Crónica del concierto de El Último Vecino en Madrid, Sala Ochoymedio (16-03-2018)

18 marzo, 2018
Redaccíon: dod Magazine

El Último Vecino - Festival Aspesuena 2016Redacción: Vitor Blanco

“Cinco años intentándolo y por fin lo hemos conseguido” proclamaba Gerard Alegre, frontman de El Último Vecino, aproximadamente en el medio de su último concierto en el Ochoymedio de Madrid. Sorprendido, daba cuenta de su primer “sold out” en la mítica sala malasañera el pasado viernes 16 de marzo. Una prueba evidente de que el próximo disco de El Último Vecino, el tercero, podría ser el de la ansiada consolidación.

Consolidados sonaron en el Ochoymedio, gracias a un público entregado, de esos que se saben hasta las canciones más extrañas del repertorio, y realmente animado. La culpa de la energía previa fue de Putochinomaricón, última esperanza pop de las calles madrileñas. Su concierto fue muy breve – apenas superó los quince minutos –, y supo demasiado a poco. Porque a diferencia de otros teloneros que el público desea despedir cuanto antes, Putochinomaricón supo hacer un show ágil, lleno de intensidad y complejo, aunque condensado en el tiempo. No faltaron sus grandes éxitos de la canción protesta millenial: Tu puta vida nos da (un poco) igual, Tú no eres activista, No tengo wifi, y, por supuesto, Gente de mierda. Canciones pop que suenan increíblemente mejor en directo gracias a la euforia colectiva y a una figura, la de Chenta Tsai, que probablemente sea la más interesante de los últimos años. Escuchad sus canciones, sí, pero leed también sus entrevistas. Son oro.

Putochinomaricón tendrá su concierto en el Ochoymedio en breve, de eso no cabe duda. Pero el 16 de marzo era el día de El Último Vecino. Con dos discos en las calles y un tercero a punto de salir, los de Barcelona llegaban puntuales al escenario sorprendidos de la afluencia de público, pero dispuestos a ofrecer un gran concierto que dejara marcada esa fecha en su carrera. Para ello comenzaron por recuperar Voces, su segundo larga duración. Primero con Antes de Conocerme, luego Una Especie de Costumbre, La Entera Mitad y La Noche Interminable. Y en seguida comprendidos las comparaciones grandilocuentes con The Smiths, u otras más realistas como aquellas que los acercan a The Drums. Sobre el escenario dominan esa hibridación entre rock y tecno-pop que sirve de base para unas letras que siempre giran en torno al amor, pero que derivan por diferentes simbolismos poéticos.

Un sonido que en el futuro presentará cambios hacia soluciones más bailables y alegres (aunque, en contraste con las letras, sería más adecuado hablar de agridulces) como demostraron con adelantos como Un Secreto Mal Guardado o Dónde Estás Ahora, que, por la reacción del público, ya han convertido en hit. Pero no quisieron desvelar mucho más de su nuevo trabajo, y para el resto de concierto tiraron de discografía pasada. De su debut homónimo (2013), mucho más “joy divisiano”, nos trajeron Antes siempre esperaba, Un sueño terrible y las dos que cerraron el concierto: Los Ángeles, himno del sinsentido surrealista (su estribillo es: “mis padres, mis zapatos, los ángeles, no me acostumbro a vivir sin mis zapatos” repetido en bucle) y Tú No Estás Asustado. Mientras que su segundo larga duración, Voces (2016) quedaba un poco relegado tras haber protagonizado el arranque del concierto, pero se abría hueco con temas como Mi Escriba (con una de las letras más intensas y sugerentes de los de Barcelona), La Selva o Mi Amiga Salvaje (la más bailable de todas).

De su EP Tu Casa Nueva, publicado en 2014, sonaron, por su puesto, Tu Casa Nueva, y Culebra, Columna, Estatua, que suenan sorprendentemente actuales, como si pudieran ser singles de su nuevo trabajo. Sirvieron, además, para enmarcar uno de los momentos más memorables de la noche. Aquel en el que Gerard Alegre y su guitarrista se quedaban solos en el escenario para interpretar Mi Chulo, uno de los experimentos musicales más enriquecedores de nuestros años y un ejemplo viviente del momento que nos ha tocado vivir en Madrid. La canción es una fusión perfecta entre el tecno-pop ambiental que crece imparable por las calles de Barcelona y el trap que emerge en cualquier punto de la ciudad. Un acierto indiscutible que es, desde el momento de su publicación, uno de los mejores temas del grupo, guste o no a los puristas.

Terminado el concierto la fiesta continuaba en la sala con Soy Una Pringada, ídola de YouTube, a los platos. Era una celebración de consolidación. Para Putochinomaricón, que volverá al Ochoymedio con un show propio en poco. Y para El Último Vecino, que con su nuevo álbum protagonizarán éste y muchos más “sold out”.


Festivales, grupos y discos de la notícia

MÚSICA RELACIONADA

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cross-circle
linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram