Crónica del concierto de Jungle en Madrid, Teatro Barceló (06-11-2017)

11 diciembre, 2017
Redaccíon: dod Magazine

Redacción: Ro Sánchez

El concierto de Jungle nos tocó un lunes en Madrid. No es el día en el que más me apetece un concierto. No es el día que más me apetece, sin necesidad de estirar la frase. Pero este grupo consiguió difuminar los nombres de los días de la semana en mi agenda y esa noche me vi en una fiesta de hora y media en un lunes hecho viernes. Y qué difícil fue cruzar la puerta del Teatro Barceló a la salida pensando que al día siguiente era martes y no sábado.

No nos pillaba de sorpresa aquí en la capital. Ya fueron lo mejor del Dcode 2016, donde se hizo más que evidente la impaciencia y necesidad de tenerles en sala. Y ahora ha recuperado su testigo el Primavera Sound, que les confirmó en sus dos únicas fechas en Madrid y Barcelona en noviembre y del que espero que los vuelva a traer a su festival ahora que parece que por fin tendrán novedades que presentar.

Cuando Axl Rose escribió Welcome to the Jungle, obviamente no estaba pensando en estos siete afincados en Londres de generaciones después, pero puedo acogerme a esa letra para hacerte un buen resumen de lo que fue: “tenemos la diversión y los juegos, tenemos todo lo que quieres y podemos encontrar lo que necesitas, sabemos lo que es”. Son guitarras febriles que se pegan a tu cuerpo y te provocan ese contoneo incontenible. Sintetizadores y percusión con ritmos tropicales mezclándose entre sí con teclados inquietos. Un conjunto que va in crescendo tema a tema, enfermizo, como un virus que se agarra a ti y no te suelta. Y por supuesto, esas voces, todas a una como un ritual, como si fuera la misa de los domingos. Pero esta es la de los lunes.

Empezaron con House in L.A., uno de sus temas nuevos e inéditos aún. No está en ese debut que tanto te has machacado hasta llegar a ese momento, pero no importa porque, como te digo, ellos ya se han metido dentro y tú perteneces a ese aquelarre privado de la gente que con buen gusto que se ha reunido en la Barceló. Hubo hasta cinco estrenos, el resto llamados Give Over, Cherry, Beat 54 y Happy Man –según su setlist, que encuentran su sonido entre las melodías y ritmos de este disco y al mismo tiempo se mueven hacia algo nuevo y que sigue siendo sólo suyo. Ni funky, ni soul, ni términos que parecen inventados especialmente para ellos como funktronica, synth funk, smooth soul, electro-disco o soul psicodélico consiguen describir a qué suenan Jungle ni a qué van a sonar con su próximo LP.

Aunque la banda la empezaran Tom McFarland y Josh Lloyd-Watson, con sus teclados, sintetizadores, guitarras y bajo protagonizando la imagen desde el centro, en el escenario se personan siete músicos. En primera línea destacan, además del dúo fundador, los rizos del vocalista Andro Coperthwaite escapando de su sombrero para bailar y las manos danzantes de la única voz femenina Rudi Salmon, muy segura de la euforia que provocan y de las palmas imitadoras que se alzan entre la multitud de la sala.

Ese éxtasis bailable casi con cada tema, pero sobre todo con Julia o Busy Earnin’ hace que McFarland y Lloyd-Watson se abracen más de una vez, incrédulos. Está claro que las letras doradas y brillantes de Jungle a sus espaldas se están haciendo cada vez más grandes.

MÚSICA RELACIONADA

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cross-circle
linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram