dod letter

Crónica de Tomavistas 2024 - Jornada del viernes

[kkstarratings]

Standstill - Tomavistas 2024

Redacción y Fotos: Blanca Gemma

Tomavistas es casa, y volver un año más a esta cita, que abre la veda de los festivales y ciclos de verano en la capital, es para celebrar. Debutando en su nueva ubicación, la Caja Mágica recibió un line-up de categoría, aunque de contrastes. Este día de calentamiento que arrancó suave y se animó con la caída del sol, funcionó más bien como antesala del sábado, que cuenta con una apuesta aún más fuerte en su cartel.

Entre los artistas, disfrutamos de Standstill, Dinosaur Jr, Los Planetas o Editors, un elenco que marcó mucho el sesgo de edades entre el público, siendo este día una cita imprescindible para el indie consagrado, es decir, para aquellos nacidos a finales de los 70 y principios de los 80 y que pudieron vivir de más jóvenes el influjo y efervescencia del género indie que los más puristas consideran como el original.

Así, aún con el sol pegándonos en la cara, fuimos muchos los que ya se concentraban pasadas las 19h para dar la bienvenida a Standstill y abrazar de nuevo su música, que tanto ha tardado en regresar, recordemos, desde su último concierto en octubre de 2015. Por lo tanto, una cita imprescindible donde liberar energía y deleitarse de la profundidad de esa poesía eléctrica en la característica lírica de Enric Montefusco. Un fuerte músculo emocional que ejercitaron con un potente arranque en Adelante, Bonaparte (II) o ¿Por qué me llamas a estas horas? y la consecuente respuesta en coros unísonos de los asistentes; o la manera en que lo explotaron con la profundidad de Feliz en tu día, mientras el público se empapaba de la atmósfera instrumental tan mágica en la que los catalanes habían conseguido encapsular al Tomavistas. Por momentos psicodélicos, bailamos entre las luces y sombras pero sobre todo, compartimos este momento tan especial con la banda, que no sólo lo agradeció ofreciendo su mejor versión, sino también comunicándolo de viva voz en la mitad del concierto.

Dinosaur Jr. - Tomavistas 2024

Y mientras las Hinds sonaban en el escenario Johnnie Walker, decidimos decantarnos por la visita de Dinosaur Jr. a la capital. 40 años (de idas y venidas) que avalan su título como una de las bandas más relevantes del rock alternativo e independiente estadounidense, en la misma línea que iconos como Sonic Youth o Pixies, es suficiente justificación para plantarse sobre el escenario Tomavistas y clavarse de principio a fin en su actuación. En su única fecha en España, los americanos no se la jugaron y optaron por regalarnos clásicos como Freak Scene, con el que cerraron concierto, Feel the Pain (sí, el tema que aparecía en el Guitar Hero World Tour con el que muchos - de generaciones posteriores a la media del público del viernes - descubrimos a esta banda) y cuyo sólo de guitarra resonó animando uno de los momentos más encendidos del directo, o Start Choppin, que supieron entregar con ese sonido hiriente, y a la vez, tan bello, del que hacen emblema. Un tanto inexpresivos y más bien metódicos, interpretaron con solidez sus temas a pesar de su pasividad muscular, en un setlist donde incorporaron una versión de Just Like Heaven de The Cure con la que sorprendieron al público español.

Los Planetas - Tomavistas 2024

Con la caída de Dry Cleaning del cartel, y la gira de festivales que tanto bombo han dado a Los Planetas por el 30 aniversario de Super 8, todo apuntaba a que este sería el mayor concierto de la jornada. Así que abandonando a Alcalá Norte, banda novel que tanta conversación ha levantado en las últimas semanas, decidimos convencernos por visitar el directo de lo que se esperaba como una cita mítica en la capital. Una sentencia que más tarde, con el desarrollo de las canciones, catalogaría de craso error, pues el directo de los Alcalá Norte fue comentado y alabado por otros compañeros mientras en mí, permanecía el esfuerzo de entender o al menos autoconvencerme, por qué me había quedado a ver a Los Planetas. Quizás sea la brecha generacional, intento buscar una justificación por la que los más puristas no se echen las manos a la cabeza tras leer estas líneas. Entre los presentes, aún así, también hubo división: estaban quienes en primera línea alzaban manos, coreaban y se emocionaban (quizás anclados en grandes memorias) con temas como 10.000, Jesús, o La caja del diablo; y los que como si de una verbena de pueblo se tratase, hacían caso omiso a estos himnos mientras hablaban de sus cosas con los colegas. Eso sí, con la camiseta de la banda, todo sea por figurar. Probablemente porque en sala recoja mejor la magia psicodélica de los de Granada o porque sin la formación original no acabe de tener esa chispa de magia, la desconexión generalizada era algo evidente en cuanto el sonido se diluía de las primeras líneas. Pero para aquellos que sí resistieron, la catarsis colectiva de esas letras dolientes y un álbum que sin duda marcó a toda una generación, debió ser algo bastante bello.

Editors - Tomavistas 2024

Compensando esta extraña sensación que me invadía, Editors serían los encargados de avivar la energía con un directo impecable, que Tom Smith lideró desbordando carisma y soltando algún que otro “Gracias” en español, para meterse a su público en el bolsillo. Unas vibraciones que se extendieron entre las más de 10.000 personas afincadas en el escenario principal, y que la banda no esperó a potenciar, arrancando con An End Has a Start como segundo tema en el setlist de 14 canciones, que evidentemente despedirían por todo lo alto con Papillon. Pero entre el inicio y el fin, los de Birmingham nos deleitaron con un repertorio amplio que nos haría recorrer su trayectoria: de sus álbum debut, rescataron Munich para entregárselo a los fans más auténticos, sin olvidarse de himnos como Smokers Outside the Hospital Doors, que emocionaron al Tomavistas, o Bones, pertenecientes a su An End Has a Start. De su último trabajo, EBM, recuperaron también el post-punkero Karma Climb y Strawberry Lemonade, con el que rompieron en escena. En fin, una experiencia bien completa para disfrutar de la banda de principio a fin, con temas que sonaban aún más electrónicos y permitiéndose alargar algunas instrumentales que daban espacio a descansar la voz y activar el cuerpo para bailar cada canción sin pausa.

Baiuca - Tomavistas 2024

Finalmente, con la llegada de la media noche, nos invadieron las sesiones electrónicas en la Caja Mágica. Para aquellos que lograron resistir, y celebrar también con The Blaze hasta el final, Baiuca o Joe Goddard sirvieron muy efectivos de antesala. A los que como yo, la muiñeira rave nos convenció a permanecer sobre el asfalto del escenario VIBRA Mahou, pudimos disfrutar de la espectacularidad del directo del gallego, donde folklore e innovación, orgánico y digital, se unen para presentar una propuesta mística muy original. Con visuales que apoyaban aún más este concepto “folktrónico”, nos adentramos en un mundo lleno de magia con temas como Morriña, su emblemático Fisterra o Mangüeiro, invitándonos a bailar en este ritual de raíz.

Así, terminamos un viernes, como bien podéis comprobar, entre contrastes, luces y sombras, pero con una magia muy especial que envolvió la Caja Mágica y quedó reposada para la siguiente jornada del festival.

Festivales, grupos y discos de la notícia

MÚSICA RELACIONADA

chevron-uptwitterfacebookwhatsapp linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram