Crónica del Primavera Sound 2017 - Jueves

Primavera Sound 2017 - Parc del Forum - Nuria Rius
Parc del Forum | Foto: Nuria Rius

 

Emotivo y pelín accidentado. Así fue el inicio de nuestro séptimo Primavera Sound 'in a row', como diría uno de los miles de anglosajones que pululan estos días por el Parc del Fòrum de Barcelona.

Con un sol tirando a abrasador, ese quema-nucas que convierte a los foraneos que se acercan a este y otros festivales españoles en cangrejitos, comenzamos nuestro primer concierto del Primavera Sound 2017 con la indispensable participación de nuestro querido Kevin Morby vestido totalmente de blanco, como si poco después fuera a tocar con Arcade Fire.

La temperatura le vino muy bien al ex-bajista de Woods para revisitar en una horita los temas incluidos en su último exitoso álbum Singing Saw, darnos algún capricho con composiciones anteriores, y adelantar parte de lo que encontraremos en su próximo disco City Music.

Y decimos que la temperatura le vino muy bien, ya que ese folk añejo americano que a veces se entorna hacia a un rock mucho más sucio, se nos antoja muy cercano a una estampa desértica del antiguo oeste. Morby y su banda lo clavaron en el día de ayer, sobre todo en sus momentos más oscuros, cuándo nos hicieron respirar y masticar el polvo de un caluroso atardecer emplazado en una película Western.

Dejando las florituras y metáforas a un lado, la banda sonó de lujo, perfectamente empastada gracias a su virtuosa guitarristas y un Morby que, con poco, hace mucho. Personalmente, el único "pero" fue para ese temazo llamado Singing Saw, que en su versión de estudio es épica y grandiosa, pero que en directo pierde parte de su encanto al carecer de los arreglos necesarios.

Alexandra Savior - Primavera Sound 2017
Alexandra Savior - Foto: Garbiñe Irizar

Nuestro segundo round de la tarde fue para la exquisita voz de Alexandra Savior, que confirmó lo que ya habíamos podido intuir en las últimas semanas escuchando su disco debut Belladonna of Sadness (2017). Y es que el sentido arácnido nos dice que estamos ante una de las sorpresas del año, amigos.

Siendo natural de Portland, Estados Unidos, se nos hace curioso como su música es mucho más cercana al Reino Unido. Con un sonido vintage y melancólico cercano a la década de los 70, de primeras se nos vino a la cabeza un registro similar al de Lana Del Rey que, por fortuna, se nos olvidó con rapidez al carecer de esa absurda pomposidad que no nos convence de Elizabeth Grant.

La impecable ejecución de (ya) hits como Mirage o Shades, su sencillez en el escenario y amigos como Alex Turner, productor de su primer disco, y el australiano Cameron Avery (bajista de Pond), auguran una prolífica carrera a Savior. Podría encajar en la banda sonora de una de James Bond y en el próximo disco de Last Shadow Puppets, ¿verdad?

Broken Social Scene - Primavera Sound 2017
Broken Social Scene | Foto: Garbiñe Irizar

 

El concierto de Broken Social Scene lo vivimos con mucho cariño y como una esperada reunión tras el ya lejano Forgiveness Rock Record (2010).

Nuestras entendederas musicales nos hacen creer que coordinar con pulcritud una banda de diez personas encima del escenario es complicado. De ahí que perdonemos algunos deslices por parte del colectivo canadiense que ayer nos presentó en directo alguno de los temas incluidos en su inminente nuevo disco, como Halfway Home o el homónimo Hung Of Thunder.

No obstante, en este bonito show con carácter familiar no pudieron faltar himnos tan sutiles como Pafific Theme y Sweetest Kill, o esa delicatessen llamada Anthems For A Seventeen Year Old Girl capaz de derretir al más duro de los duros.

Minutos después de finalizar con Broken Social Scene, nuestro peregrinaje se dirigió hacía el escenario que iba a albergar el concierto más esperado de la noche y, sin duda, el más multitudinario. Hablamos de Bon Iver, que no pisaba Barcelona desde aquel bonito show que pudimos disfrutar en 2012 dentro del Poble Espanyol.

Desde hace días, la pregunta generalizada entre nosotros era como Justin Vernon conseguiría llevar al terreno de juego esa amalgama sonora que hemos podido encontrar en el sorprendente 22, A Million.

Pues de forma auténticamente vibrante, amigos. Dejando a un lado esos prejuicios hacia el vocoder, el recurso utilizado por el músico norteamericano logró que los primeros compases del concierto fueran apabullantes, gracias a unos bajos capaces de hacer saltar las lentillas a más de uno.

Madre mía.

La cosa comenzó muy fuerte con 22 (OVER S∞∞N) y 715 - CR∑∑KS retumbando en nuestros pechos, con un Vernon que actuaba desde su centro de mandos como absoluto director de una orquesta de otro planeta, que aderezaba con electrónica vanguardista su ya característica forma de intuir el folk. Y es que si unimos unos potentísimos y enigmáticos visuales a la potencia sonora con la que nos sorprendieron desde el primer momento, la noche lo tenía todo para que Bon Iver triunfara.

Y así fue, al menos para nosotros... que no pudimos pasar de Holocene, esa preciosa vuelta al pasado de Vernon, debido a un problema de salud de una persona de nuestro "staff", a la que el calor, la aglomeración de gente y esa intensidad sonora le jugó una mala pasada.

Dicho esto, agradecemos a través de estas líneas a las múltiples ayudas anónimas que recibimos en esos minutos de agobio, así como el buen hacer de varias personas de seguridad del festival que nos dejaron un hueco en la zona VIP del festival para recuperarnos.

Nos dio mucha, mucha pena no terminar este concierto y perdernos a The Black Angels, entre otros... pero lo primero es lo primero.

Hoy volvemos a tope.

 

Festivales, grupos y discos de la notícia

MÚSICA RELACIONADA

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cross-circle
linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram