dod letter

Crítica: The Libertines - All Quiet On The Eastern Esplanade

[kkstarratings]

The Libertines - All Quiet On The Eastern Esplanade (2024)

Cuando uno de estos grandes y primeros espadas decide regresar al foco después de tantos años de deliberada ausencia, el seguidor medio baraja inmediatamente todas las preguntas obvias y lugares comunes que ponen en entredicho la vigencia y pertinencia del proyecto en cuestión en pleno presente. Nueve años después de entregarnos Anthems for Doomed Youth (2015), los británicos The Libertines se topan ahora con un clima humano completamente distinto al que vivíamos durante su último periplo: el brexit es ya una realidad, su país ha cambiado de corona, hay conflictos armados y frentes abiertos en cada extremo del globo, sus fans capean como pueden un temporal llamado envejecimiento y una pandemia mundial ha puesto patas arriba nuestro sistema económico-social tal y como lo conocíamos. Definitivamente, no nos ha pasado casi una década por delante, sino todo un tren de mercancías por encima y sin el más mínimo amago de detenerse.

Tal vez por ello nos pique tanto la curiosidad por saber cómo ven y aprecian la realidad actual Pete Doherty y Carl Barât, dos ilustres figuras con solera dispuestos a enterrar ahora el hacha de guerra en favor de oficializar su vuelta al redil con All Quiet on the Eastern Esplanade (2024), el implorado cuarto álbum de la formación londinense y una de las más ácidas revisiones del entorno inmediato la banda que se recuerdan dentro de su imaginario discográfico.

Desde el mismo arranque del disco con la ya conocida Run Run Run todo serán sorpresas agradables para nuestros oídos. “Pues no suena nada mal esto”, nos diremos arqueando las cejas con ofensiva incredulidad mientras se nos engancha como un chicle al zapato su infeccioso estribillo, capaz de mirar de tú a tú a las grandes y pretéritas gestas de la banda (“You’d better run, run, run boy / Faster than the past, through the looking glass / If you want the night to last”).

En lo sucesivo, y en caso de que hayamos creído que habían jugado la carta del sencillo exitoso como trampantojo de avanzadilla, la banda nos enmienda la plana con una posterior y generosa ristra de cortes de sofisticado acabado e himnos en potencia a la dignísima altura de sus más memorables asaltos: Mustangs, con sus coros y su meloso ritmo de guitarra, es un regalo en mano para el britpopero medio (el que todavía quede vivo); I Have a Friend nos trae de vuelta el reconocible juego de pregunta-respuesta entre Doherty y Barât, como si el tiempo y la droga no hubieran pasado; Merry Old England nos muestra la capacidad de Doherty para tomarse en serio a sí mismo y emocionar con un baladón sentido y arriesgado que reflexiona sobre su país visto desde los ojos de un ciudadano refugiado; Shiver y su derrotismo patriótico directamente nos saca una lágrima y nos convence de que la escucha hasta aquí ha valido sobradamente la pena; y Songs They Never Played On The Radio, una canción esbozada en 2006 y terminada en el presente y para la ocasión, nos demuestra la resistencia del legado de la banda contra vientos y mareas.

Solo ellos serán conocedores fidedignos del contexto creativo en el que aconteció el torneo y consecución de sus once respectivas nuevas canciones, pero bien seguros estamos de que la clave de que All Quiet on the Eastern Esplanade sea capaz de convencernos a pesar de todos sus contras es porque se trata de un álbum coral que rezuma una unidad y un afecto especial entre sus responsables. Desde el mero hecho de ver que en todas sus pistas aparecen acreditados los cuatro miembros del grupo, hasta las palabras que Doherty brindaba para The Guardian el pasado mes de febrero (en las que abiertamente decía que escribía para Bârat y que su criterio marcaba la inspiración), el regreso de The Libertines remite más sinceridad que coyuntura. Y a pesar de lo bien avenido que suena todo, el respeto artístico que se profesan parece ser el verdadero pegamento que une los cabos sueltos de una reunión más que aceptable, relevante y sustancial.

MÚSICA RELACIONADA

chevron-uptwitterfacebookwhatsapp linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram