dod letter

Crítica: Waxahatchee - Tigers Blood

[kkstarratings]

Waxahatchee - Tigers Blood

Que el country más alternativo está viviendo una formidable segunda juventud es un hecho indiscutible. Que mientras éste se consolida como tendencia al uso en nuestro radar están cayéndonos propuestas de muy alto nivel, también. Así lo hemos sentido durante el último par de años con la consagración total de artistas como Faye Webster (que nos entregaría hace escasas semanas su excelente Underdressed at the Symphony) o el no menos celebrado descubrimiento de Wednesday el pasado año con Rat Saw God, uno de nuestros discos internacionales de referencia de 2023. Por si faltaba algún nombre más que sumar a esta fiesta de balada soleada y melancolía acústica, la siempre certera Katie Crutchfield, vestida con la elástica de Waxahatchee, ha regresado esta semana tras cuatro años de silencio en solitario para darle continuidad a su discografía de la mano de Tigers Blood (Anti, 2023), su sexto larga duración y una majestuosa carta abierta a su pasado más personal.

No resulta casual ni baladí que hayamos sacado a colación del nuevo trabajo de la estadounidense el nombre de Wednesday, pues precisamente uno de sus miembros (nada más y nada menos que MJ Lenderman) ha colaborado con Crutchfield para la ocasión, dotando su discurso de una agradecida y pronunciada profundidad y demostrándonos por qué el suyo es uno de los nombres del momento en el indie norteamericano (originalmente estaba previsto que su contribución se limitase a la guitarra eléctrica para uno de los temas principales del disco, pero el flechazo fue tan inmediato que éste terminó figurando en el álbum completo). También se suman otros nombres a la ecuación, como los de los hermanos Phil y Brad Cook o el de Natalia Chernitsky y Spencer Tweedy (correcto, el hijo de Jeff Tweedy). Pero honestamente, Crutchfield es capaz de todo y más por cuenta propia y no nos hará esperar demasiado para hacérnoslo ver. Sus letras, siempre cudrérrimas y espetadas a la cara, se harán hueco en nuestra memoria inmediata tan pronto como comience a sonar 3 Sisters, su corte de apertura y una excelente pieza que sitúa el tono del LP a partir de capas y capas en las que su inicial formato acapella termina creciendo en instrumentación y acompañamiento hasta dar de sí una catarsis final. No menos emocionante será Evil Spawn, un himno en potencia de rock sureño y nostalgia enquistada que crece en matices gracias a la contribución en coros de Lenderman (un poquito a la Julian Casablancas también, cabe decir).

Las guitarras ganan la partida en Ice Cold y el formato dueto se consolida con la destacada Right Back To It, considerada por muchos como una de las mejores pistas en lo que va de año y por la propia Crutchfield como la primera canción de amor auténtico que ha escrito en su vida (no sabemos hasta qué punto creerla, pero frases como "I've been yours for so long" pronunciadas con su dulce acento de Alabama y sobre el banjo de Phil Cook nos convencen de todo lo que ella nos diga).

De la decepción del amor pretérito a piezas conversacionales de tú a tú que terminan convertidas en hits sin respuesta (Bored), el nuevo trabajo de Waxahatchee sube la ya de por sí elevada media de lo que venía hasta ahora entregándonos y ofrece la perfecta banda sonora para una desgarradora tarde de ensimismamiento y maltrato intrusivo en la que intentas hacer las paces con tus demonios pasados tan solo con relativo éxito.

MÚSICA RELACIONADA

chevron-uptwitterfacebookwhatsapp linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram