Crítica: Tirzah - Devotion

2 enero, 2019
Redaccíon: dod Magazine

Tirzah - Devotion (2018)

Redacción: Andrea Genovart

Una de las promesas indiscutibles que nos ha traído el pasado año lleva el nombre de Tirzah. Habiendo visitado nuestro país con motivo de su paso por el Primavera Club y confirmada para la próxima edición del Primavera Sound, encajando así con su nueva propuesta mucho más urbana, muchos ya conocen la que es la nueva obsesión de Arca. Tirzah es el proyecto de Tirzah Mastin en colaboración con la producción de su amiga Mica Levi, aka Micachu; acaba de sacar su primer LP Devotion, aplaudido por toda la crítica internacional, aunque los más avispados ya le habían echado el ojo con sus EP anteriores lanzados bajo el sello Greco-Roman. No obstante, en éstos últimos había una llamada a la pista de baile que aquí se ha perdido en detrimento de un tono más introspectivo que, la verdad, no tiene nada que envidiar. Se trata, pues, de un sonido experimental y que juega con una variedad de influencias, entre las que destacan como sus ejes fundamentales el r&b y la electrónica.

Devotion (Domino, 2018) es uno de esos discos que alguien pone de fondo y te obliga a pararte y preguntarle qué es lo que suena. Que te hace dar cuenta de cuánto hacía que no escuchabas nada que te llamase tanto la atención y no por su carácter innovador sino por su gran calidad. Pero a la vez Devotion se presenta como un sonido familiar, como si ya lo hubieses oído antes; y es que entra tan ligero y causa una conexión tan inmediata que es difícil de explicar. La nueva reliquia de Reino Unido nos ofrece un viaje por un repertorio donde dialogan y se ponen a prueba los referentes soul con las melodías pop, el hip - hop con los sonidos minimalistas.

Toda esa confluencia de los registros más viejos se hace tangible en los mismos temas, que encuentran la forma de encajar sin darse a perder y dando lugar a un debut de once canciones que rompen con toda anticipación del oyente. Y es que las canciones de Tirzah juegan con el desorden, te sorprenden con cortes imprevistos, entran en dinámicas de estira y afloja que buscan su propia estructura de lógica caótica. Y, aún así, consiguen asentarse en una forma naturalmente armónica. Es ejemplo de ello Basic Need, donde una letra repetitiva encuentra la forma de romper con la monotonía a través de una melodía que se para y se reanuda en lugares distintos, que va y viene, que huye de volverse constante, pero que en esa incoherencia también encuentra su propio ritmo donde desenvolverse y florecer de ese modo tan lento y delicado como lo hace la artista en cada una de sus composiciones..

Sencillos que juegan al despiste y que se contraponen con una vertiente más clásica pero no menos conseguida, como son los coros de música negra de Gladly o la atmósfera chill de Reach Hi. Y por destacar que no falte el pop de Holding On, el piano y minimalismo de Affection o el r&b de Do You Know. Todos esos matices de un sonido tan agradable al oído que hace del disco algo imprescindible y apreciado en cada una de sus partes. Y la magia de ese sonido reside, sobre todo, en la voz de la cantante: una voz que no grita, que es como si te hablara, que canta frases de desamor tan directas que incluso sorprenden - “Since so long / I felt you gone /And now I'm lost / Now I'm lost, yeah” canta en Say When; una voz no forzada, no exprimida. En definitiva, una voz que se mueve entre partituras como agua en su cabal. Que no solamente habita en la naturaleza sino que la integra en ella. Naturaleza donde a veces hay tierra llana; donde otras hay piedra. Y aún así, sigue siendo bella. De eso se trata la música de Tirzah: de un honesto y hermoso homenaje a la imperfección. De ahí su fascinación.

MÚSICA RELACIONADA

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cross-circle
linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram