dod letter

Crítica: Talk Show - Effigy

[kkstarratings]

Talk Show - Effigy (2024)

La ambición es un arriesgada amiga que tan fácil puede llevarnos por territorios de éxito y acierto, como de desplome y fracaso. La de Harrison Swann, líder y vocalista de Talk Show, por el momento no parece conocer límites, e independientemente de los resultados obtenidos, eso ya es un atractivo aliciente para que el oyente no se aburra y tenga la sensación de recibir siempre un regalo nuevo.

Mencionamos esto, pues resulta curioso como en tan solo cuatro años de existencia el cuarteto afincado en el sur de Londres ha dado ya numerosos volantazos en su sonido, hasta el desconcertante punto de reinventarse con la premisa del borrón y cuenta nueva en cada nueva entrega de la que nos hacen partícipes. Así pasó ya en Touch The Ground (2022), su último EP y con el que la banda británica buscaba hacerse un hueco en la incipiente (y masificada) escena post-punk del momento, bridándonos un abanico de canciones de corte revival que tan pronto nos llevaban a la escena dance-punk de Nueva York como a los ambages más ochenteros de su Mánchester natal. Pero ahora resulta que no, que aquello ya no es válido y Swann vuelven a poner el contador a cero para encarar una nueva etapa para su formación, sin mirar atrás ni regodearse en proyectos ya pasados.

Nos gustaban las guitarras, nos gustaba su toque art-punk descompasado y nos gustaba la suciedad de su propuesta. Pero no pasa nada. La energía derrochada ahora en Effigy (Missing Piece Records, 2024), su debut formal en larga duración, nos zarandea sin previo aviso desde el primer corte y en seguida nos hace olvidar cualquier atisbo de reproche. Las ganas de quererlo todo y quererlo ya de Swann se abren paso del mismo modo que su arrojo y empuje quedan plasmados en el videoclip de Closer, un tema agitado y virulento que nos traslada de lleno a ese clima de club nocturno sudoroso y abarrotado que sentencia y resume sin exceso de poesía la intención del disco (y que a posteriori se verá reforzado de manera brillante por Catalonia, su particular guiño a nuestro país, y un tema redondo para bailar hasta la extenuación). No obstante, no hablamos de un disco de dance al uso y sin más, pues sus melodías oscuras e intrincadas (en ocasiones susurradas entre jadeos y líneas de bajo, como en Oh! You're! All! Mine!) buscan posicionar al oyente en un entorno de escucha muy concreto. Uno que directamente parece sacado del imaginario de Gaspar Noé mezclado con la secuencia inicial de Blade (1998). Uno que abre las puertas del romanticismo más carnal, a la Wong Kar-Wai, pero al mismo tiempo redecora el plano con chaquetas largas de cuero negro, gafas de sol oscuras y los beats más bajos sacados de la escena trip-hopera del noventa y ocho. Por lo menos vemos que las intenciones de Swann y los suyos de querer seguir viviendo bajo las rentas de la nostalgia siguen intactas, así como hacen gala de su siempre excelso gusto para seleccionar con puntería sus mejores referentes, tan pronto como notamos sus intenciones por resucitar a los primeros The Prodigy (Gold, Red/White) o sacar a flote el lado más accesible de Nine Inch Nails (Got Sold).

El responsable de poner orden en este caos referencial no es otro que Remi Kabaka Jr., batería de Gorillaz y quizás el motivo responsable por el cual los redobles y los bombos se sientan tan acentuados en la mayoría de estos nueve cortes, haciendo más tribal y salvaje esa experiencia de trance raver al que el disco nos invita a participar. Talk Show nos dejan así su renovada carta de presentación, apostando todo a una carta y reivindicando su propuesta actual por encima de sus logros ya alcanzados (al menos, hasta el siguiente giro de los acontecimientos). Con esto, y alejados de cualquier conformidad o estabilidad en su sonido, lo que la banda nos demuestra ahora es que su paleta de colores está viva y se asienta en el presente. Disfrutemos de sus cadencias mientras duren, pues ya sabemos que el imaginario de esta joven banda no hace prisioneros y nunca sabremos en qué dirección se moverán.

MÚSICA RELACIONADA

chevron-uptwitterfacebookwhatsapp linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram