Crítica: The Blaze - Dancehall

13 septiembre, 2018
Redaccíon: dod Magazine

The Blaze - Dancehall

Redacción: Charas Vega

El dúo francés The Blaze lleva despuntando desde su último éxito: Territory (2017, Animal 63). Un trabajo que hizo que su electrónica sofisticada comenzara a escucharse en el panorama independiente alrededor del mundo. Ahora, al fin con un LP bajo la manga denominado Dance Hall (2018, Animal 63), el dúo se intenta imponer como una pieza clave dentro de la nueva oleada de electrónica francesa. Esto supone una importante carga, ya que sin duda igualar o superar a sus predecesores, o incluso a su anterior disco Territory, no es una tarea fácil.

El nombre del LP ya nos da una pista de por donde van los tiros. Un Dancehall (una sala de baile de toda la vida) es un estilo de baile tradicional jamaicano que consistía en unir a todo tipo de gente en una sala donde se bailaba en conjunto ritmos más bien lentos (o al menos no tan rápidos a como a los que estamos acostumbrados a escuchar ahora en este género). Este tipo de baile tradicional podía llegar a provocar trances en este colectivo, por lo que está muy vinculado a un tipo de espiritualidad que The Blaze intenta captar gracias a su música.

Un opening que logra establecer las bases de lo que significa este dúo, pura energía conjuntamente con una sensación de vértigo que nos invita a bailar con los ojos cerrados. Entre nuestros favoritos destaca Queens, con un crescendo basado en un sutil piano y establecido en unos beats que prácticamente nos envuelven con hipnotismo. Un tema prácticamente religioso que logra trazar esa sensación cuasi religiosa tan propia en The Blaze. Esta sentimiento se repite en mayor o menor medida durante todo el álbum aunque sin la frescura y el entusiasmo que nos causó con otros trabajos.

Su espíritu minimalista de sutil influencia pop, conjuntamente con ritmos latinos, ha sido un acierto, pero no acaba de innovar del todo. Sin duda un trabajo que destaca gracias a temas tan pulidos como Queens o She, pero que en conjunto no acaba de poner toda la carne en el asador. Un disco que juega sobre seguro y que sin duda dará a los fans justo aquello que buscan: sofisticación y una gran capacidad técnica, nada mal para un dúo que lleva tan poco en el ojo de mira.


MÚSICA RELACIONADA

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cross-circle
linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram