Crónica del concierto de Dover en Bilbao [Sala Azkena - 26-01-2013]

28 enero, 2013
Redaccíon: asier

Dover - Sala Azkena Bilbao

Dover es un grupo que ha dado mucho de qué hablar. Su primer disco Sisters no obtuvo demasiado éxito, pero con Devil came to me subieron al número uno de las listas de ventas, seguidos de Late at night, I was dead for 7 weeks in the city of angels y The Flame.

Eso sí, si hay que mencionar algo de este grupo madrileño, es el cambio radical que dieron en 2006 con Follow the city lights, y el disco de versiones remixes de sus antiguos temas rockeros, mezclando la electrónica con el pop. Pasaron de sonar en bares de rock a sonar en discotecas, y eso a sus fieles seguidores no les gustó nada.

Este año, para celebrar el 20 aniversario de la banda, están llevando a cabo la gira “Devil came to me” , conmemorando dicho álbum y tocando sólo las canciones de su antigua etapa.

Por ello, las casi 300 personas que se concentraron ayer en la sala Azkena de Bilbao, era gente cierta edad, que iba a recordar viejos tiempos, y por supuesto, con curiosidad de ver si las hermanas Llanos serían capaces de dar un concierto como en los tiempos del grunge.

Las puertas se abrieron a las 21:30 horas y en 15 minutos la sala estaba a rebosar. A las 22:00 horas salió el cuarteto y comenzó a sonar “Rine of the times”, seguido de los temas más duros de sus primeros discos. Pero aunque tocasen lo que el público quería; las muchas pausas entre canciones y el bajo volumen del micro de Amparo (la única componente que se comunicaba con el público), hizo que la gente no se calentara demasiado… hasta que sonó “Dj”.

Tanto esa canción, como en “Serenade”, “Cherry lee”, “Devil came to me” o “Loli Jackson”, con el que terminaron el concierto, fueron los únicos momentos del concierto en los que el público empezó a cantar y a saltar disfrutando de verdad. Después de una hora y cuarto de concierto, y se fueron sin tocar “King George”, uno de sus temas estrella en toda su carrera musical.

Dieron un bolo correcto pero frío, tocando lo que la gente quería escuchar, pero sin dejarse una gota de sudor encima del escenario, y el publicó lo notó.

Esta parece una gira de arrepentimiento por el drástico cambio que sufrió el grupo, pero atrás quedaron las camisas de cuadros y los vaqueros rotos. Vale, les perdonamos, pero como dijo Kurt Cobain: “Es mejor arder que quemarse lentamente”.

Redacción: Ihintza Orbegozo
Fotografías: Eneko Garcia Ureta (RockInFocus.com)


MÚSICA RELACIONADA

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cross-circle
linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram