dod letter

Crónica: Bruce Springsteen en Madrid, Civitas Metropolitano (12-06-2024)

[kkstarratings]

Bruce Springsteen en Madrid, Civitas Metropolitano

Redacción: Javier Nieto

A lunes 1 de mayo de 2023, puedo decir que fui al último concierto de Bruce Springsteen en España, esperemos que por poco tiempo. A jueves 13 de junio de 2024, puedo decir que fui al primer concierto del regreso de Springsteen a España. No pensé que fuera a pasar tan poco tiempo y disfruté aquel día como si probablemente pudiera ser el último, hoy pienso todo lo contrario.

Bruce is back in town, me lo repito durante los últimos años cada vez que pisa suelo madrileño. Algo se remueve cuando anuncia fechas por España, algo parecido a cuando aparece por las escaleras traseras del escenario como es costumbre. Ayer escuché a alguien que verle salir por esas escaleras, es una de las cosas más emocionantes que se pueden ver a día de hoy en lo que a música en directo se refiere y tiene razón.

Bruce ya no es el del ’78, Bruce ya no corre, suda y baila hasta la extenuación, probablemente porque no deba y porque indiscutiblemente no lo necesita. Ante 3 horas de concierto y con 74 años a las espaldas, hay que guardar fuerzas para completar su enésima gira internacional. Sin esas exultantes demostraciones físicas a las que nos tenía acostumbrados, hoy uno se ha levantado como si una apisonadora hubiese pasado por encima de sus 37 años de existencia y eso fue justo lo que ocurrió, Bruce Springsteen y la legendaria E Street band siguen siendo una apisonadora encima de un escenario. Ahora son 18 músicos y cantantes los que, arropados por una técnica en imagen y sonido apabullantes, no necesitan más la verdad, se despachan en virtuosismo para demostrar como una banda de rock ad roll debe funcionar. Todos y cada uno de ellos tienen su momento de protagonismo, todos saben sus virtudes y las explotan al máximo. Ayer el sonido en el Civitas tardó en llegar conciso, pero para cuando Springsteen se quedó aullando al final de The River, ya percibíamos que era difícil mejorarlo.

Hay gente que ha visto a Springsteen en todas y cada una de sus visitas a España, eso que se llevan, otros ya estamos empezando a perder la cuenta y otros se enfrentan todavía a su primera experiencia. Y aquí vienen las crónicas de cada uno, para los primerizos, ha llegado a mis oídos, que fue una de sus mejores o mejor experiencia en un concierto, reconozco abiertamente que mi primer concierto de Springsteen fue el mejor concierto al que he ido jamás. Para otros muchos, entre los que me encuentro, ya buscamos lo diferenciador. Ayer trece canciones diferentes respecto a su última visita a la ciudad condal y es de agradecer. Hoy, viedrnes, otro gallo cantará.

Two Hearts fue la joya con la que ayer me fui contento a casa, con esa ya me habría valido, pero si entra en juego el Born to Run y poder desgañitarme con Backstreets o con Thunder Road, la noche se eleva emocionalmente. Darkness on the edge of town fue otra de esas maravillas inesperadas que tienes guardadas en el cajón de las mil escuchas pero que es un cajón que hace mucho que no habrías, mientras Land of hope and dreams me lleva a plagiar a Max con los breaks a la batería como he hecho tantas y tantas veces.

El juego emocional con las cámaras iluminando al público durante el concierto, es populismo puro y duro, dale al pueblo lo que el pueblo quiere y el pueblo quiere verse emocionado. Aquí Bruce juega con nosotros como quiere, que levantemos las manos, pues las levantamos, que las movamos para los lados, pues las movemos, que me traes una rosa, pues gracias. Que quieres mi armónica, pues esta para ti, que quieres que toquemos una versión de Rockin’ all over the world, pues ahora mismo. Eso hace que Springsteen también sea el pueblo, el tío se baja al fango y te trata de tú a tú.

Hoy precisamente me he dado cuenta que este año es el único en el que Springsteen me va doblar en edad. Llevo 37 años escuchando que el rock está muerto, probablemente Bruce lo lleve escuchando 74, pero el tío se empeña en que no sea así y mientras siga subido a los escenarios podemos estar tranquilos. She’s the one, Tenth avenue freeze-out o Badlands sobrevivirán al reggeton y al trap.

En la vuelta a casa un tipo baja la ventanilla y nos pregunta que si va bien para coger la M40, que quiere coger la R3, en concreto quiere ir a Murcia. Pero muchacho, ¿dónde vas a coger la R3 a la 1 de la mañana? No es necesario pagar el peaje cuando no hay tráfico. Lo de volverse de Madrid a Murcia después de un concierto de Springsteen, lo veo mucho más normal, probablemente yo también lo haría.

MÚSICA RELACIONADA

chevron-uptwitterfacebookwhatsapp linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram