Crónica del festival Negua de Madrid

29 octubre, 2017
Redaccíon: dod Magazine

Cartel Festival Negua - Madrid

Redacción: Vitor Blanco

Un año más el madrileño Palacio de los Deportes se vistió de gala para recoger el regalo otoñal de sus amigos vascos. La promotora responsable del Bilbao BBK Live repitió su tardía fecha festivalera (coincidiendo también con el BIME Live) tras el éxito de ediciones anteriores, y aterrizó en plena capital con el proyecto Negua (“invierno” en Euskera). Una tarde – noche de cinco horas de música ininterrumpida que – imposible de otra manera – acabó totalmente eclipsada por la gloria y fama de sus arrolladores cabezas de cartel: The Prodigy.

Pareció una fecha de su gira en solitario que un festival de más – aunque pocos – nombres. De hecho, tuvo todos los ingredientes de un concierto de estadio en una gira europea: el espacio descomunal, las legiones de fans customizadas con su merchandising y algunas interpretaciones teloneras subiendo los listones de la noche. Pero antes de las diez y media de la noche, cuando Keith Charles y los de su banda subieron al escenario bajo el sonido de una orquesta épica; pasaron por allí encima Idles, Rex the Dog y Vitalic. Los primeros fueron los únicos “teloneros” en apostar por el formato de banda tradicional: guitarras, batería y bajo, más la voz principal. Su sonido consigue un equilibrio digno de aplauso entre el punk más canónico y la entonación vocal casi hablada, cercana al rap. Contribuyen así a completar ese sonido tan británico y esa imagen grisácea y desolada que tenemos de su Bristol natal. En el Palacio de los Deportes madrileño presentaron su único y muy reciente álbum, Brutalism, en un breve concierto que sorprendió (por su desconocimiento y su encaje menos evidente en el cartel de la noche) y llamó la atención de los que llegamos al estadio en primer lugar.

Rex the Dog y Vitalic firmaron sendos DJ sets, obligatorios para calentar motores y situar al público en la línea de salida de la carrera que The Prodigy estaban a punto de comenzar. El primero inunda noches británicas con sintetizadores minimalistas y un sonido más apacible. Navega la contención pero también sabe cuándo despertar la tormenta marina. Y cuando lo que viene después está anunciado como uno de los conciertos más raveros de la temporada, es mejor preparar al espectador para la borrasca. Vitalic completó esta tarea con más acierto. Si Rex the Dog dominaba la repetición tecno más calmada, el francés de nombre Pascal Arbez – Nicolas, pese a tener una canción con La Bien Querida, ofreció un arrebato muy house, con múltiples y continuados crescendos y rupturas, protagonismo absoluto de los bajos, y, en definitiva, un resultado que pedía a gritos el baile desenfrenado.

Fue, sin duda, quien más se acercó a lo que The Prodigy nos tenía guardado para la noche del 27 de octubre. Y es que salir al escenario a golpe de Breathe es toda una declaración de intenciones. Tanto, que hasta sorprendió que consiguieran guardar su Smack My Bitch Up hasta casi el final de su concierto. Breathe es uno de esos himnos noventeros que les catapultaron a la fama y que colaron con gran acierto a lo largo de su paso por Madrid. Demostraban que, con un último álbum de ya dos años de vida, aquel no era un concierto de promoción sino un homenaje a toda una carrera dedicada a la rave y al pogo.

Pero tampoco faltaron “nuevas composiciones”. Ni hacía falta. Muchos de los cortes de The Day Is My Enemy (su último álbum) siguen siendo joyas que conservan intactas su fórmula y si bien no suponen grandes innovaciones, tampoco caen en esa desdicha que ya afecta a muchos viejos héroes cuando intentan resintonizar su sonido a los nuevos tiempos. Así, Nasty, que sonó en segundo lugar, supo continuar la energía de Breathe sin desentonar, haciendo las delicias de un público que todavía empezaba a consumir sus fuerzas. Y también lo hicieron Wild Frontier, brutalmente conducida por Maxim Reality (encargado de mantener constantemente arriba la emoción de a la audiencia: “where is my spanish people?”); Firestarter, Roadblox o la homónima The Day is My Enemy..

Entre ellas se intercalaban llamadas al pasado. Desde más antiguas como Voodoo People, o la híper reconocible Firestarter (la primera de Music for Jilted Generation, la segunda de The Fat of the Land, al que también pertenece Breathe); hasta composiciones más recientes que consiguen hacer una suerte de punk susceptible de sonar en las fiestas y raves más “parkineo”: Omen o Run With the Wolves (de Invaders Must Die, del 2009). Sucedían una detrás de otra con total fluidez y manteniendo intactos los desenfrenos de la audiencia, que en seguida reconocía los arranques de cada una de las composiciones y subían los ánimos colectivos. Si alguien se merece un premio por la noche en el Palacio de los Deportes ése es el público de The Prodigy, que demostró no sólo conocer a la perfección la carrera de los británicos, sino también estar a la altura necesaria para disfrutar al completo de su sonido inclasificable, de su rave punkarra, su breakbeat o su hardcore.

Para el final dejaron una reserva de viejas glorias: empezando por Everybody In The Place, pasando a la hija prójima, Smack My Bitch Up; y tras un falso final, una pareja noventera (Their Law y No Good) y un broche final más “dosmil”: Take Me To The Hospital”, con su letra ilustrando perfectamente el estado de la audiencia. Terminaba un concierto muy bien enhebrado. Un tributo a casi tres décadas de carrera que The Prodigy podrán usar como prueba de una devoción incansable por la escena rave. Un entusiasmo casi religioso que el tiempo no ha conseguido ni conseguirá detener. Grandes aciertos en la selección del repertorio, un público entregado, y, por supuesto, una gran calidad compositiva e interpretativa; volvieron a hacer este festival otoñal un acierto en los calendarios. Solo un apunte constructivo: ¿cuál es el sentido de convocar a uno de los “pogo – makers” más ardientes de la escena rave y llamar a esa cita “Invierno” (perdón, Negua)?

Festivales, grupos y discos de la notícia

MÚSICA RELACIONADA

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cross-circle
linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram