Crítica: The Coral - Move Through The Dawn

25 agosto, 2018
Redaccíon: dod Magazine

The Coral - Move Through The Dawn

Redacción: Andrea Genovart

Lo nuevo de The Coral tenía todos los puntos de ser algo totalmente pasado por agua, pero cabe reconocer que no ha sido así. Sorprendentemente, la banda veterana de Inglaterra, pues ya son más de veinte años en activo, consigue permanecer en su noveno álbum con un sonido fresco y ciertos aires melancólicos. Así pues, Move Through The Dawn (2018, Ignition Records) llega ideal ahora que algunos ya empezamos a vislumbrar, muy a nuestro pesar, la llegada del otoño.

Eyes Like Pearls es la encargada de iniciar su nuevo larga duración, perfecta para ponernos en situación: es toda una canción pop ochentera facilona pero que, como suele suceder, suena bien, aunque con el riesgo de convertirse una canción chicle a las tres escuchas. Love Or Solution y Reaching Out For A Friend, un tema fresco y vital que te acaba engullendo sin quererlo, formarían parte de este conjunto de regreso a cuatro décadas atrás, de instrumentos de cuerda angelicales de los sesenta, que acaba por cerrarse con la última canción del repertorio, After The Fair, una balada celestial acompañada de una tímida guitarra algo folk.

No obstante, encontramos también temas no tan edulcorados. Aunque el disco sea todo una echada de freno de mano, encontramos un poco de vidilla con los Beatles o Ian Brown inevitablemente de fondo, como con She’s A Runaway o Undercover Of The Night. También algún tema que llama al psycho rock como Outside my Window, Sweet Release o Strangers In The Hollow, de un sonido setentero muy Bruce Springsteen. Para formarse en la era post-BritPop, nostálgicos puros y duros.

Pero en líneas generales, Move Through The Dawn es lo que ya conocíamos del grupo: una armonía vocal espectacular, alienada a la perfección con unos coros milimétricos, sobre guitarras de cuatro acordes moderadamente alegres. Y sencillas a más no caber. De esos que tocas cuando vas de picnic y acabáis por participar todos los presentes felices a rebosar. Definitivamente, The Coral ha visto que el intento de giro oscuro que persiguieron en Distance Inbetween (2016) no era para ellos y han dado un paso atrás para dar dos adelante. Algo, por supuesto, totalmente acertado. Y que ha dado lugar a lo que hemos tenido siempre, por ello su encanto: once canciones que son un viaje nostálgico, algo necesario para aquellos que necesitamos distanciarnos de todas las propuestas actuales y acudir al rescate de sonidos sencillos que se recrean en un cómodo equilibrio. En definitiva, lo que ha sido, es y será siempre el pop. Algo que, probablemente, han heredado de su ciudad nativa, Hoylak, cerca de Liverpool.

Parece ser, pues, que los ingleses pretenden decirnos que no se cansan. Aunque nunca acaban de dar el gran salto, ni lanzar el gran disco, ellos permanecen como quien es consciente que solo sabe hacer una cosa. Que no es que la hagan mal pero, cuando uno acaba por hacerlo todo de la misma forma, con el tiempo eso puede jugar en contra.

MÚSICA RELACIONADA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cross-circle
linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram