Crónica de El Guincho en Sound Isidro 2017 - Sala Joy Eslava (04-05-2017)

6 mayo, 2017
Redaccíon: dod Magazine

El Guincho (2016)

Redacción: Vitor Blanco

De entre toda la propuesta musical española El Guincho destaca con luz propia. A la hora de trazar cualquier tipo de mapa de las propuestas nacionales, algo así como una cronología de la música del país, podemos estar seguros de que Pablo Díaz – Reixa Díaz (aquel que se esconde tras el nombre de El Guincho) conseguiría encontrar una fisura que lo hiciera inclasificable. El madrileño ciclo de conciertos y recién inaugurado Sound Isidro (os invito a ver su propuesta, El Guincho es solo el primero de los nombres dignos de interés), consciente de lo inaudito del de Gran Canaria, lo llamó a sus filas el pasado jueves 4 de mayo, en colaboración con La Noche del Jaguar y en el escenario de la céntrica Sala Joy Eslava.

Con cada nuevo disco, con cada nueva canción, con cada nuevo ‘beat’ o letra, El Guincho ha sabido reinterpretarse a sí mismo y a lo mejor de las propuestas musicales nacionales e internacionales (aquellas con las que inauguramos esta crónica). No sin razón llegó a ser productor en el magnífico Biophilia de Björk. En su ambición de evitar etiquetas mediante el eclecticismo El Guincho ha desarrollado una irreverencia característica, la misma con la que la noche del jueves subió al escenario. Evidentemente tarde, no podría ser de otra manera.

Se lo perdonamos inmediatamente. El inicio del concierto, que reunió en pocos minutos algunas de sus mejores producciones, parecía preparado como disculpa por el retraso. De Rosca (de su último trabajo, el breve EP de apenas dos canciones Michael Dior Mixtape, de 2016), abrió la noche con una apuesta más cercana al trap actual; y dio paso a Parte Virtual, injusta menospreciada de su último larga duración Hiperasia. En tercer lugar situó ya uno de sus éxitos más reconocidos, Novias – de su segundo álbum Pop Negro (2010), aquel que le catapultó a una modesta fama –. Se empezaban a atisbar esos ecos tropicales que, por la actitud de su audiencia, siguen siendo los favoritos de sus oyentes – o por lo menos los que más pasiones despiertan sobre la pista. Una pequeña digresión nos devolvió a ese pseudo trap tan propio de El Guincho con Mis Hits; y en seguida empezaban las percusiones y melodía inicial de Comix, sin duda su mejor producción hasta la fecha. Base repetitiva pero original, letra incoherente pero genialmente visionaria, capas y capas de autotune, y la colaboración indispensable de Mala Rodríguez (que, lamentablemente, fue substituida por la voz de uno de los colaboradores de El Guincho); elevan a Comix al pódium de las canciones publicadas en el país en los últimos años.

El resto del concierto danzó igual de heterogéneo que las influencias y composiciones del de Palma de Mallorca. Desde la cercanía tropical de los trabajos de 2010, como Soca del Eclipse, Ghetto Facil o Bombay, en penúltimo lugar y de las más aplaudidas, además de todo un alegato que, en su momento, vendría a anticipar el futuro de su carrera. Hasta otra de sus últimas canciones, Pegada al White, de una elegancia y sutileza escondidas tras letras rebeldes e incorrectas.

Cerró el concierto con un corte de su primer álbum, Alegranza de 2008, ausente el resto de la noche. La elección de Antillas cogió desprevenidos a todos los presentes, y todavía no sabría decir si acertó o erró. Sin duda fue un guiño a DJ Meneo, que inmediatamente después de haber abandonado el escenario El Guincho, se adjudicó la mesa de mezclas para llenar la sala de ritmo tropical. Pero en el otro lado, supuso dar la espalda a su último álbum, ese Hiperasia que, hecho el recuento, no estuvo lo suficientemente presente. Todavía quedaban Pizza o Mucho boys, y algunas otras lo suficientemente buenas para elevar su último trabajo a un rango al que parece no consigue alcanzar. Pero si algo pudimos ver la noche del jueves, es que El Guincho goza de la suficiente capacidad e ingenio para elevarse al listón y romperlo. Björk nos dio la razón, visionaria como siempre, muchos años atrás. Ahora toca seguir su consejo y, respaldados por actuaciones como la de la Joy Eslava, correr la voz de que El Guincho no solo ha llegado para quedarse. Ha llegado también para desestabilizar la escena nacional.

Festivales, grupos y discos de la notícia

MÚSICA RELACIONADA

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cross-circle
linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram