Crónica del BIME Live! 2016

4 noviembre, 2016
Redaccíon: dod Magazine

PJ Harvey - BIME 2016

Redacción: Marta Modino

Este fin de semana se ha celebrado el festival bilbaíno BIME 2016 en el que artistas internacionales como PJ Harvey, Moderat o The Chemical Brothers han sido las estrellas que han brillado y deslumbrado a más de 20.000 asistentes. La cuarta edición de este festival daba el pistoletazo de salida el viernes 28 con un cartel que prometía desde exquisitez y clase hasta explosión electrónica y visual.

VIERNES

El festival afincado en el Bilbao Centre Exhibition (BEC) contó con artistas de altura que no siempre salieron beneficiados del sonido que se emitía. Cuatro escenarios, dos de ellos principales compartiendo espacio hicieron que la música y el bullicio a veces jugara malas pasadas en distintas actuaciones. Sin embargo, y con la objetividad de la mano, el recinto proporcionó el espacio suficiente para evitar las ya tan frecuentes aglomeraciones en festivales.

Daba comienzo la primera jornada el viernes con la artista chilena Javiera Mena que acompañada de una tropa de bailarinas en el escenario mostró como el electropop chileno puede destacar tanto en las salas de baile como encima de un escenario.

A continuación vendrían los madrileños Toundra que con su rock instrumental a cargo de dos guitarras, un bajo y batería iniciarían su actuación que progresivamente iría subiendo de nivel hasta dejarnos escuchar un post rock 'metálico' repleto de reverberaciones y punteos. Esta actuación empezaría a abrir la boca de aquellos que mientras se agolpaban en el escenario contiguo para coger buen sitio en la actuación estrella de PJ Harvey.

A su vez, y con gran reconocimiento, en el escenario teatro Antzerkia se encontraba Edwyn Collins que a pesar de la triste afección que le ocurrió hace unos años, tocó ante un público veterano que aplaudió el sonido de su peculiar voz con el acompañamiento de armónica y saxo.

Daban casi las diez de la noche en el reloj cuando el escenario Heineken se llenaba de gente ansiosa por ver un concierto inusual en nuestro país. Pisaba el escenario la banda de PJ Harvey, nueve músicos, tambores, un bombo, violín, teclados etc.. Este ejército de músicos estaba compuesto por nombres reconocidos como el cantante y guitarrista John Parish.

La entereza y sobriedad se mostraría presente en toda la actuación, desde el primer minuto de Ministry of Defence hasta el último de Highway ‘61. La inglesa se postró en el escenario como una diosa que con un comedido vaivén de brazos bailó y entonó los primeros temas ‘The Community of Hope’, ‘The Orange Monkey’ y ‘A line in The Sand’ (esta última con la concesión de los coros del público ayudado del ritmo que marcaban las maracas).

The Words That Maketh Murder fue el siguiente tema que sonó entre palmas y acompañado de las tres voces masculinas de sus guitarristas al frente del escenario. Canción tras canción subía el nivel de la actuación. Seguirían temas como The Glorious Land, Medicinals o When Under Ether que serían coronados por un solo de saxofón en ‘The Ministry of Social Affairs’. A continuación llegaría el rock para 50ft Queenie que proseguiría con John Parish abriendo la mítica ‘To Bring You My Love’. Una voz con potencia que se deshacía en un tono agudo endulzado con suavidad daba el ultimátum con el que cerraría su actuación interpretando Highway ’61.

La elegancia y formalidad que desprendían los diez músicos capitaneados por PJ Harvey sirvieron para definir su actuación en una sola palabra: perfección. Sin embargo, hay que decir que alguno de los espectadores echó en falta la interacción con el público, ya que ésta solamente pronunció palabra para presentar a su banda.

Inmediatamente después en el escenario de la lado, empezaría el concierto de The Horrors que a pesar de fallos de sonido, su actuación haría bailar a los fieles de Faris Badwan a ritmo de guitarras y sintetizadores. ‘Chasing Shadows’, ‘Endless blue’ o ‘Still life’ fueron algunos de los clásicos que el grupo interpretó.

A continuación y con poco margen de tiempo los espectadores tendrían que hacer una de las elecciones de la noche: Suede, o Nacho Vegas.

Hay quien lo llama imprevisto, hay quien no, pero el gran cabeza de cartel de la jornada del viernes, luchó en público con el artista nacional Nacho Vegas.

La causa que no convenció a los espectadores más reticentes fue que Suede apareciese por detrás de la pantalla, en la que artísticamente todo hay que decir, se proyectaron una serie de vídeoclips mientras ellos actuaban detrás.

Dada la baja visibilidad que se tenía del grupo, muchos espectadores decidieron cruzar el recinto para ir al escenario Antzerkia donde allí se encontraba Nacho Vegas acompañado de su banda y coro antifascista. Este escenario, más pequeño y con gradas, se llenó hasta los topes para descubrir en el caso de muchos, a un cantante no tanto de festivales. El asturiano con un repertorio variado entre toda su discografía interpretaría temas como ‘Canción para la PAH’, ‘Polvorado’, ‘Vinu, Cantares y Amor’  o himnos como ‘El hombre que casi conoció a Michi Panero’.

Terminando esta actuación aún continuaría Suede en el escenario principal donde ya sin pantalla de por medio pudimos ver a los británicos saltando y dejándose la piel por el escenario mientras cantaban ‘Beautiful Ones’.

La noche terminaría con Belako al mando, quienes en su ciudad contaron con un público entregado de principio a fin. ‘Haunted House’ y temas pertenecientes a su último trabajo hicieron que hasta se formaran varios pogos entre el público. Los jóvenes Belako, además de lograr un ambiente festivo, hicieron un inciso para dar un mensaje de tolerancia cero respecto a la violencia de género. Entre aplausos terminarían el concierto con ‘Sea of Confusion’ y ‘Beautiful World’.

SÁBADO

El siguiente día consecutivo de festival contaba con grandes protagonistas como Moderat, o The Chemical Brothers, pero no todo sería electrónica ya que artistas como Kevin Garret, el irlandés James Vincent McMorrow o TOY dejarían el listón alto para lo que se acontecería después.

Comenzaba en el escenario Heineken la actuación de Carlos Sadness. Este, haciendo mención a ser uno de los últimos confirmados del cartel, se mostró cercano y atento con un público, en su mayoría joven, que tenía ganas de bailar sus temas más conocidos como ‘Bikini’, ‘Que electricidad’ o ‘Au Revoir’ (esta vez sin Zahara). Sin embargo y a pesar de que el sonido a veces fuese algo molesto, el cantante barcelonés supo como animar a su público incluso improvisando con una base de rap.

Al otro extremo en el escenario Antzerkia se encontraba Lambchop que con un piano de cola, un bajo y voz consiguió la atmósfera perfecta para su sonido folk tan peculiar. Esta banda influenciada por el post-rock, el soul y el lounge ofreció un directo de altura que en formato íntimo pudieron disfrutar todos sus seguidores.

Wild Beasts - BIME 2016

Daba la hora de cenar minutos antes de que los británicos Wild Beasts comenzasen su actuación, y la gente se desdoblaba en el espacio ofrecido para la restauración que se encontraba entre los escenarios principales y el escenario teatro. Desafortunadamente ésta estaba al aire libre y la temperatura ambiental no acompañaba demasiado.

Pero para combatir el frío no había mejor forma que bailar al ritmo de Wild Beasts. Los ingleses presentaron su último trabajo Boy King. Hayden Thorpe con micro y bajo en mano, dio comienzo a una actuación en la que brillaría su capacidad de modulación vocal desde los tonos más graves hasta el falsete más agudo. Además de presentar nuevo disco, pudimos escuchar temas anteriores como ‘A simple Beautiful Truth’ o ‘Wanderlust’. Sintetizadores y teclados finalizarían con ‘All King’s Men’ coreando el estribillo ‘Watch me!, Watch me!’ en todo agudo casi quebrantable por parte de Tom Flemming, vocalista y guitarra.

Moderat - BIME 2016

Metros más adelante, se veía una multitud que iba cogiendo forma para afincarse en el escenario en el que actuaría Moderat. Sin embargo, los problemas técnicos aparecieron una vez más y retrasaron esta actuación hasta treinta minutos. Ni siquiera esto hizo que las miles de personas que ya estaban ahí preparadas para el concierto se disipasen. Las ganas que había de ver a Moderat eran más que visibles y el festival obtuvo su mayor aforo desde el día anterior.

Y todos estábamos allí, esperando ver a Moderat mientras leíamos un cartel que decía: “Moderat es un show muy oscuro, agradecemos que no se usen flashes o móvil durante el espectáculo.”

Contrariamente a oscuro es lo que fue este concierto. Proyecciones visuales perfectamente sincronizadas al ritmo de la música, lásers de luz que emulaban figuras geométricas, en ocasiones un cubo en los que se encontraban ellos, hicieron que el concierto fuese único y borrase el retraso de la actuación. A contra luz y con la silueta de los teclados hicieron la fiesta de la electrónica. Todo aquél que se encontraba allí pudo ver como de un concierto se formó un auténtico show. Sin parar de bailar ni de mirar a la pantalla, esas proyecciones visuales parecían en ocasiones hipnóticas, el concierto más esperado reunió a miles de personas que quedaron satisfechas por poder ver al grupo en su breve gira en nuestro país.

La única forma de superar un concierto así, era con otro al mismo nivel, y de eso se encargó The Chemical Brothers. Todo el público del concierto anterior se desplazó en paralelo para llenar otra vez este escenario. Y es que a pesar de que sus mesas de mezclas solamente ocupasen una esquina del escenario, la puesta en escena de este concierto volvió a ser impecable. Visuales que atrapaban la atención y temas como ‘Hey Boy, Hey Girl’ ponían la guinda de lo que sería la secuela de la fiesta de la electrónica.

Luces, robots e incluso pelotas enormes fueron parte del atrezzo de un show que además de asombrar, contó con canciones típicas como ‘Galvanize', ‘Go’, o ‘Do it Again’ que fueron bailadas hasta flaquear.

Nada podía hacer sombra a estas dos últimas actuaciones, pero todavía quedaban dj’s como Daniless o DJ Erol Alkan para aquellos fieles a cerrar festivales.

En resumidas cuentas, una edición con grandes protagonistas, que tuvo un gran éxito. Apuestas seguras e inusuales en nuestro país, que hacen que un año más el BIME siga creciendo y aumentando seguidores.


Festivales, grupos y discos de la notícia

MÚSICA RELACIONADA

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cross-circle
linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram