Crítica: Osees - A foul form

[kkstarratings]
3 septiembre, 2022
Redacción: dod Magazine

Osees - A foul form

Redacción: Sergio Abreu

Cuando una banda tan prolífica y arenosa como Osees, vuelve a sacar nuevo material, el lanzamiento puede parecer algo prácticamente cíclico ya que los californianos llevan 20 años lanzando álbumes sin parar. Han sido alrededor de unos 25 álbumes en los que la única constante detrás del grupo ha sido su carismático líder John Dwyer, que rodeado por una excelente banda sigue manteniendo a su público en vilo a base de las mejores fechorías y una saga de artimañas inagotables.

La nueva entrega del conjunto se titula A Foul Form y en esta ocasión la banda se ha dejado influenciar por unos estandartes propios de un punk contemporizado por actos hardcore de los 80’s como Bad Brains o Black Flag. El álbum dura lo que dura, veintidós minutos. Disonantes y hábiles momentos que van directos a la parte más cóncava del cerebro humano dejando claras las ambiciones lo-fi que presenta el álbum, intentado comprimir su sonido hacia algo fácilmente digerible a base de texturas afiladas, tropos ensordecedores y gruñidos distorsionados que se bañan a través de un sonido que es inventivo tras lo añejo.

La canción principal lleva el nombre de Funeral Solution y es un corte mancipado por los clásicos códigos de una suciedad guitarrera saturada a base de pedales overdrive. Pero Too Late for Suicide se deja disfrutar mucho más, y es que hay algo decididamente cautivador en sus guitarras además de algo inmaculado en sus baterías que hace que el tema sepa establecerse con notoriedad en todos su vectores. A Foul Form, tema que da nombre al disco, es una llamada a la devastación impulsada por unas líneas sonoras cíclicas que fluyen por debajo de un ritmo resonante y una saturación evidente.

Fucking Kill Me presenta una tesitura algo más accesible y, por extraño que parezca, sus rarezas sonoras se alternan entre un lamido de guitarra sorprendentemente funk y una sucesión de acordes rebosantes de angustia. Perm Act es una explosión de fuzz punk que se exhibe tras un riff sin medias tintas que sirve como un buen recordatorio de las raíces musicales más profundas de la banda de Dwyer. La audacia y la ira vuelven a abrirse paso con Social Butt, donde el asunto no tarda demasiado en volverse visceral tras una picazón sonora llena de vehemencia y eficacia. Finalmente, el disco culmina con Sacrifice, un tema originario del grupo punk británico Rudimentary Peni que serpentea con ensañamiento hacia una colisión final que no dejará indiferente a nadie.

La cualidad más evidente de Osees siempre ha sido su leal compromiso con la exploración y una inquietud musical que los ha llevado a levitar por corrientes garageras, punk, noise o psych. Los de Dwyer siguen avanzando sin poner las miras en un rumbo fijo logrando establecerse como una de las bandas de rock más aventureras de esta loca actualidad. A Foul Form no hace más que volver a acercar a los Osees a un antiguo punto de partida que ya les dio buenos resultados en el pasado. En el peor de los casos, podrás decir que el disco no difiere demasiado de alguna de sus anteriores obras, pero cuando una banda es tan buena, ¿a quién le importa?

MÚSICA RELACIONADA

La URSS - +

Crítica: La URSS - +

21 noviembre, 2022
Phoenix - Alpha Zulu

Crítica: Phoenix - Alpha Zulu

7 noviembre, 2022
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cross-circle
linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram