Crítica: Whitney - Forever Turned Around

3 septiembre, 2019
Redaccíon: dod Magazine

Forever Turned Around - Whitney

Redacción: Andrea Genovart

El dúo de Chicago - formado por los ex miembros Max Kakacek and Julien Ehrlich de Smith Westerns - ya prometía larga vida cuando en 2016 lanzó su primer LP, Light Upon The Lake (2016, Secretly Canadian). Se hizo con toda la crítica internacional en cero coma, y con razón. Su propuesta, caracterizada por ser de una delicadeza y elegancia que se hacía con el asombro de todos, fue todo miel para los oídos. Y, por supuesto, queríamos más.

El pasado viernes 30 de agosto se lanzó por fin el segundo disco de esta pareja de relación tan nuclear - ellos mismos han confesado no verse capaces de trabajar con nadie más -, Forever Turned Around. De éste ya habíamos podido gozar del avance Giving Up, un par de meses antes, que resultaba ser un paso más allá en cuanto a la presencia orquestal con la que cuenta la banda de forma adicional - concretamente, de teclado, bajo y trompeta. Forever Turned Around se trata de un repertorio que de forma previsible escapa de toda crítica negativa, pues la exigencia y rigor compositivo de Whitney están en cada una de las piezas de forma indiscutible. Tanto Kakacec como Max Kakacek and Ehrlich son grandes músicos (de hecho, éste último también ha sido batería de Unknow Mortal Orchestra), hecho que nota en cada una de las canciones, que son de un resultado totalmente orgánico en el que se consigue hacer converger cualquier colaboración instrumental. Sin embargo, si nos ponemos quisquillosos, a veces uno no puede evitar quedarse algo frío y echar de menos un poco más de vatios. Cualquier tema es tan coherentemente fluido que puede llegar a rozar el aburrimiento, pero también es cierto que en esta paz indiscutible reside el encanto del dueto. Y sí, el debut de Whitney fue algo tan excepcional como también lo fue nuestro factor sorpresa en la era en que las bandas indies salen de las piedras, y probablemente todo se deba a la expectativa - o exigencia - de ser maravillados de forma impredecible por encima de las ganas de escuchar más de la banda.

Pero puestos a hablar del disco, Forever Turned Around sería algo más folk y con dejes menos country que Light Upon A Lake. Si bien recordábamos - cómo no - un No Woman donde la voz de Ehrlich era la protagonista, y sin tener que confrontarse con casi nada más, aquí encontramos capas y capas de instrumentos que los alejan de ese sonido más minimalista. Friend Of Mine o Used To Be Lonely serían ejemplos perfectos de ello. En líneas generales se trataría, pues, de canciones formadas por una convivencia plural de instrumentos y que responden a una estructura más compleja, sin caer en la disonancia ni perder de vista su armonía tan característica.

Before I Know It sería, sin duda, el tema que más se aleja a esta línea tan perfectamente melódica que han perfeccionado y retrabajado la banda. El No Matter Where We Go. Y seguramente, para muchos, la más divertida: tempos y cambios de acordes más marcados, permitiéndose el corte limpio de los patrones pop - rock como también un carácter genérico más efusivo. También cabe destacar, mencionar y agradecer la pieza instrumental de Rhododendron, con la particularidad de empezar esta vez con la batería e invitar al instrumento de viento a añadirse al poco después, para al final acabar dándole la responsabilidad de conducir la canción y llevar la voz cantante - a falta de ella. De hecho, sería esta especie de marcha imperial y festiva que encarna Rhododendron un ejemplo perfecto de lo que ya hemos señalado que hace Whitney en este disco, esto es, la superposición de instrumentos que de forma progresiva y gradual van integrándose en el tema hasta convivir de un modo entrelazado. Aunque después nos tengan de nuevo ganados con la sencillez de amor tirolés de Valleys (My Love), que te devuelve a los inicios del proyecto de los dos jóvenes y a concluir que es inútil esta inercia que hay hoy en día sobre jugar en ligas que uno no puede ni tan siquiera aportar.

Whitney nunca dejará de ser Whitney. O eso parece, y mejor que así siga siendo. A veces no importa tanto superar las expectativas com mantener los fundamentos de una relación de admiración o estima. Y eso es lo que ha hecho la pareja de Chicago con su nuevo disco, sin más pretensiones que ser fieles a un sonido con el que se identificaron desde el primer momento, y donde tienen claro que reside su lenguaje creativo. Forever Turned Around es esto, otra vez: un sonido que los redefine y que nos hace reconocerlos. Otro regalo más de la banda, que esta vez ha llegado con el oportunismo de despedir el verano y prepararnos para ser testigos de los primeros bailes de las caídas de las hojas de los árboles.


Festivales, grupos y discos de la notícia

MÚSICA RELACIONADA

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cross-circle
linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram