Crónica del concierto de Depedro en Madrid, Sala Riviera (14-01-2017)

18 enero, 2017
Redaccíon: asier

Depedro (2014)

En la fría noche del sábado nos hicieron una visita en la capital las cálidas melodías caribeñas, del México profundo, de los calurosos desiertos del sur de Arizona, todas mezcladas en la exquisitez de una banda, Depedro, que pone el alma en todo lo que hace.

Depedro: De Aluche a cualquier lugar.

Depedro llegaba a La Riviera a presentar El Pasajero, su último trabajo, pero la velada se convirtió no sólo en una fiesta de presentación sino en una fiesta mayor. El publico se entregó a la fiesta y al jolgorio colectivo desde el primer acorde de Como el viento, esta noche espera algo grande pensé, y así fue... Los éxitos se iban enlazando sin la presencia principal de sus nuevos temas de El Pasajero.

La banda que acompaña a Jairo Zabala a la guitarra es un autentico espectáculo: multiinstrumentistas que manejan bajo, contrabajo, guitarra, batería, saxo barítono, xilófono, armónica, teclados, percusiones...Toda una máquina de hacer músicas del mundo que te transporta como “pasajero” a infinidad de ciudades remotas.

Los temas iban sucediendo sin descanso para el personal, con grandes recibimientos para Nubes de papel, DF, El pescador, Diciembre, que sacaban a relucir que cualquiera de los cuatro discos de Depedro hasta la fecha son conocidos y vitoreados a partes iguales.

A estas alturas, ya se notaba rebosante felicidad en la sala. Desde animados grupos de amigos, a parejas que bailaban pegados, hasta solitarios melómanos que no paraban de mover pies y cabeza. Depedro programa para todos los públicos, pudiéndose ver seguidoras muy muy jóvenes encima de la barra de la sala sentadas para poder ver el show.

Con la guatemalteca Gaby Moreno como telonera, era de esperar su presencia en algún tema en el escenario, y fue con Déjalo ir, de su último trabajo, y en el espectacular cierre. Con dedicatoria especial a su mujer, Jairo interpretó una sentida Llorona antes de irse a camerinos para volver en solitario con Miguelito y poner el broche de oro a la fiesta con toda la banda sonando La casa de sal y la bailada Comanche.

Salimos a las puertas del Manzanares y volvemos a la realidad del frío de Madrid. El pasajero quedó atrás con sus cálidos ritmos, que tendremos que esperar para su próxima visita a Madrid, la que es su casa.

MÚSICA RELACIONADA

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cross-circle
linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram