Crítica: Röyksopp - Profound Mysteries II

[kkstarratings]
28 agosto, 2022
Redacción: Fran González

Röyksopp - Profound Mysteries II

Parece ser que la dupla noruega compuesta por Svein Berge y Torbjørn Brundtland ha querido paliar ese notorio hiato entre trabajos (recordemos que su anterior incursión en el larga duración fechaba de 2014, con aquel The Inevitable End) con un 2022 de lo más prolífico, pues según nos han hecho saber, a su Profound Mysteries (Dog Triumph, 2022), entregado la pasada primavera, le precede no una si no hasta dos partes más, completando de este modo una trilogía paisajística y casi sobrenatural, con guiños a su sonido de toda la vida en un halo de electrónica nostálgica que poco o nada se sale de sus raíles convencionales, pero que con su impecable definición consigue atraparnos como si el tiempo no hubiese pasado.

Mientras que su tercera parte será publicada el próximo mes de noviembre, Röyksopp ya nos han hecho entrega de éste, su segundo aporte, Profound Mysteries II (Dog Triumph, 2022), donde todo tiene ese aura de elegancia pulcra y aséptica, que nos invita a presuponer una visión altiva y clasista de un idealizado futuro, imaginándonos a nosotros mismos inmersos en una moderna y vanguardista estructura espacial que nos lleva lejos de nuestro planeta, camino a una nueva civilización culturalmente superior. Una delicioso acto de apertura (que nos evocará directamente a temas tan renombrados de la banda como aquel Eple) titulado Denimclad Baboons nos dará la bienvenida a este remanso de texturas dispares y ambivalentes, sostenido por un exquisito trayecto en cinta transportadora a manos de Let's Get It Right y la primera aparición de una de las múltiples voces externas que acompañarán al dúo noruego en esta travesía: la de su compatriota, la cantante Astrid S, a quien ya vimos además debutar por primera vez con Röyksopp en la primera entrega de esta trilogía. Y si hablamos de primeras veces con la banda, es de recibo mencionar la explosiva colaboración de Karen Harding en Unity para esos ritmazos (con cierto sabor a rave 'a la Madchester') que nos empujan de inmediato a abandonar la calma y el sosiego del inicio del disco en favor de conquistar la pista de baile sin remedio.

Pero por supuesto, Röyksopp se valen de una labrada fama fundamentada gracias a una serie de colaboradores que forman parte de su abc y han ayudado a que su status como proyecto continúe vigente, incluso después de más de dos décadas al frente de éste. Hablamos, sin duda, de Susanne Sundfør y Jamie Irrepressible, habituales en los últimos trabajos de Röyksopp y convertidos en pilares ineludibles de su imaginario gracias a aportes como ese choque entre mundos opuestos que es Oh, Lover (un funky estilo Random Access Memories "meets" la gélida y casi operística voz de Sundfør), o como ese asueto acústico e introspectivo al piano que es Sorry (demostrando de la mano de Irrepressible que la dupla noruega también puede alcanzar destacables cuotas de emoción y sobrecogimiento).

Debido a este nervio y esta enfermedad de la inmediatez que nos invade, existe algo en ese despliegue pausado y prolongado de la propuesta de Röyksopp que injustamente nos hace huir de entrada, pero que una vez nos sumergimos en ese aguacero de sonidos reconocibles y plagados de reminiscencias e influencias magníficas (Control, Some Resolve), no vamos a querer dejar de vivir dentro de ese universo paralelo, chic y elitista, que solo esta dupla noruega saben conseguir.

MÚSICA RELACIONADA

Doggerel - Pixies (2022)

Crítica: Pixies - Doggerel

30 septiembre, 2022
Zahara - Reputa

Crítica:'Reputa' de Zahara

27 septiembre, 2022
Whitney - SPARK

Crítica: Whitney - SPARK

16 septiembre, 2022
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

cross-circle
linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram