Crónica: EzdokFest 2018, jornada del sábado

7 junio, 2018
Redaccíon: dod Magazine

Kokein - Ezdok Fest 2018

Crónica y fotos: Dani Arrizabalaga

Con las pilas recargadas afrontábamos el segundo asalto del EzdokFest, empezando un par de horas antes que en su estreno, con algo más de público que el primer día y un tiempo mucho más amable.

Los primeros de la tarde fueron Comité Eléctrico. El quinteto asturiano venía presentando su disco de debut “7” y lo hacían con Javi Eskarmiento a la batería que en solo nueve días se aprendió el repertorio para la cita eibarresa, según informó la banda en sus redes sociales. Propuesta de rock and roll en la onda de Ilegales o incluso los míticos The Cramps.

Tomaban el relevo Doble Capa, tras participar la pasada noche en el Primavera Sound de Barcelona, salían con ganas de ofrecerlo todo en el Ezdok. También con su primer disco “Suave con la canoa” bajo el brazo, Arianne Picón (Batería) y Mario Navajas (CigarBoxGuitar) repartieron su thrash-blues sabroso hecho a dúo y manufacturado a conciencia (según sus propias palabras). Concierto sólido y sin artificios. Espíritu rural y riffs demoledores en una atmosfera instrumental.

Los bilbaínos Mud Candies, con su música de raíces americanas, fueron los terceros de la tarde. Un concierto que transitó alrededor del country, el rockabilly, y el bluegrass tradicional, pilares en los que se apoya una banda con un concepto muy claro. Pudimos escuchar varios temas de su recientísimo nuevo disco “What the hells wrong with the heaven” que presentarán este próximo día 8 en el kafe antzokia de su ciudad.

The soulbreaker Company tomaban posiciones para ofrecernos un directo intenso desde el primer minuto. Jony Moreno, vocalista de la banda, no paró de saltar y moverse en todo el concierto, llenando el escenario de una energía desbordante. Les acompañó a los coros Txus (Arenna, Doctor Sax) para completar una formación redonda en directo. Los de Vitoria-Gasteiz repasaron temas antiguos con algún adelanto de su próximo disco, “Sewed with light”, que verá la luz en noviembre.

Destacaron “Black wool yarn” o “La lucha”.

Melange - Ezdok Fest 2018

Siguiendo el hilo de los sonidos setenteros, pero algo más psicodélicos, llegaban Melange. Melodías hipnóticas y cambios rítmicos que requerían de una atención refinada por parte del oyente. Banda muy respetada, y con razón, dentro del panorama nacional, recogen a la perfección el testigo dejado por Fran Zappa o Camel, casi nada. 45 minutos de viaje.

Sorpresa la de Kokein, no es que se esperara menos de ellos, pero realmente su concierto fue sobresaliente. Muy motivados y con el empuje que te da jugar en casa, salieron a comerse el escenario, aunque con una frontwoman como Zaloa eso no es difícil. Electricidad, corazón, carácter y actitud. Escogieron temas de sus 5 discos poniendo más énfasis en el más reciente Lurpekhariä”

Berri Txarrak - Ezdok Fest 2018

El ambiente del Ezdok ya estaba cogiendo una temperatura elevada para recibir a los más esperados de la noche, Berri Txarrak. Concierto redondo y sin fisuras, algo que viene siendo habitual para el trío navarro. Un setlist dinámico y bien elaborado. Abrieron con “Dardararen bat” e “Infrasoinuak” demostrando que desde el minuto uno lo suyo va en serio. Una carrera tan dilatada y certera como la de Berri ayuda a dar forma a un repertorio ganador, podríamos destacar “Bueltatzen”, “FAQ”, “Katedral bat”, “Ez dut nahi”, “ikasten”. Mención especial para la versión de Su Ta Gar “David eta Goliath” y momento épico en “Denak ez du balio” con Haritz Lete (Kokein, Cobra) haciendo las veces de Tim McIlrath, vaya energía, así hay que salir a un escenario. Una banda que no deja de superarse y crecer. Altísimo nivel.

Nos adentrábamos en la recta final del festi con tres propuestas que pululan alrededor del punk. Los primeros fueron Biznaga, acelerados, rabiosos y con una mezcla perfecta entre el punk y el rock ‘n’ roll. Generaron una tensión ansiosa y decadente que te hace gritar y se te mete en la piel. “Una ciudad cualquiera”, “Mediocridad y Confort”, “Jóvenes Ocultos” o “Nigredo” tambalearon el escenario, ataviado con una lona en la que se podía leer “Esto es un simulacro”.

El potente trío de punk-pop con tintes garajeros, Futuro terror, salieron a escena para levantar los ánimos del personal, algo menor después del concierto de Berri, y lo consiguieron con creces. Canciones pegadizas y sin mucha floritura, una tras otra, sin tiempo para coger aire, es lo que se necesitaba en ese momento. “Precipicio”, “Aelita” o “El paso Diatlov” de las más coreadas. 

Presentando su último disco “Megavedra” dejaron un muy buen sabor de boca los gallegos Cuchillo de fuego, con sus letras llenas de ironía ponían el broche a un festival que pasa con muy buena nota su primera edición por varios motivos, apostar por bandas nacionales, muchas de ellas lejos de los circuitos clásicos de festival veraniego, contar con una destaca presencia femenina en el escenario y un sonido prácticamente perfecto los dos días. Esperemos que el 2019 nos traiga la segunda edición.


Festivales, grupos y discos de la notícia

MÚSICA RELACIONADA

Toledo Alive: conciertos, fechas y entradas

Toledo Alive

5 julio, 2020
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cross-circle
linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram