Crónica del concierto de Najwajean en Madrid, Sala OchoyMedio (14-04-2016)

16 abril, 2016
Redaccíon: dod Magazine

Najwajean - Najwa Nimri y Carlos Jean

Redacción: Vitor Blanco

El Ocho y Medio camina, paso a paso, a introducirse en la Historia de la vida nocturna madrileña. Si ya sus sesiones de fin de semana congregan a cientos de jóvenes cada madrugada, su cuidadosa selección de conciertos semanales sorprende, cada día, por sus invitados y su calidad. Grupos tratados con cariño, nacionales e internacionales, apoyando a propuestas emergentes y con sorpresas explosivas (ya está en nuestros calendarios la visita en noviembre de los noruegos Kakkmaddafakka) son las claves de este asombroso comisariado musical.

El jueves 14 de abril subieron a su escenario, tras siete años de casi total silencio y el decepcionante rumor de una carrera llegada a su fin, Najwajean. Debutaron en 1998 y desde entonces ya han comercializado 4 discos, pero Najwa Nimri y Carlos Jean nunca han gozado de tanto éxito. Quizás por su paso por la televisión, ella en la ficción carcelaria ‘Vis a vis’, él en el programa de El Hormiguero, o quizás por haber firmado una de las canciones electrónicas más bailables del panorama nacional, Bonzo. Lo cierto es que les recibió una pista llena, entre aplausos e incluso abrazos, y preparada para saltar como ningún otro dúo puede hacerla saltar.

Prepararon el camino las injustamente recibidas Ten Bears (¿de verdad tanta energía hizo saltar a tan pocos?), incorporando a la música española los sonidos internacionales más actuales: bases traps, voz melodiosa y rap en un grupo tan ‘girl power’ que promete marcar las agendas en el futuro musical.

Inmediatamente después de retirado el telón Carlos Jean (¿el nombre más infravalorado de la electrónica nacional?) fue el primero en salir al escenario. Le siguió Najwa, un poco más tarde, concentrando todas los gritos y silbidos en una noche en la que el dj, por más que ella intentara que no fuera así, vivió muchos momentos en un segundo plano.

Y empezó el concierto entre luces parpadeantes y cegadoras, al compás de Rubbie Sandie, mucho más EDM que su versión en el disco, más violenta y expresiva. Un comienzo de gran fuerza que pronto se vio compensado por la, en comparación, calma de todos sus trabajos anteriores. Con Selection trajeron del 2000 al presente temas como Human Monkeys y, claro, su éxito Dead for You, un tema merecedor de ser la nueva (aunque vieja) banda sonora de James Bond. Y con su famosa Crime de Till it Breaks (2008) Najwa se olvidó de la electrónica para sorprendernos a todos con su voz profunda y sus letras de amor.

Enlazada con I’m Not Special se entiende la continuidad perfecta entre los dos temas. Las dos existencialistas, las dos protagonizadas por la voz, pero una, balada pura, y otra brillantemente contaminada por los bajos de Carlos Jean. Una demostración impecable del paso que ambos han dado en este último álbum. Entre humo y láseres, al más puro estilo tecno berlinense, comenzó el tema que, efectivamente, da título a su nuevo CD, Bonzo. Con ella Najwa y Carlos Jean afirmaban que se había acabado la calma: Cold Outside, que la siguió, no sonaba con el ritmo pausado de la grabación en estudio; y las largas improvisaciones del dj, junto a los intentos de rap o letras inventadas en el momento por la cantante, no eran, especialmente, tranquilas.

Para la recta final, Najwajean se reservaron One for Me One for You, repitiendo el éxito en saltos de Bonzo. Su explosivo estribillo EDM (“I can burn a place like this”), todavía eclosionaba en nuestro cerebro mientras sonaba el siguiente tema, Waiting; pero en Nothing to Lose se transformó en nuevo himno hedonista: “I want to be bad”.

El final, finalmente, no lo fue. Y tras quejarse un tiempo de los estrictos tiempos de las salas de Barcelona, y responder a todos aquellos que les acusan de dar bolos demasiados cortos, Najwajean levantaron Madrid del suelo una vez más. Drive Me concluyó un concierto donde desde Najwa y su contacto natural con su público, desde Carlos Jean y su verdadera capacidad para crear ritmos internacionales, y desde la música de baile en general; supieron desarrollar lo que el estilo viene reclamando desde sus primeros pasos en aquel Berlín en crisis: buenrollismo, hedonismo y diversión.


MÚSICA RELACIONADA

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cross-circle
linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram