dod letter

Crónica: Concierto de Ginebras en Madrid, Nuevo Teatro Alcalá (06-02-2021)

[kkstarratings]

Ginebras (2021)

Redacción: Noemí Valle Fernández

La banda del momento despierta el Nuevo Teatro Alcalá con sus canciones más festivaleras

El sábado 6 de febrero el Nuevo Teatro Alcalá de Madrid se tiñó de morado y purpurina. Las Ginebras se subieron al escenario y consiguieron que por una hora y media el público se volviese a sentir parte del espectáculo, incluso de la banda.  Magüi (voz y guitarra rítmica), Sandra (guitarra solista y coros), Juls (batería) y Raquel (bajo), no soltaron los instrumentos más que para dar las gracias a todos los que hicieron posible que las 12 y media de la mañana tuviese la energía de un sábado noche de los de antes.

Ginebras: temazos y purpurina

En la entrada del teatro, se repartían pulseras moradas en las que se leía una frase en amarillo chillón, esa que dio nombre al primer LP del grupo y que ya es icónica dentro del “tontipop” y de cualquier género musical: Ya dormiré cuando me muera, toda una declaración de intenciones que el público no tardó en gritar junto las chicas.

Crystal Fighters fue la canción que inauguró la mañana invitando a todos los presentes a dejarse la voz en las primeras letras, mientras las manos de los fans se agitaban y dejaban entrever aquellas banderas moradas que colgaban de sus muñecas. Era como un recuerdo de otra vida que se construía dentro de esta nueva y aunque los festivales aún son lejanas utopías, aquella mañana estuvimos un poco más cerca.

Magüi y Sandra recordaban como hace un año los familiares de la vocalista llenaron una sala entera, sin embargo, esta vez ocupaban dos filas de butacas, no porque el cariño hubiese menguado, sino porque cada vez sus canciones hacen más ruido y llegan a más gente. Los fans emergentes hacían acto de presencia y se balanceaban desde los asientos al ritmo de las cuatro chicas que jamás imaginaron tocar sus temas en lo alto de un teatro.

En el ecuador del concierto, el cuarteto hizo un inciso antes de seguir con el show, querían evitar a toda costa que tarde o temprano volviese sobre ellas la pregunta fácil y revenida que acostumbran a escuchar día tras día: “¿qué es ser mujer en la música?”. Ginebras responde alto y claro: “ser mujer y ser música”, sin adornos ni frases preconstruidas. Los hándicaps de nacer en una sociedad patriarcal, no hacen ascos a ningún sector, por eso el grupo hace frente al machismo desde su punto más fuerte: la música. Tras las palabras de las artistas una avalancha de aplausos se hizo con el teatro, en ese instante Delaporte salió al escenario para cantar Bang, bang junto a Ginebras consiguiendo que el edificio temblase con su himno feminista: “esta canción te la dedico pa’ que la cantes con tus amigos”, un auténtico bombazo. 

El homenaje a la música no tardó en aparecer, lo hizo en forma de popurrí en el que se adivinaban temas de Rigoberta Bandini, pasando J Balvin, pero sobre todo de Los Beatles, a los que le dedican una canción entera: Campos de fresas, la cual culminó con un atemporal Hey Jude y con todo un teatro cantando estribillos del 68. Los temas se sucedían unos a otros, sumergiendo al público en lo cotidiano y haciendo de cada detalle una fiesta: un paseo por la Latina, el postureo en Instagram, las tiendas vintage de Malasaña, incluso un flechazo fortuito en el metro de Madrid, como en las comedias románticas americanas. 

Todos los temas sonaban a verbena, pero cuando Sandra tocó las primeras notas de Chico Pum, Magüi le prestó el micrófono al público, que tomó el relevo con gangas y cantó el estribillo del tema conmoviendo a las cuatro componentes de Ginebras. El teatro se llenó de luces blancas y las voces de la banda se fundieron con los gritos de las gradas, coronando aquellos minutos como la cumbre del show, defendiendo entre todas el sector de la cultura que está siendo tan golpeado por la pandemia. “Seguro que Pedro Sánchez, cuando se raya se pone Spotify, eso también es cultura”, acató Magüi mientras dejaba bien claro que toda actividad es imprescindible en el momento que alguien come de ella y que la música, por muchos golpes que reciba, sigue ahí para emocionarnos en cada nota. 

MÚSICA RELACIONADA

chevron-uptwitterfacebookwhatsapp linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram