Crónica del concierto de Rufus T. Firefly y Helena Goch en Winter Indie City 2017

11 abril, 2017
Redaccíon: dod Magazine

Rufus T. Firefly (2017)

Redacción: Marcos González

El atractivo logrado por el WIC (Winter Indie City) es indiscutible. Una noche más, este festival logra vestir Segovia de música con mayúsculas. Evidentemente, el cartel invitaba a pensar que sería una buena noche, pero acabaría siendo uno de esos días en los que quieres contar lo que has vivido una y otra vez.

El sábado 8 de Abril subían al escenario de la sala Beat Club para presentar sus nuevos trabajos Helena Goch y Rufus T. Firefly y desde luego no íbamos a dejar pasar la oportunidad de perdernos una jornada tan interesante.

Pasadas las 21:20 comenzaba una siempre sonriente Helena Goch, acompañada de Raquel en los teclados y Sara al bajo. Su voz es pura dulzura, como ella, y además en directo logra transmitir una calma alegre que te consigue atrapar desde el primer momento. Presentó en tono jocoso cada una de las canciones y consiguió, cuando lo pedía, que el público entonase los estribillos de sus canciones. Nos cautivó con La Rama Dorada para cantarle al amor, la amistad o al desamor con temas como Pequeño Gran Tortazo o Como, Cuando, Donde y Por Qué, para también bailar con Ahora tú. No se olvidó tampoco de la canción que supuso un giro en su carrera, Perhaps o Pollo Sin Cabeza (como se llamó en un principio), ni por supuesto de su Dulce Juana.

Con el escenario cargado de buenrollo aparecen los Rufus T. Firefly, que no esperan ni un solo segundo para regalarnos esa majestuosa musicalidad que también desatan en Magnolia. Tsukamori y Halcón Milenario fueron las encargadas de abrir lo que iba a ser algo más que un simple concierto.

Recordaron sus anteriores trabajos a través de Incendiosuicida, Midori o El problemático Winston Smith, centrando su repertorio en su nuevo trabajo que tocarían al completo. Cisne Negro, Pulp Fiction o Nebulosa Jade hicieron vibrar al personal que en alguna de ellas regaló aplausos interminables al final de las canciones. Algo que agradecieron evidenciando que “cuando das amor, recibes amor”. Impresionante. Víctor es pura magia sobre el escenario, manejando guitarra y teclado, además de poner la voz mientras Julia, el otro pilar del grupo, crea una maravillosa aura a través de la batería y todo ello complementado de forma magistral por Miguel, Rodrigo y Carlos (bajo, teclado y guitarra respectivamente).

El sonido de Rufus no pasa desapercibido para nadie y cuando miramos alrededor vislumbramos la bonita estampa de ver a todos los asistentes con esa sonrisa que te aparece cuando realmente estas flipando mucho con lo que ves. Un viaje lisérgico que mejora cada minuto.

En cierto momento comentan a los que allí nos reunimos que “por encima de atacar las cosas malas, tratan de defender las buenas por medio del amor, la naturaleza y el arte” y de eso se trataba, porque los que allí estábamos, disfrutamos igual que un niño cuando mira las miles de formas y colores de un caleidoscopio.

La velada se cerró con Magnolia y Rio Wolf para dejar la Beat Club de Segovia sumergida en rock y psicodelia.


Festivales, grupos y discos de la notícia

MÚSICA RELACIONADA

Cupido (2020)

Entrevista a Cupido

26 mayo, 2020
Mujeres (2020)

Entrevista a Mujeres

25 mayo, 2020
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cross-circle
linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram