante quien, aprovechó para instar a la multitud a que corease con él y que acabó enlazando hábilmente con el If You Want Me To Stay de Sly Stone en un 'mashup' de exquisito buen gusto.

El éxtasis se alcanzaba de la mano de Live Your Fantasy y una versión del Fire de Hendrix que subía aún más las pulsaciones con la batería fuera de control, evocando uno de los momentos álgidos de Woodstock 69.

En Park Bench People James lucía su destreza para el 'spoken word' y el scratcheo vocal, culminando con unos riffs desenfrenados que ponían a prueba la dentadura del guitarrista (sí, tocó con los dientes) y dando paso a otro 'mashup' perfectamente hilvanado. Esta vez con el Lady Day and John Coltrane de Gil Scott-Heron.

La actuación llegaba a un final apoteósico recuperando, de nuevo, el repertorio de Bill Withers con dos de sus hits más celebrados (Just the Two of Us y Lovely Day), con el público entregado y coronando a un José James en estado de gracia que se despedía agradecido y consciente de su poder seductor. Un artista a la altura del legado musical de Withers que nos dejó fascinados y con ganas de más.

MÚSICA RELACIONADA

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cross-circle
linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram