Crónica: Sidonie en Inverfest Madrid (29-01-2021)

[kkstarratings]
30 enero, 2021
Redacción: dod Magazine

Sidonie (2020)

Redacción: Noemí Valle Fernández

En la puerta del Teatro Coliseum, los amantes del directo hacían cola para ver a su grupo en el escenario y cantar desde las butacas las canciones que gritaron en otros tiempos desde abajo, cuando la música se palpaba desde la pista. El viernes 29, dentro de la programación del Inverfest, Sidonie quiso reinventar esa sensación y levantar a todo un teatro con el calor de sus canciones y ese aire lleno de buenrollismo autóctono del grupo catalán.

Antes de que la luz se volviera tenue y los focos tomaran protagonismo, los más impacientes ya tarareaban alguna que otra canción que esperaban con ansia que irrumpiese en cualquier momento. Por fin Marc Ros subió al escenario y tras un eco de aplausos empezó el show. Como una especie de cuentagotas musical el resto de integrantes fueron saliendo al escenario a medida que terminaban las canciones. Jesús Senra apareció tras la primera y Axel Pi en la tercera.

El grupo se estaba comiendo el escenario y el concierto no había hecho más que empezar. De repente se adivinan las primeras notas de Nuestro baile de viernes y la gente comienza a balancearse hacia los lados, siguiendo el ritmo frenético desde la butaca. Era evidente que todos estábamos sedientos de aquellas viejas sensaciones que solo se transmiten en los conciertos, porque las palmas no dejaron de sonar en ninguna canción.

El Coliseum fue testigo de la presentación de El regreso de Abba, el nuevo disco de Sidonie. Los temas del álbum sonaron sin frenos y la sala entera los recibió como un regalo a medida. Las nuevas también se cantaban sin miedo, y es que el teatro estaba lleno de férreos seguidores del grupo catalán, melómanos que simulaban tocar una guitarra en el aire y parecían dominar el idioma universal de la música.

Antes de agarrar de nuevo el micrófono y cantar Un día de mierda, Marc Ros aclaró que lo que había sido una mierda era 2020. No cabía duda, la canción tenía más sentido que nunca. El tema fue creciendo en cada acorde mientras el público coreaba cada frase y señalaba con el dedo índice el cielo. Cuando los brazos parecían haber recuperado la gravedad van y tocan Carreteras infinitas y las ovaciones se alargan de forma instantánea.

Aunque la voz carismática de Marc Ros lideró el concierto, hubo un inciso un par de canciones antes de bajar el telón. El batería, Axel Pi, se hizo con el micrófono para agradecer a todos los presentes su apoyo al grupo. “A nosotros la música nos salva y sabemos que también os salva a vosotros”, confesaba emocionado. Tras aquellas palabras cargadas de sinceridad se escuchó el aplauso más sonoro de toda la tarde.

El set list fue un éxito rotundo y por eso el broche de oro se lo puso Estáis aquí. Sidonie volvía una y otra vez sobre el estribillo en un bucle de emociones recíproco entre el público y el cantante: “estáis aquí, ahora mismo estáis aquí”. Todos rugiendo al unísono, en riguroso directo, después de casi un año de abstinencia. En medio de esa atmósfera de magia y jaleo la banda festivalera volvió a dejar claro que por mucho que sigan cantando año tras año que son El peor grupo del mundo, esa descarga de serotonina y juerga solo lo consiguen los mejores artistas.

MÚSICA RELACIONADA

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cross-circle
linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram