dod letter

Crítica: The Jesus and Mary Chain - Glasgow Eyes

[kkstarratings]

El presente 2024 se plantea como uno de los años más movidos en la reciente trayectoria de The Jesus and Mary Chain. A su regreso discográfico, presentado en 2023 bajo el que sería su octavo álbum de estudio, los hermanos Jim y William Reid sumaban también el anuncio de un nuevo documental y una nueva biografía con la que volverían a poner de relieve su importante contribución al rock oscuro y a la escena post-punk de los ochenta. Sin duda, un interesantísimo surtido de paratextos, ideales para nostálgicos y fieles seguidores del legado de una de las bandas más importantes de la música sumergida anglosajona. Pero si dejamos a un lado lo de vivir de las rentas y el vicio por romantizar el pasado, Glasgow Eyes (Fuzz Club, 2024), el nuevo disco de la formación escocesa, nos obliga a conjugar en presente a los hermanos Reid y nos plantea respuestas directas a una pregunta de difícil digestión para muchos: ¿cómo de efectivo sigue siendo el sonido de The Jesus and Mary Chain en pleno 2024?

Pues bien, si nos atenemos a la siempre presente intención de la dupla por desbancarse de convencionalismos esperados, Glasgow Eyes encaja con bastante pertinencia dentro de lo que los Reid más contemporáneos venían ofreciéndonos, apoyándose con más presencia que nunca en el sonido sintético en favor de lo analógico y dejando caer sobre nosotros una propuesta que abraza tanto las líneas de su estilo más semblante y distinguido como también notorios atisbos de experimento e ingenio que demuestran la imperante inquietud de la banda. Al margen de esas chispas de novedad que, una vez más, avivan el interés del público por ver en qué jardines nuevos deciden meterse (véase el rock electrónico de Venal Joy junto a los coros de Fay Fife de The Rezillos o la desquiciada distorsión sintética de jamcod), el octavo periplo en larga duración de los escoceses viene designado por un buen puñado de miradas al pasado, irremediablemente sostenidas y propiciadas como consecuencia directa del contexto introspectivo en el que la composición del disco se llevó a cabo.

Y es que la elaboración de estas doce canciones nuevas tuvo como telón de fondo la recopilación de datos, anécdotas, historias, vivencias y material documental que la banda realizó durante la preparación de su ya mencionada nueva biografía. Sin duda, un punto de partida que sin oposición posible ha terminado marcando el sino temático de muchas de sus letras, ya bien sea a través de ciertos guiños al histórico de la banda ("Best notify the other brother there’s no place to go", cantan en jamcod, referenciando a su catastrófica disolución a finales del siglo pasado) o a reflexiones privadas que sus miembros tienen a bien realizar ahora, con el paso del tiempo en una mano y las consecuencias del mismo en otra ("I fill myself with chemicals to hide the dark shit I don't show" cantan en Chemical Animal, abriéndose en canal sobre la drogadicción y sus efectos).

La memoria no solo les hará caer en la auto-referencia, sino que también les empuja a hacerle ojitos a quienes en su momento fueron influencia total o parcial de su sonido, entregándonos así piezas de psicodelia pesada y espesa (Hey Lou Reid, que, haciendo honores a su nombre podría llevar perfectamente la firma de la mítica Velvet Underground) o colorida y triunfante (The Eagles and The Beatles, que bien podría figurar en el Screamadelica). Más expansivos les veremos a lo largo de los estancos y contemplativos ritmos de Pure Poor (donde la influencia de haber grabado en los estudios Castle of Doom de Mogwai se hace moderadamente presente) o en la oscuridad retorcida de Discoteque (en la que directamente caeremos presa de su estilo más cinematográfico y hasta casi lynchiano).

Cuarenta años a la espalda han traído consigo que cada uno de sus ocho discos tenga una personalidad propia y todos ellos sean recordados por uno u otro elemento en particular. Irónicamente, y a pesar de tratarse de un disco notablemente marcado por el pasado, los The Jesus and Mary Chain de 2024 serán recordados por hacernos entrega de la que quizás sea su más arriesgada colección de canciones, cuya experimentación e invento le torcerá la gafa a más de uno pero evidenciará el deseo de sus responsables por no acomodarse.

 

MÚSICA RELACIONADA

chevron-uptwitterfacebookwhatsapp linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram