Crónica del concierto de METZ en Madrid, Sala Moby Dick (18-11-2017)

[kkstarratings]
20 noviembre, 2017
Redaccíon: dod Magazine

METZ (2017)

Redacción: Felipe Martínez

 

Metz actuó el pasado sábado 18 de noviembre en la sala Moby Dick de Madrid. Disonando del resto de la amplia programación que trae el Primavera Sound por distintas salas de la capital y Barcelona este otoño, cargada de nombres individuales y pertenecientes a otra escena más suave y arty, supieron defender en directo su estatus de banda punk de nueva generación con fuertes raíces clásicas que hace que gusten tanto al público más joven como a los veteranos defensores del género más puro.

Un día después de tocar en la Sala Apollo en Barcelona, la Moby Dick presentaba todos los requisitos necesarios para un concierto como el de Metz: un espacio compacto y un escenario casi a pie de pista que les permitiese conectar con un público que no cesó de moverse y de hacer pogos durante todo el concierto.

El concierto lo abrió Drahla, un emergente trío de Birmingham que espera su primer LP este 24 de noviembre a través de Blank Ad, su propio sello. Durante la actuación presentaron una lista de singles y EPs que han ido editando a lo largo de este 2017. Alternando instrumentos y micrófono, ofrecieron un auténtico revival de los años 90, recordando a grupos como The Breeders o Janes Addiction.

En cuanto Metz cogieron los instrumentos, demostraron a la perfección que con su tercer álbum, Strange Peace, se han vuelto a poner a la altura a la que llegaron con su debut en 2012. Nada de attrezzo, una simple pancarta detrás y tres hombres tocando una música rápida y fuerte. Tan fuerte, que muchos de los asistentes llevaban tapones para los oídos.

Sin apenas pausas entre canciones, solo se oía un tímido “gracias” en ocasiones. Sin embargo, no son uno de esos grupos que generan antipatía o rechazo por no conectar con el público. Supieron hacer bien esto en el directo con sus alaridos y música estridente, dejando exhausto a todo el que se encontraba en la sala.

La pasada noche vinieron a presentar los temas de su último álbum, pero también repasaron un buen número de los presentes en el primero. Probablemente conscientes del poco calado que tuvo II entre la crítica y el público, obviaron gran cantidad de canciones contenidas en él. En definitiva, supieron ofrecer un concierto con un sonido compacto y que resume bien el espíritu del grupo y del garaje. Un sonido que si bien parece sencillo por su nivel de distorsión, es difícil que llegue a sonar tan pulido dentro del aparente caos que genera.

MÚSICA RELACIONADA

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cross-circle
linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram