Crónica DCode 2103

15 septiembre, 2013
Redaccíon: asier

Vampire Weekend - Dcode 2013

Fotos: Xabi Hernando

La tercera edición del Dcode ha supuesto grandes cambios para el festival madrileño. Por un lado, un exitoso Sold Out gracias a un atractivo cartel compuesto por grandes bandas internacionales como Franz Ferdinand, Foals o Vampire Weekend y otras tantas nacionales. Por otro lado, una terrorífica masificación de gente que a partir de la tarde noche nos impidió disfrutar al 100% de un recinto que en años anteriores nos había resultado cómodo y práctico, y que básicamente se resume en una organización del evento deficiente.

En cuanto a lo musical, los locales Fuckaine nos demostraron porque han ganado el concurso de bandas emergentes de esta edición del DCode y se postulan como parte del futuro inmediato del indie-punk más gamberro de la escena indie nacional.

Varry Brava aprovecharon los escasos minutos cedidos por el festival para animar el escenario DCode con hits ochenteros como Calor, Ritual o No Gires. La verdad es que se merecen otra franja horaria, siempre cumplen.

Love Of Lesbian protagonizaron el primer llenazo de la tarde noche con la presentación de su último doble álbum. Fueron a piñón y no defraudaron a su horda de seguidores intercalando canciones nuevas con ya clásicos como Club de fans de John Boy, Me Amo o Algunas plantas. No tuvieron mucho tiempo, pero su directo funciona a la perfección con un Santi Balmes como director de orquesta.

Love Of Lesbian - Dcode 2013

Holy Fire es uno de los discos más notables de este 2013 y Foals ofrecieron un buen concierto en la noche de ayer.

El sonido de los británicos seguro que funciona mucho mejor en una sala cerrada, donde ese toque místico lleno de punteos estudiados al milímetro consiga generar una atmósfera sónica difícil de llevar a cabo en un festival de estas características. No obstante, temazos como Spanish Sahara, My Number o Inhaler elevaron a los de Oxford al nivel más alto del DCode.

Foals - Dcode 2013

Por otro lado, Vampire Weekend fueron posiblemente, algo más dinámicos que en su última visita a España dentro del Bilbao BBK Live 2013 y llenaron hasta la bandera el recinto de la Universidad Complutense de Madrid.

El guapete Ezra Koenig, que se mueve tirando a poco dentro del escenario, lideró el concierto de los de Nueva York a base de 'himnos' pegadizos y de lo más coreados como A-Punk, Cousins, Unbelievers o Walcott. Engatusaron al respetable y aparentemente también, a cientos de impresentables que no pararon de berrear durante todo el concierto y que últimamente están proliferando demasiado en conciertos y otros festivales de la capital.

Franz Ferdinand, el último cabeza de cartel de la noche, no defraudaron ante un festival completamente volcado en ellos. Los de Glasgow no dieron tregua y apenas hubo momento para un respiro en todo su setlist que fue confeccionado magistralmente con canciones de su reciente nuevo disco como Evil Eye, Love Illumination o Righ Action, además de hits atemporales de la talla de Take Me Out, No You Girls Never Know o This Fire.

Alex Kapranos fue de lo más atento con un público enfervorizado y que no paró de botar en cada uno de los minutos de su actuación. El único sobrante de concierto se podría atribuir a ese conato de 'Safri Dúo' con toda la banda tocando la batería…fue demasiado.

La noche termino aquí para nosotros y nos supo a gloria dejar esa masificación, que estamos seguros que dará de que hablar en los próximos días.

 

Festivales, grupos y discos de la notícia

MÚSICA RELACIONADA

0 comments on “Crónica DCode 2103”

  1. He de reconocer que las ganas de saltar, gritar y disfrutar me acompañaron hasta que me las vi y me las desee para salir del mogollón que se formó tras Love Of Lesbian.

    Luego todo eso se convirtió en pereza. Pereza total de tener que meterme en una marea humana de la que ciertamente podrías pensar que no saldrías vivo.

    Suspenso total para la organización el evento.

    25000 personas para un recinto minúsculo, WC atestados y escasos, seguridad con una falta de modales terrible, conciertos que casi se solapan entre si, mucha niña mona de la organización sin tener idea alguna sobre información general...

    Menos mal que allí estuvo Franz para salvarlo y un gran Santi Balmes que a pesar de su tiempo reducido hizo que el atardecer en Madrid tuviese un color especial.

    Cris.

    1. Hola Cris!

      Muchas gracias por tu comentario! La verdad es que el festival estuvo totalmente masificado a partir de la tarde noche...una pena!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cross-circle
linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram