Crítica: Weezer - Teal Album

27 enero, 2019
Redaccíon: dod Magazine

Weezer - Teal Album (2019)Redacción: Ozantoño Torres

Se sabía que traerían nuevo trabajo bajo el brazo cerca de primavera. Y a eso estábamos esperando los que nos dedicamos de alguna manera u otra a esto de sacar punta a las novedades discográficas. Todo hacía presagiar que lo que vendrá será algo oscuro, rollo ellos muy dos mil y pico, pero mira por donde que, con nocturnidad y chulería, la banda liderada por Rivers Cuomo va y saca un disco de versiones. Son tremendos.

A ver, ya habían dado su poquito de pinceladas en un directo con el Africa de los Toto, que la gente los veía y decía: mira, jajajá, son muy punks. Pero es que resulta que no era solo coña, ¡Es que han sacado un disco y todo! Ciertamente que las covers del mismo son todo repertorio “Noches de blanco satén” ¿Sabéis los discos que os estoy diciendo? Aquellos grandes éxitos baladeros que se editaron en los 90 y que, cada catorce de febrero, como siempre sin tarjeta, la mandaba un ramito de violeta. Y la tarjeta era este doble LP y habías juntado yesca para regalarlo a la churri y poder arrimar la cebolleta con la excusa del regalo. Pues algo así son muchas de las canciones del “Weezer”.

En el refrito hay temas sesenteros, setenteros y ochentismo por un tubo; lo que más diría yo. Ese tipo de canciones, rollo kitsch, que el cuñado te dirá siempre que son clásicos, aunque no tenga ni idea de pronunciar Everybody wants to rule the World de los Tears for fears. Por cierto, también viene. Los californianos se han currado unas pintas muy ramalazo hortera para la portada, como una especie de James Crockett y Ricardo Tubbs, los protas de Miami Vice. ¿Cómo le explicaría yo a mi tía Reme de lo que va este disco? A ver, tita, es como si los Carolina Durante, unos chavales que cantan de gritar y se mueven mucho, sacasen versiones de Perales, Massiel y Maritrini. (…) Ojo, que no sería mala idea. Más punk que Maritrini hemos tenido pocas artistas. Cuidadito con esto.

¿Qué hay en el mismo? Pues empieza por el Africa, ya saben; la melodía perfecta para un anuncio de Brumel. También están los Tears for fears con la típica canción pureta para cantarla guachichí guachichá y que lleva por título Everybody wants to rule the world. Y la cosa fina no queda ahí; fijarse lo que os voy a relatar, atentis; Sweet Dreams (Are Made Of This) de Eurythmics, aquella que cantaba la Lennox contoneándose toda. También ha lugar para el Billie Jean de Michel Jackson, ese que todo el mundo se sabe pero que no hay Dios que lo baile igual que el Rey del Pop, eso es así. Pero es que los notas no se quedan solo en este pop tecno-chuli, sino tienen hasta las agallas de irse con el Paranoid de los Black Sabbath, como diciendo; ojo, que este es nuestro rollo. También llegan al Mr. Blue Sky, que los ELO, que los millenials conocerán por ser el que sonaba en Guardianes de la Galaxia 2. Y cierra el disc con el“Stand By Me de Ben E. King a sus muy fantásticas maneras.

Teal Album está claro que se ha hecho para el cachondeo y porque ellos son así, de ese tipo de guasa. Es el tipo álbum “No hay huevos” y encima les ha salido bien. Aquí nos ponemos y también se hace. Recuerdo unos amigos punks a los que, cuando ensayaban en los 90 sus canciones bruscas, les dijimos que hicieran el Toro Torito de El Fary y dijeron que no, y fue soltar uno de mi pandi por lo bajini “No hay huevos” y se tiraron dos años con la versión de pueblo en pueblo donde los contrataban. Pues estos igual. A un cachondo se le coge a millas. Y los Weezer lo son. Otra cosa es que a los fans en plan cerrados les mole ver como el pegadizo Take on me suene en formo y modo de los alternativos. Pero es que el sistema ofendiditos está ya en unos niveles que a ver si ahora no se va a poder hacer lo que a uno le plazca pensando siempre en los “Ay, eso no lo hagas que me enfado y no respiro”. Y, mira, la idea de los Carolina Durante versionando el “Una estrella en mi jardín” no la tomaría tan a broma.

En realidad es que se lo han pensado bien porque, a ser realistas, el anterior trabajo Pacific Daydream (Atlantic, 17) fue flojeras nivel Dios. Y a lo mejor este postrecito para el próximo álbum sirve como buen acicate. O no. Nadie puede asegurar si volverán a sus oscuras golondrinas y tener otro top modo Beverly Hills de 2005, que los llevó a lo más alto de las listas.

El Cuomo que está ahí desde los comienzos, allá por 1994, así que sabrá lo que se hace. Por cierto, mira, cumpliendo 25 años en este 2019 desde su formación. Veinticinco años, madre. Hay que ver cómo pasa el tiempo. Uf, esta frase es modo pollavieja, mejor no le echen cuenta y tal. Lo que quiero decir con esto es que no deben olvidar que los Weezer son inspiradores de grupazos como Dashboard Confessional, Brand New, The Ataris, Ozma, Doppler, No Doubt, The Academy Is..., y sobre todo los Green Day, que son como los hijos del grupo. Dicho queda.


Festivales, grupos y discos de la notícia

MÚSICA RELACIONADA

Ultra Mono - IDLES (2020)

Crítica: IDLES - Ultra Mono

29 septiembre, 2020
Garbí - Bisiesto

Crítica: Garbí - Bisiesto

28 septiembre, 2020
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cross-circle
linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram