Crónica: Black Rebel Motorcycle Club en Barcelona, sala Apolo (16-07-2018)

19 julio, 2018
Redaccíon: dod Magazine

Black Rebel Motorcycle Club (2017)

Crónica: Daniel Luengo

Lunes post-festival para muchos. Para decenas de miles. Por nombrar tres festivales, pocas horas han pasado desde el cierre de las últimas ediciones del Bilbao BBK Live en Bilbao, el mainstream Mad Cool en Madrid o el Festival Crüilla en Barcelona. Pero aún entre esta aglomeración de eventos estivales cae algún concierto en sala. Si bien es cierto que en principio a las 20h o 21h de una tarde de verano no apetece levantarse de una terraza para meterse en una sala de conciertos…

Aún con estas adversidades, y otros eventos relevantes en Barcelona -véase el Grec o el concierto de Future Islands en el Razz- tenía lugar en la ciudad el directo de Black Rebel Motorcycle Club. Y hubo lleno, ¿tanto merecería la pena?

Con meridiana puntualidad comenzó el show de la banda de San Francisco. Sold out que conllevaba un ligero agobio inicial para coger posiciones. Lo estrecho de algunas partes de la remozada sala, con isla/barra en medio de la misma, no ayuda, y se forman pequeños cuellos de botella. Pasados los dos primeros temas ya todos estábamos ubicados, cerveza en mano, dispuestos a disfrutar: la temperatura iba a subir y esto se iba a poner salvaje. El inicio con Little Things Gone Wild y King of Bones así lo presagiaban.

 

Wrong Creatures

Primeras composiciones pues dedicadas al último disco de BRMC, Wrong Creatures (Enero 2018, Vagrant Records) con el que están dando los últimos coletazos de su gira en los festivales de verano, entre ellos el mencionado Mad Cool, razón por la cuál han aprovechado para visitarnos y hacer también parada en Barcelona.

Con el aguerrido y dedicado directo de los americanos uno aún puede quedar satisfecho y confirmar que el rock’n’roll aún no está muerto. El trío no defraudó y durante 2 horas sin prácticamente descanso se fue metiendo en el bolsillo a todos y cada uno de nosotros, agitando la bandera del rock guitarrero sucio y canalla que más éxito les ha dado a lo largo de su ya dilatada carrera. Sin concesión alguna fueron cayendo temas del nuevo LP (Carried From The Start o Hunt) entremezclándose con piezas de los recientes álbumes de como Ain’t No Easy Way de Howl o Berlin de Baby 81.

Robert L. Been y Peter Hayes se fueron intercambiando el protagonismo vocal y escénico, dejando en segundo plano el desempeño de Leah Saphiro a la percusión. El show fue convenientemente regado con sencillos pero acertados y potentes focos de luz que cubrieron gran parte de la gama cromática, acoplándose en cada momento al tema en cuestión: verde eléctrico para una acelerada Conscience Killer, lúgubre violeta para Question of Faith o frenético azul para la ruidosa Stop.

Con la apuesta ya ganada, e impregnando su sonido y el show con una atmósfera densa y oscura, BRMC iba a rematar la faena tocando composiciones añejas pertenecientes a su ópera prima: Awake, Love Burns o Red Eyes And Tears sonaron con el concierto ya avanzado. En su setlist también hubo tiempo para una pequeña cover dedicada al padre de Robert Levon, recordemos fallecido en gira hace unos años en Bélgica. Sonó Let The Day Begin de The Call.

 

Allez les BRMC

Dieron por tanto un gran recital, dando un golpe encima de la mesa, fieles a su estilo ajeno a tendencias. Spread Your Love ponía un genial cierre a la parte principal del directo, desbordando la adrenalina de propios y extraños.

Seguros y precisos, salieron para cerrar los 120 minutos. 3 temas en los que aprovecharon para agradecer la entrega de un público de lo más heterogéneo en cuestiones de edad. Amplio abanico, con algún que otro adolescente en las primeras filas, y veteranos rockeros más próximas a las barras o en situaciones de retaguardia. Cierre de campeones con Whatever Happened To My Rock’n’Roll que quedó empañado por lo cansina de la reivindicación de un ebrio asistente, aún eufórico por la victoria francesa en el mundial de fútbol. Toda la sala abucheandolo y ni se inmutó, todo lo contrario, hasta que la seguridad tuvo que apartarlo para hacerlo callar.

Quedó en anécdota. Lo que quedará para el recuerdo fue el martilleante directo de BRMC. ¡Hasta la próxima!, sea en verano o en el más crudo de los inviernos.

Festivales, grupos y discos de la notícia

MÚSICA RELACIONADA

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cross-circle
linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram