Crónica: Festival Cara•B 2020, jornada del sábado

17 febrero, 2020
Redaccíon: dod Magazine

Derby Motoreta’s Burrito Cachimba - Festival Cara•B 2020

Redacción: Andrea Genovart

El segundo día del Cara B era realmente una cara B del mismo festival. Después de un viernes marcado por la música urbana, donde había más que trap, rap, y dejes latinos, el sábado se construía sobre una propuesta de cartel que acercaba un público mucho más adulto. Y tranquilo.

Las puertas se volvieron a abrir a eso de las 18 de la tarde, con la propuesta de Luna Ki. La cantante, de letras y registro totalmente millenial, podría haber encajado perfectamente con el día anterior. Aunque entraba muy muy ligero y la artista tenía ganas de interactuar con el público y de hacerse notar, aunque soltó un sobrante “los que se la saben no están” al ver que nadie coreaba su hit. Pero este año, de hecho, la propuesta entre días no era tan radical como en la edición anterior, sobretodo por la fecha que recibe el protagonismo indie. De ello son ejemplo precisamente su apertura y si final, el gallego Ortiga.

A las 19:10 fue el turno de Cariño, el trío de tontipop afincando en Madrid que ha despegado a la velocidad de la luz hace cosa de un año y medio. Se notaba que pese a ser el segundo grupo y tocar demasiado pronto de acuerdo con el revuelo que las muchachas provocan, la mayoría sabía quienes eran. Que es, en definitiva, tres tipas haciendo electropop con canciones cachondas e infantiles sobre el amor y la sexualidad. Aunque su presencia fue más que positiva, y la cantante comentaba cada dos por tres cualquier cosa por tal de romper el hielo e introducir la canción, el sonido fue bastante pésimo. La música estaba extremadamente alta y es una pena porque, realmente, las chicas no es que tengan un vozarrón. Cantan bien, pero no tienen una presencia ni fuerza vocal - de hecho, casi es imperceptible la indiferencia de cuando cantan a dueto o canta una sola. Bixexual, cómo no, fue el momento auge de su concierto, aunque su recién sencillo X Navidad no dejó indiferente nadie aunque estuviese fuera de contexto.

El siguiente grupo era por los archiconocidos Derby Motoreta’s Burrito Cachimba. ¿Qué decir? Si están absolutamente en todos los festivales, son los nuevos Shellac del Primavera. Con sus aires de rock nacional desfasado, acabaron por concentrar a toda la gente que acababa de llegar y que brindaba su personalidad de pantalones de campana y festivopsicodelia. El grupo sevillano de hecho iba que ni pintado para dar paso al otro grupo andaluz, los Pony Bravo. Que estos sí que cuestan de ver, para lo que tanto valen la pena. Y así fue. De hecho, los mejores del festival. Con un sonido impecable, no se dejaron absolutamente nada en el tintero: Noche de setas, Nazi, Político neoliberal, Relax y Rolex, Ibitza, Loca Mente… Acabando por Totomami. Una delicia por los oídos que se resume en una propuesta súper peculiar pero llevada a cabo sin excentricismos y con suma elegancia. En definitiva, unos señores de toda la vida.

El mató a un policia motorizado - Festival Cara•B 2020

Pero por si todavía no habíamos engullido suficientes platos fuertes, todavía nos quedaba estómago. Y menos mal, porque todos los grupos tenían parada obligatoria de disfrutar. Los argentinos El Mató A Un Policia Motorizado, que aprovechan su participación en el Cara B para hacer una mini ruta peninsular donde ya han colgado en la mayoría de salas el cartel de entradas agotadas, fueron recibidos con un énfasis desbordante. No son banda de muchas palabras, pero se portaron realmente bien con un grupo que cantaba a pleno pulmón y que gritaba cuando reconocía los primeros acordes de Noche Eterna, Más o Menos Bien, El Tesoro, El Mundo Extraño, Fuego y acabaron con el clásico Jenny de Chica de Oro. Una banda, sin duda, querida por todo su mundo entrañable de volviendo a casa en altas horas de madrugada. Más aún cuando vienen del otro lado del charco y uno sabe que no siempre tiene la oportunidad de verlos, aunque cabe decir que últimamente están mucho por nuestra tierra.

Los Punsetes - Festival Cara•B 2020

Ya pasada medianoche fue el turno de Los Punsetes, que han acabado de sacar nuevo disco aunque parece ser que no ha dado mucho que hablar. Y la banda también lo habrá notado, pues decidieron ser generosos y no optar para hacer promoción de lo que nadie acaba de sonarle y cantar todos esos himnos que explican que los amemos tanto y que los vayamos a ver. Opinión de Mierda, Tu Puto Grupo, Mabuse… en fin, todas esas canciones creadas para definir cada situación concreta y posturante de nuestras vidas anti-perfectas. Cabe decir que, justo en ese concierto, girabas la cabeza y todo era marabunta de gente. Mucho más que el día anterior, sin espacios de aire: hubiese sido imposible el baile que sí se había dado 24 horas antes. Supongo que el público indie es más de cantar que de bailar, y uno no puede perder el punto de vista del escenario. Necesita la identificación, ver cómo toca realmente el guitarra, si hay miradas cómplices entre la banda. Todos esos valores de la música que se pierden con un trapero tirando cínicamente billetes al suelo.

Ya por último y como cierre ya no de la noche sino también del festival, fue el turno de Ortiga. Sí, Ortiga. Un plato de buen gusto para muchos, pero un nombre que causó expectación a otros muchos más. Y es que con independencia de si gusta o no su música, mucha coherencia no había con el resto del festival. Una coherencia que sí se explicaba mucho más si mirabas el cartel del primer día… pero eso ya tiene que ver con la organización y estrategias secretas que nunca sabremos. El caso es que se notó. Si en El Mató y en Los Punsetes no cabía un alfiler, de repente casi la mitad de la gente desapareció para que los que realmente querían estar allí pudiesen bailar Ortiga a sus anchas, cosa que hubiese sido imposible minutos antes. Así que el recinto de la Fabra i Coats volvió a ser nuevamente una pista de baila, pero no desde el reggateon sino desde la cumbia y la salsa. Desde la verbena. Desde el carnaval brasileño, desde la celebración de la frescura y el buenrollismo. En definitiva, des de el confetti que se tira en fin de fiesta.


Festivales, grupos y discos de la notícia

MÚSICA RELACIONADA

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cross-circle
linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram