dod letter

Crónica del concierto de Groundation [Sala Arena, Madrid - 22/05/2013]

[kkstarratings]

Groundation

Redacción: Roberto Crivillén

La presencia de la banda californiana en Madrid resultó ser un regalo para los que nos dimos cita en la Sala Arena. Un concierto entre amigos, muy diferente a los dos últimos que vi en Francia, donde llenan estadios; campos de rugby para ser exactos, Toulosse 2011 y Mèdoc 2012.

Los nuevos profetas del Roots Reggae van sembrando energía positiva y ritmo jazz a su paso y como mandan los cánones del género y haciendo honor al significado de su nombre, el ritmo siempre increscendo.

Groundation consigue finalizar todos los temas en una comunión rastafari de entrega mutua, dejándonos siempre con ganas de más. Prueba de ello, dos bises y un cierre de concierto con más de 25 minutos de ovación.

Abrieron con temas de su último trabajo “Building an ark”, para ir calentando el ambiente suavemente a base de mezclashasta llegar a los temas legendarios como “Babylon Rule Dem”o ”Something More"

Las canciones sonaron sin apenas notar los cortes, consiguiendo que el concierto fuera un todo. Sus fuentes jazzísticas consiguen la esencia de los grandes del género; se agigantan en directo y la sucesión de improvisaciones calculadas dejan momentos de protagonismo para cada uno de los músicos de la banda.

Comenzaron la rueda de solos caldeando el ambiente con las dos chicas del coro y sus potentes voces negras, al estilo de los clásicos del roots reggae. Y vez entregados a la causa, el concierto se convirtió en un carrusel de ritmo y explosión de energía positiva comunitaria del que no te puedes bajar en marcha. La reggae party continúo alternando sus grandes temas con solos prolongados que exaltan la calidad de cada uno de sus componentes.

El éxtasis free jazz fusión aparece con los instrumentos de viento; trompeta, saxo, y trombón se dejan ir en sus solos La percusión base de todos sus temas y formada por batería y congos, tiene su momento de protagonismo recordándote que su ritmo se introdujo en tu cuerpo desde el inicio del concierto

El sonido diferenciador de teclado Harmond, suma y mucho en esta fiesta, como traca final a los solos y la originalidad. El alma, voz y guitarra Harrison Stafford marcó uno de los puntos álgidos de la noche al entregarse con una mezcla perfecta de su voz peculiar con los puntéos más agudos de su guitarra formando un sonido indivisible.

La calidad individual de todos los músicos del grupo se remarca en los solos que regalan, pero se hace indiscutible al ponerse al servicio de la banda, creando un sonido único con sello propio donde se juega en equipo. Groundation genera una falsa sensación de improvisación o dispersión con posterior rencuentro en un punto común orquestado para celebración de los presentes, típico de las más grandes bandas de jazz.

MÚSICA RELACIONADA

chevron-uptwitterfacebookwhatsapp linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram