Crítica: The Lemon Twings - Go To School

4 septiembre, 2018
Redaccíon: dod Magazine

The Lemon Twings - Go To School
Redacción: Andrea Genovart

El dúo de hermanos Brian D'Addario y Michael D'Addario. nos ha sorprendido con su segundo disco, Go To School, un viaje narrado melódicamente al pasado - de década y franja de edad - absoluto. The Lemon Twings, caracterizado por ser un grupo que rehuye del indie rock y los nuevos formatos, apostando por un rock sesentero actualizado y caracterizado por la voz de falsete y las estructuras de estrofa-estribillo-estrofa, se presentó al mundo hace apenas dos años con Da Hollywood (2016, 4AD Ltd). Éste, coproducido por Jonathan Rado de Foxygen, tuvo una fuerte repercusión por ser algo totalmente inesperado y diferente, aunque la innovación suponga tener por punto de partida los orígenes de rock, valga la redundancia.

Go To School (2018, 4AD Ltd) es como asistir a un musical. Pero un musical de verdad, como los de Broadway: el disco cuenta la historia de un mono criado por humanos que va a la escuela. Cada canción es, por lo tanto, un episodio más en una línea del tiempo de Shane, el chimpanzé, que va avanzando progresivamente: The Student Becomes A Teacher, Rock Dreams, Bully, Lonely, Queen Of My School. No hace falta decir sobre qué tratan las letras: de la (no) adaptación y de truncamiento del pobre animal en el intento de integrarse en un mundo más bien hostil y que nada tiene que ver con la armónica naturaleza, no corrompida. Tampoco hace falta ser muy inteligente para intuir que Go To School no solamente es esta historia infantil y de lectura superficial, es una alegoría más bien crítica y dura sobre la vida misma. Este segundo LP de dieciséis canciones trata, de una manera muy simple y aparentemente inocente, de nosotros. Aquí está la riqueza del álbum, ya que reúne las dos caras antagónicas en una misma moneda: por un lado, encontramos la simpleza propia de un niño y, por otro, un proyecto conceptual que exige ser leído entre líneas.

Musicalmente, estamos ante un disco donde todas las canciones podrían ser la BSO de una película de décadas atrás que ves tumbando en el coche desde el autocine. Su tono teatral, empujado por un tono frenético y alegre, es innegable. Los hermanos d’Addario, procedentes de Long Island (New York), no esconden el haber nacido en una época equivocada y rescatan todo aquello que ansían recuperar en su lucha contra el tiempo, incorporando cada uno de los motivos de la época de los tupés. La exageración, la diversión y, por supuesto, el rechazo a toda metainterpretación posmoderna: ésa es la fórmula de este dúo, que erróneamente ha sido emparejado con otras bandas como Whitney y Foxygen. Y no solamente porque nada tiene que ver su rock clásico con el indie - folk de los otros, sino porque quizá lo que le falla a este grupo y a Go To School es ese sello de identidad. The Beatles y The Beach Boys suenan, no de fondo, sino en cada canción. Las referencias, que más bien cobran una presencia digna de idealización, deberían estar más diluidas en detrimento de una propuesta propia (que a veces parece decantarse por un rock progresivo no desarrollado) y que suponga el gesto de una época en que, al fin y al cabo, les ha tocado nacer de modo irrevocable.

Así pues, no recordaremos este disco por sus grandes canciones que no puedes dejar de tararear cuando has acabado su escucha. Pensaremos en él por su originalidad del proyecto, más narrativo que experimental cuánto a la música. Pero aquí radica su grandeza: en descubrir que, aunque se trate de unas canciones propias de hace más de cinco décadas, los humanos continuamos teniendo los mismos problemas.


MÚSICA RELACIONADA

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cross-circle
linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram