Crónica del concierto de Los Espíritus en San Sebastián (14-10-2017)

20 octubre, 2017
Redaccíon: dod Magazine

Los Espiritus (2017) - San Sebastián

Redacción: Dani Arrizabalaga

Los Espíritus visitaban Donosti con su personal propuesta de rock y blues psicodélico dentro de su primera gira europea. La banda argentina está en plena crecida desde que les nombraran “Mejor Banda Revelación” de 2013 en su país. Se consolidaron en 2015 cuando vio la luz su segunda referencia “Gratitud” que les llevó a tocar en varios festivales por toda Latinoamérica.

Los Espíritus: Misticismo adictivo

En esta ocasión llegaban a la Cripta del Convent Garden presentando su último disco “Agua Ardiente”, disco que sigue la línea de los anteriores, fusionando con maestría diferentes estilos y con unas letras poéticas y reflexivas.

El concierto empezó en un ambiente un poco frío tanto por parte de la banda como del público, es justo decir que los problemas con las voces de Maxi Prietto y Santiago Moraes (sus dos cantantes), casi inexistentes en los primeros temas, no ayudaron mucho. Abrieron con “Huracanes” y la pegadiza “La Crecida”. Después de tocar “El Viento” y “La Mirada” el sonido empezó a mejorar y la cosa cambió, en las primeas filas la gente comenzó a bailar y Los Espíritus con sus camisas estampadas también. Sin duda fue un concierto de menos a más, con cada tema, la comunión entre banda y público iba creciendo.

Y así sonaron “Gratitud”, “Jugo”, “Esa Luz”, “Mapa Vacío”, “El Palacio” y “Mares”. En la música de la banda hay densidad y mucho groove. En el escenario empezamos a ver sonrisas y complicidad entre ellos y eso se nota y se transmite. Los que allí presentes ya éramos uno, bailes lisérgicos y psicodelia en grandes cantidades. Repasaron un poco su primer disco “Los Espíritus” tocando “Jesús rima con cruz” y “El Gato”. Llegamos a un momento álgido que no bajaría en lo que quedaba de noche con “Negro Chico”, “Las Armas las carga el Diablo” y la magistral “Perro Viejo”.

En “Vamos a la Luna” nos deleitaron con un momento de improvisación, percusión salsera y guitarras espaciales que recordaban a The Mars Volta, y es que estos chicos son unos expertos en la creación de atmósferas. Entre cánticos y con el tema “La Rueda” se despidieron y nos dejaron con ganas de más. Son místicos, son adictivos. Esperando su próxima visita.

 

 

 

MÚSICA RELACIONADA

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cross-circle
linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram