Crónica del concierto de Milky Chance en Madrid, Círculo de Bellas Artes (02-03-2017)

3 marzo, 2017
Redaccíon: dod Magazine

Milky Chance (2016)

Redacción: Pablo Aznar

Nervios. Miradas. ¿Cómo sonarán? ¿Seguirán fieles a su estilo? Ayer la Sala de las Columnas del Círculo de Bellas Artes se llenó de misticismo, al menos al principio, minutos antes de que el dúo alemán Milky Chance saliera al escenario a presentar Blossom, su próximo LP. No salieron solos, eso si, les acompañó un batería y un guitarrista de refuerzo (que por cierto se metió al público varias veces en el bolsillo con un par de solos de armónica). Todos queríamos saber si iban a seguir con la misma línea de melodías sensuales y beats muy marcados, y pese a que pudimos comprobar que la respuesta iba a ser afirmativa gracias a la entrevista con Clemens queríamos comprobarlo presencialmente.

El tumulto se disipó en cuanto salieron al escenario y pudo el público escuchar en un evento tan íntimo a una de las bandas que más ha dado de que hablar dentro del sector. Sus canciones venían precedidas desde hace días por Cocoon, el primer single que floreció del nuevo largo, y pese a que también habíamos oido otro par de temazos queríamos más Milky Chance. 

Vimos a una banda con fuerza y mucha mucha energía, con una perfección tremenda a la hora de ejecutar sus temazos. Pudimos escuchar al completo Blossom, con un aura similar a su anterior álbum pero con más fuerza. Contiene unas melodías similares, a dos voces, y unos sonidos que englobaban la sala, haciendo bailar de manera elegante a los pocos afortunados que pudimos presenciar el show. Según iba avanzando la noche la gente se iba calentando, y poco a poco hubo cada vez más saltos, cada vez más altos, y el suelo de la cuarta planta donde está la Sala de las Columnas comenzó a temblar (no es coña). Estábamos viendo a una de las bandas del momento, y se podía respirar en el ambiente.

Clemens se gustaba, saltaba, sonreía al público, y sabia que estaba dando un concierto digno. La sala retumbaba y al cerrar los ojos podías afirmar que éramos más del triple de personas, pero no, el ambiente íntimo hizo un concierto cercano e inolvidable.

Hubo hueco para repasar Sadnecessary, álbum primogénito, y a coro cantamos Stolen Dance para despedir la noche, no sin antes marcharnos con el buen sabor de boca que nos deja Sweet Sun. Damos gracias a la oportunidad vivida, y rezamos por verles tan enérgicos cuando regresen a Madrid en el DCode 2017.

MÚSICA RELACIONADA

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cross-circle
linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram