Crónica: God Is An Astronaut en Barcelona, sala Razzmatazz 2 (09-05-2018)

11 mayo, 2018
Redaccíon: dod Magazine

God Is An Astronaut

Redacción: Dani Luengo

Día intenso de conciertos en Barcelona el pasado miércoles. Como si de un entreno previo al Primavera Sound se tratase, tocaba hacer frente a un solape y escoger entre dos interesantes propuestas musicales. Acontecían en la ciudad el post-rock de God Is An Astronaut y la heterogénea intimidad de Angel Olsen.

Nos decantamos por la banda instrumental; ya habrá momento para dedicar a la cantautora.

La sala 2 del Razzmatazz albergaba el que debía ser uno de los recitales punteros de rock instrumental del año, con los irlandeses God Is An Astronaut presentando su reciente trabajo de estudio, Epitaph (Napalm Records), el octavo ya a cargo del cuarteto, que fueron teloneados por sus compatriotas, Xenon Field.

Tarde noche primaveral que provocó que todos -aunque unas cargadas nubes amenazaban lluvia- apuramos al máximo para entrar al recinto. Ya fuera en los alrededores, ya en la terraza interior del Razz, los asistentes no entramos hasta prácticamente las 21.25h a la sala, que acabó presentando un buen aspecto.

Epitaph

Los primeros minutos del concierto llegaron con los acordes y teclados del tema homónimo al nuevo nuevo disco, que de la misma manera lo abre. Sosegados y con unos acertados visuales esperábamos todos, junto a sólo dos de los componentes de la banda, al arranque del show. Trás la primera atmósfera y la salida del grupo al completo, cayó el primer torrente eléctrico. Epitaph había llegado. El concierto había empezado.

Y comenzamos a navegar por distintas corrientes sonoras, más bruscas o más afligidas, intrépidas o melancólicas según dictaban las dos guitarras y los consiguientes pedales de del grupo. Las líneas melódicas guiadas por los teclados tuvieron una amplia presencia durante la primera parte del concierto, llevada por el la predominancia del tempo bajo en el nuevo trabajo.

Y así parar hasta llegar al cuarto tema, la impactante Frozen Twilight, donde Torsten Kinsella cogió el micro en uno de los contados momentos para dirigirse al público, primeros saludos y agradecimientos. También aprovechó para explicar lo cansados que estaban recién llegados de viaje por carretera desde Roma. ¿Pasaron factura los más de 1.000 kilómetros de viaje? No es descartable.

Mención especial merece el acompañamiento visual. La falta de chispa o fuerza que por momentos aconteció sobre el directo fue salvada de alguna forma por lo acertado de las luces o del fondo estrellado sobre la escena. Durante toda su carrera el ingrediente visual en cualquiera de sus vertientes, ya sea de las portadas, videoclips o o los visuales durante un show, han acompañado de una forma relevante a la banda. Y así volvió a evidenciarse en el directo de este miércoles en Barcelona.

Música y luces que conforman unos paisajes propios y que fueron creciendo hasta llegar a temas álgidos como All is Violent, All is Bright transportando a los asistentes a los territorios post-rock deseados, o como en Fragile, donde la epicidad y el space-rock consigue un brillo especial característico de la banda irlandesa.

Sólo el sobresalto de los murmullos entre composición y composición apartaba al público del camino que marcaban las guitarras. Una pena. Demasiadas tiempo entre un tema y el subsiguiente, excesivos y eternos segundos que vaciaban el lleno que la música había llenado.

Avanzado el concierto, que duró hora y cuarto, cayeron las piezas que más cabezas y cuellos agitaron. Incluso algunos cuernos llegaron a asomar entre el público, en parte bastante cercano y amigo del metal. Suicide By Star (2011) y From The Dust to the Beyond (2002, de su ópera prima) fueron dos de las más aclamadas. Claramente un peldaño por encima que el resto de un repertorio, que tuvo como epílogo el bis con Helios|Erebus. 

Hubo tormenta en el Razz2, pero quedó en galerna primaveral. Ni fue tan larga ni tan intensa como en un principio se esperaba. De todos modos esperemos que no haya temprana sepultura para God Is An Astronaut. Lo que está claro es que para cuando la haya, no habrá letras en su epitafio, sólo notas musicales.

Pd. En breve PS. En breve más solapes.

MÚSICA RELACIONADA

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cross-circle
linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram