Crítica: The National - I Am Easy to Find

[kkstarratings]
17 mayo, 2019
Redacción: dod Magazine

I Am Easy to Find - The NationalRedacción: Andrea Genovart

Parecía que se iban a tomar un descanso, pero no. Suele pasar: planeas algo y acaba ocurriendo algo inesperado que trastoca todo lo que se había proyectado. I Am Easy To Find (4AD, 2019) es, precisamente, eso: el resultado de un imprevisto. Casualidad o causalidad que tiene por causa la llamada de Mike Mills, conocido por ser el director de Beginners o 20th Century Women, por la que fue nominado al Óscar al mejor guión original.

En septiembre del año pasado el cineasta envío un email al cantante de la banda en cuestión, sin saber que ambos compartían una secreta relación de admiración. En él, además de presentarse - pues no habían tenido ninguna toma de contacto -, proponía a The National un trabajo artístico, conjunto e interdisciplinario que reflejase la imagen del ser humano contemporáneo. Es decir, hacer un disco a través de un corto por, o un corto a partir de un disco; pero que tanto el uno como el otro estuviesen por hacer, y fuesen construidos a la par. Lo que Mills propuso a Berningner se trataba, pues, de un proyecto ambicioso y ambivalente, y que debía ser construido simultáneamente; sin que ninguna de las dos partes fuera precedente ni condicionase la otra. Entre lo audiovisual y lo musical habría una relación de codependencia, sí; pero precisamente este particular vínculo sin jerarquías ni supeditaciones permitiría explicar la idea creativa. ¿El resultado? Un film de 24 minutos protagonizado por Alicia Vikander del que ya se ha podido ver el preestreno en muchas salas del mundo, y un disco que se estrena este próximo sábado 17 de mayo. Dos formatos que deben tenerse como dos caras de una misma moneda, que han sido pensados y construidos a la par y bajo la misma idea creativa.

La anunciada como continuación del Sleep Well Beast (4AD), publicado en 2017, es algo diferente. No porque se trata de otro álbum de la banda americana - eso, de hecho, es lo que debería suponer cualquier lanzamiento de un grupo -, sino porque supone una exploración en terrenos que hasta la fecha no habían sido tanteados. De hecho, el single escogido para presentar este octavo LP, You Had Your Soul With You, es vivo ejemplo de ello. Los primeros acordes del sencillo obedecen a una guitarra supeditada mayormente a arreglos digitales, con una serie de cortes que se alejan de toda armonía o idea de pieza orgánica. Un registro que bien recuerda a los incesantes cortes de las canciones archiproducidas de Big Red Machine o a lo último de Bon Iver (Justin Vernon, de hecho, ha colaborado en el disco con el OP-1). Sin embargo, al par de minutos de escuchar el sencillo, que además es la encargada de abrir el disco, nos volvemos a reunir con la esencia de The National: la voz atormentada de Matt Bernigner se erige en primer plano, retumbando a nuestros oídos y llevando el peso suplicante de la canción. Pero de repente, aparece algo insólito en el recorrido de la formación: la voz de Gail Ann Dorsey, colaboradora durante mucho tiempo del eterno genio David Bowie. Una voz femenina que irrumpe y recoge toda la fuerza e inercia melódica, situándose en una alternancia equitativa con Bernigner y compartiendo espacio casi a partes iguales.

Lo más asombroso de todo es que lo descrito en You Had Your Soul With You lo podemos encontrar en todo el disco, que es el repertorio de más duración en los veinte años de la banda. Dieciséis delicadísimas canciones de tempos exageradamente marcados por la percusión, capas y capas de instrumentos, y un gran número de voces femeninas colaborando y ocupando gran parte de los temas. Artistas de gran renombre como Lisa Hannigan, Sharon Van Etten, Mina Tindle o Kate Stables de This Is the Kit son invitadas a tener el protagonismo de estas canciones, que más bien permanecen en la distancia y la paz de I Should Live In A Salt en vez de desahogar la joven desesperación de Alligator o Boxer. Y es que, I Am Easy To Find es como un canto finísimo y celestial: de hecho, algo que encaja a la perfección y sin ningún tipo de forzamiento con el cortometraje, con imágenes en blanco y negro y escenas cotidianamente austeras. No hay rastro de ningún chillido ni guitarras que rozan el ruido: el desconsuelo ansioso de Mr. November queda lejos ante el coro juvenil de Brooklyn en Her Father In The Pool.

Volvemos a presenciar, otra vez, la majestuosidad de The National. De hecho, nunca se fue. No obstante, aquí su experiencia suma un grado, y la distinción de la fineza se expone - y se impone - de un modo más evidente que nunca. Podríamos alegar, con todo ello, que se trata del disco más arriesgado. Pero no más excéntrico, pues en cada tema hay la búsqueda constante por aquello preciso, acotado y sutil: ese matiz. Búsqueda conseguida, pero encontrada a cambio de la cesión de Berninger a las voces femeninas. Y es que cabe reconocer que gran parte de su éxito y salto cualitativo tenga que ver con el pulso al ego de su voz, que muchos pensaban como la del Leonard Cohen del siglo XXI; en este disco, solamente goza de su momento protagonista en en el parlamento en The Pull Of You. Se trata de un gesto deliberado que, además, ha supuesto deconstruir notablemente la imagen de una banda íntegramente masculina y asentada en su incuestionable trono,

Es cierto que el riesgo no siempre sale bien. Más aún cuando se trata de un recorrido de dos décadas que han supuesto una imagen tan definida como firme. Pero aquí es incuestionable el acierto, sobre una apuesta que ha sido bien clara. Tanto, que la apertura a este tono más folk, de múltiples voces femeninas y capas de instrumentos, responde al lanzamiento con el set más largo de su carrera. Quizá tenga que ver que I Am Easy To Find You nunca fue concebido, por la propia banda, como un disco aislado; que el punto de partida compositivo tenga que ver con la voluntad de construir una sinergia creativa con un proyecto de otro formato y propuesto externamente. Ir para volver, reconocerse en el otro: recorrer aquellas distancias indispensables con el fin de agudizar la vista y descubrir qué rescatar, desde dónde crecer. Quizá algo que hoy en día suene paradójico o descabellado, pero que para The National ha sido lógicamente necesario.

Festivales, grupos y discos de la notícia

MÚSICA RELACIONADA

Doggerel - Pixies (2022)

Crítica: Pixies - Doggerel

30 septiembre, 2022
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

cross-circle
linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram