Crónica: AMFest 2019, jornada del viernes

12 octubre, 2019
Redaccíon: dod Magazine

Tides From Nebula - AMFest 2019

Redacción: Gonzalo Vílchez / Fotos: Jordi Bertran Hermosilla

Arranca el segundo día de esta edición de AMFest en el recinto de Fabra i Coats. Hoy es el día grande, con un lineup más centrado en post-metal y derivados. Tides from Nebulah, Deafheaven, Touché Amoré y Bo Ningen son algunos de los nombres del cartel para hoy.

Abren el stage 1 la banda de post-metal / prog Tides of Man, tocando mayormente temas de su último álbum Every Nothing (2018, self-released). El show es decente, el grupo demuestra que tiene un buen directo, aunque a veces las composiciones pequen un poco de este mal endémico de los derivados del post-rock (este mal es sonar como Explosions In The Sky como si los años no pasasen, de forma que todo suena bastante predecible). De cualquier modo, buen arranque para este segundo día en Fabra i Coats, que quedó con un listón difícilmente superable con Daughters.

Acto seguido en el stage 3 tenemos a Falç de Metzinera, grupo barcelonés que se afirma desde la exploración de la brujería en una dimensión vivencial y primitiva, especialmente en Cataluña. El grupo está compuesto por dos músicos y una bailarina, por lo que el espectáculo combina elementos musicales propios del folk y el doom, pero también narración y danza, girando todo en torno a lo tribal y lo oculto.

Y es hora de hablar de Portrayal Of Guilt. Son una banda de hardcore de Austin, Texas. Han sacado un ep este año, Suffering is a Gift (2019, Closed Casket Activities) y un lp por Holy Roar el año pasado, Let Pain Be Your Guide. Pero decir que tocan hardcore es quedarse corto, porque si algo son Portrayal Of Guilt es creativos y ricos en detalles. Sus temas se movían entre la violencia y la velocidad propias del hardcore y pasajes más lentos y pesados propios del post-metal, a la vez que incorporaban piezas industriales repletas de efectos entre algunos temas. Portrayal Of Guilt son una de las propuestas más jóvenes y más interesantes de esta edición de AMFest, como se encargó de recordarnos Jeremy Bolm de Touché Amoré, ofreciendo uno de los shows más enérgicos y de mayor calidad de este día. Portrayal Of Guilt suenan grandes por cómo tocan como conjunto, no por abusar de efectos o fórmulas típicas de los géneros de los que beben. Especial mención para James Beveridge, baterista de la banda.

Son las 19:30 y volvemos al stage 1, tocan Tides From Nebula. La sala está a rebosar, y el público está entregado a uno de los nombres más grandes del día. Pero uno no podía evitar preguntarse, ¿por qué lleváis esas totebags y camisetas que dicen “Post-rock is dead” si luego llenáis la sala precisamente con los grupos que más han contribuido a que el género sea una repetición ad infinitum de crescendos híper predecibles? No se trata de una cuestión de la especificidad de Tides From Nebula, que cumplieron con las expectativas de su fanbase e hicieron la música que les gusta. Es más bien el aburrimiento producido por las bandas de la llamada third wave de este género que, con muy contadas excepciones, dejó de tener sentido hace años. Lo que sí es cierto es que AMFest, a cada edición, ha enriquecido su cartel, que en ediciones anteriores estaba compuesto casi en su totalidad por bandas de este género (quizá de aquí venga lo de festival instrumental).

Deafheaven - AMFest 2019

El stage 1 se encuentra repleto de gente, esperando para la actuación de Deafheaven. La banda de San Francisco se hizo esperar un poco, pero en seguida entraron con su último single, Black Brick, que les sirve de venganza contra los sectores de la crítica y fans que se lamentaban con su último álbum, Ordinary Corrupt Human Love (2018, -ANTI). Con riffs entre los Slayer de Raining Blood o Seasons In The Abyss y pasajes que recuerdan a su Sunbather (2013, Deathwish), eso sí, bastante doomed, el público habría querido saltar a primera fila, pero por algún motivo la organización del festival dejó una cinta que nos separaba de la prensa durante el primer tema, situación que se vivió de forma bastante incómoda. Al menos la cortaron con el siguiente tema, Brought to the Water, y pudimos movernos con comodidad el resto del concierto. El setlist fue realmente corto, tres temas de su último disco, Honeycomb, Canary Yellow y Worthless Animal, para cerrar con su tema más clásico, Dream House, momento especialmente emotivo, con George Clarke agarrando las manos de su público. El concierto fue impecable, pudimos ver a unos Deafheaven felices, que han dejado visiblemente atrás los problemas y el sufrimiento que los llevaron a componer trabajos como Sunbather o New Bermuda, y que hicieron de su último disco algo mucho más disfrutable en vivo, dejándonos con uno de los mejores momentos del festival.

Touché Amoré - AMFest 2019

Pero el mejor momento de la noche fue indudablemente el concierto de Touché Amoré. Con motivo del décimo aniversario de su álbum …To The Beat Of a Dead Horse (2009, 61631 Records), álbum que tocaron de principio a fin en un completo speedrun de veinte minutos, Touché Amoré visitaban esta edición del AMFest como parte de su gira con Deafheaven y Portrayal Of Guilt. La energía por ambas partes fue increíble durante absolutamente todo el espectáculo, con un Jeremy Bolm emocionado por la entrega del público. Pero una vez hubieron tocado Dead Horse en su integridad, el conjunto de post-hardcore de Los Ángeles pasó a tocar temas de su último álbum, Stage Four (2016, Epitaph). Habiendo pasado cinco años desde la muerte de su madre (“Somehow it’s already been five years”), Jeremy estaba inmensamente feliz de ver a un público que se dejaba la voz cantando canciones para ella, tal y como dijo, no tenía claro qué hay después de la muerte, pero sí tenía claro que su madre sonreía al ver a tanta gente esta noche en Barcelona compartiendo ese momento. Cerraron con ~ de su álbum Parting The Sea Between Brightness And Me (2011, Deathwish), pero justo antes, sonaba Skyscraper, momento más sentimental de la noche, con la sala cantando a coro:

Atop the skyscraper

One hundred and two floors

New York City

it was yours

it’s ALL YOURS.

You live there

Under the lights.

Bo Ningen - AMFest 2019

Cerraban la noche el cuarteto de noise rock japonés Bo Ningen, que ofrecieron una sesión de ruido, experimentación y locura ininterrumpidos, tocando monstruos de más de 15 minutos de duración y llevando el concierto al clímax todo el tiempo. Los movimientos espasmódicos del bajista y vocalista Taigen Kawabe, su extrañísimo delivery vocal, la experimentación sonora de la guitarra de Yuki Tsujii, y el desempeño en conjunto con Kohhei Matsuda a los teclados y Monchan Monna a la batería (junto con un invitado encargado de hacer sonar la armónica de la forma más extraña y disonante posible) hicieron del show algo completamente demencial. La energía fue increíble, un cierre perfecto para este segundo día de AMFest, y seguramente la apuesta más heterodoxa para este tipo de festival, muestra clara de la intención de ampliar el espectro de sonidos e introducir propuestas que se alejen de la línea que el festival ha mantenido en anteriores ediciones.


Festivales, grupos y discos de la notícia

MÚSICA RELACIONADA

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cross-circle
linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram