Crónica de Kakkmaddafakka en Madrid, Sala Ochoymedio (15-11-2016)

18 noviembre, 2016
Redaccíon: asier

KAKKMADDAFAKKA (2016)Redacción: Vitor Blanco

El Ochoymedio de Madrid vivió, el pasado martes 15 de noviembre, una de esas noches memorables que llevábamos tiempo deseando en la agenda musical la capital. El baile eufórico y colectivo que organizaron los noruegos Kakkmaddafakka estuvo a la altura – incluso por encima – de sesiones que ya habíamos marcado en nuestros calendarios, como aquella rebeldía popular bajo los acordes de unas Hinds en el epicentro de su camino a la fama; o la emotiva demostración de pop en español protagonizada por Carlos Sadness.

Con las entradas casi agotadas, después de largas colas que muy pronto ocuparon las aceras madrileñas, y tras caldear el ambiente gracias a la aportación de los barceloneses Conttra y una coreada introducción de la canción de la Champions; los de Kakkmaddafakka decidieron empezar dinamitando el escenario y la pista de baile. “I wanna do something! What’d you wanna do? Dance!” reza la primera frase de su antológica Touching, que marcó los inicios de su directo. Nadie podría negar que la elección fue maestra, la mejor de entre todo su repertorio para atraer miradas y energías desde el minuto cero. Saltos, bailes y codazos para disfrutar de ese Hest, el álbum con el que se presentaron desde Noruega al resto del mundo y que todavía intentan, cinco años después – y tras otros dos larga duración – superar. Por lo menos en materia de fama y éxito, algo que quedó claramente evidenciado en la noche del martes.

De nada sirve que la Galapagos, esa deliciosa composición nostálgica pero alegre (“Leave clothes and shoes on the ground, don’t make a sound”) interpretada con notoria maestría, sea una de sus mejores canciones hasta el momento. Como lo son también el resto de ejemplos de su último disco, el recién estrenado KMF presentado en primicia, entre los que destacaron Change  o Young You. De nada sirvieron, repetimos, para eclipsar a su ópera prima. El público entregado aprovechaba el pase de estas nuevas composiciones para descansar y estirar los músculos esperando la llegada de esos hits totémicos que estaban por sonar. Lo que evidencia también la deriva de los noruegos hacia melodías menos frenéticas y más comedidas, conservando el hedonismo pero presentándolo tras una cortina de dramatismo nostálgico. De letras – himnos al disfrute, en los límites del absurdo punk, hacia reflexiones entre la realidad y la metáfora (como la conmovedora confesión de amor no correspondido en 30 Days).

Pero sin duda lo que esperaba el público, conocían los noruegos y cerró un concierto perfecto, fueron los grandes temas que noche tras noche escuchamos en las discotecas madrileñas: los bajos de Is she explotando al máximo las buenas condiciones acústicas de la sala, las cadencias reggae de Gangsta, la rítmica y sin letra Heideberg. Y, por encima de todas, las aplaudidas Your girl, Restless (su mayor éxito hasta la fecha) y la emotiva Forever Alone, extraída de su segundo disco, Six Months Is a Long Time. Un tema que, trazando un análisis de su carrera, sería el puente ejemplificador del cambio de registro de los noruegos a lo largo de sus años de carrera.

Si todo ello lo envolvemos en una actitud desenfrenada y sin complejos, una conexión directa con los fans haciéndoles partícipes de cada una de las canciones y de los coros; y ciertos detalles añadidos, como una enorme bandera (amenazando con tirar algún que otro foco) con el nombre del grupo impreso, o la necesaria desnudez de algún integrante de la banda; obtenemos como resultado el regalo que la nocturnidad madrileña estaba deseando recibir. Un concierto que supo combinar a la perfección la locura y la moderación, la alegría y la nostalgia, los saltos y los abrazos. Una de esas citas que puntualmente el Ocho y Medio sabe concertar en medio del calendario musical madrileño. Un espectáculo que, además, recorrerá el resto del país en los siguientes días.

El consejo es claro y unánime. No importa si ser o no fan. Si lo que estás buscando es una noche tan entretenida como memorable, sin desconsiderar la calidad musical ni la complejidad de unas composiciones sólidas, los noruegos Kakkmaddafakka están en este mismo momento en una gira española llamada a aterrizar en las principales ciudades del país.

MÚSICA RELACIONADA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cross-circle
linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram