Crónica del concierto de Nick Murphy (Chet Faker) en el Royal Albert Hall de Manchester

10 diciembre, 2017
Redaccíon: dod Magazine

Nick Murphy (2017)Redacción: Andrea Genovart

Albert Hall fue el recinto elegido para el concierto de Nick Murphy, nuevo nombre artístico de Chet Faker con motivo de un cambio de proyecto que obedece a una crisi de la identidad personal representada por el primero. No se trataba de un sitio idóneo para la ocasión porque Albert Hall es un edificio de una gran particularidad para todo aquel que tenga la oportunidad de tocar allí. Se trata de una capilla wesleyana catalogada de Grado II en el centro de la ciudad de Manchester, que estuvo cerrada y escondida durante más de 40 años. Esta capilla fue restaurada y convertida en una impresionante sala de música, convirtiéndose en un club referente y siendo sede de sesiones de nocturnos de FAC51: La Hacienda.

Con un poco de retraso, Nick Murphy salió al escenario a eso de las 21:00, bajo traje y con cierto grado de dudosa ebriedad que, a lo largo del concierto, fue confirmada con movimientos patosos y líos de cable varios que preocupaban a todos los asistentes. Un set list que cumplió las expectativas de todos, con To Me, Stop Me o Gold. El punto fuerte del directo fue, sin duda, la atmósfera recreada por un espacio tan singular, de estética medieval, y por un juego de luces que realzaban el protagonismo de una personalidad introvertida. Personalidad con dos facetas muy marcadas, esto es, por una voz de gran potencia pero nunca dirigida - al menos explícitamente - al público, que nunca cruzó la mirada con el cantante; y por unas manos que manejan un teclado con una habilidad y rapidez vorágine, propio de un músico con todas las letras. Iba éste acompañado de una banda con batería, bajo, guitarra y saxofonista, dando la oportunidad de un directo con una versión acústica de sus temas completa y, por ende, admirable por su calidad.

Una vuelta al escenario, después de una hora y poco de actuación y con motivo del bis, fue el gesto más cercano de Nick Murphy y su banda, que finalmente se despidió entre aplausos y reverencias por todos los integrantes. Pese a que no hubo palabras dirigidas a todos aquellos que esperábamos asistir a un concierto que no es fácil de dejarse ver Algo totalmente acorde con la presencia del músico, tan tímido como para no dejar de taparse la cara en cada tema y pasearse evitando la exposición de quedarse en un punto fijo. Alguien, sobretodo, de una introversión que es capaz de hipnotizar a un público contemplativo de una polivalencia magistral. Estemos tranquilos, pues: eso es difícil de agotarse.


MÚSICA RELACIONADA

0 comments on “Crónica del concierto de Nick Murphy (Chet Faker) en el Royal Albert Hall de Manchester”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cross-circle
linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram