Crítica: The Appleseed Cast - The Fleeting Light Of Impermanence

29 julio, 2019
Redaccíon: dod Magazine

The Appleseed Cast - The Fleeting Light Of Impermanence

Redacción: Andrea Genovart

Seis años han tardado The Appleseed Cast, banda emo referente, en sacar un nuevo disco. No obstante, les ha valido la pena. The Fleeting Light Of Impermanence (2019, Graveface Records) se trata de un nuevo repertorio mucho más maduro y trabajado, que no deja indiferente, atributo del que no podríamos decir de Ilumination Ritual, su anterior disco. La banda liderada por Chris Crisci vuelve a mostrarse visible, y esta vez lo hace desde un punto de partida más seguro y convincente. Como mínimo.

The Appleseed Cast son solo ocho canciones, pero que muestran un sonido mucho más sólido y rudo. Aunque de un modo no suficientemente alejado como para provocarte una experiencia distante e irreconocible. Así pues, enseguida volvemos a sentir esa familiaridad con la formación, igual que nos sucede con la voz de Kinsella en American Football. Y es que evolución no significa - al menos necesariamente - transformación. The Fleeting Light Of Impermanence no es nada que no hayamos escuchado antes, sobre todo si nos gusta Pedro the Lion, Braid, The Get Up Kids o the Jazz June. Pero sí que acaban por imponerse con una cierta rigurosidad gracias a los juegos de palabras y las guitarras envolventes y construidas sobre ritmos cíclicos. Probablemente, si tuviéramos que describir el nuevo LP en una palabra, sería majestuosidad. Pero quizá, a fin de cuentas, es de lo que se trata el emo. Cuando es de calidad.

No obstante, aquí no encontramos la calamidad que sí nos ha hipnotizado en el último LP de American Football. El belicismo es inherente. Pero desde un punto de vista estético: en Chaotic Waves o Permission, la percusión marca el ritmo épico; y su cantante, Crisci, hace esfuerzos plausibles en el desgarro de voz para situarse por encima del ritmo de la canción. La constante lucha shakesperiana se hace patente en una formación que integra la complejidad humana en cada una de sus canciones, donde podemos ser espectadores de todo un ideario a través de unas letras que tienen que ver con la lucha constante: “You started making yourself up / We stand there waiting for sunlight / You and I will save the fire”, se dice en Asking The Fire For Medicine. O dicho de otro modo: sus temas son de un contenido de militancia y disciplina japonesa bajo un formato de titulares de coach del primer mundo.

Sí que es cierto que en anteriores discos podríamos albirar una ambición más post-rock. No obstante, aquí el nervio acaba por instalarse y se hace con hueco que parece no querer ser arrebatado. Y que deja entrever que será defendido en el recorrido de la banda. Y es que solamente les han bastado ocho canciones a la banda, en esta etapa de descanso sin explicación alguna, para conquistar un espacio que les acerca más a una banda que se impone. Poco a poco, han ido alejándose de la poeticidad y ha ido ganando terreno su relación con el grunge - de hecho, la disonancia de Reaching The Forest es imposible que no recuerde a la última época de Radiohead - donde la oscuridad se entiende desde lo inaccesible y no desde la debilidad. Lo vemos sobre todo en temas como Collision - que roza el punk pop americano de los 90 - y Last Words and Final Celebrations, que probablemente contrastan con algunos temas de un tono que tiene que ver más con la primera etapa, como son Time The Destroyer o The Journey.

The Appleseed Cast sigue siendo, por lo tanto, un grupo que tener en cuenta. No solamente por ser desde el 2007 una banda imprescindible en el registro emo, sino porque vale la pena trazar con ellos una línea evolutiva que de bien seguro que no ha acabado.

Festivales, grupos y discos de la notícia

MÚSICA RELACIONADA

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cross-circle
linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram