Crítica: Oliver Sim - Hideous Bastard

[kkstarratings]
8 septiembre, 2022
Redacción: Fran González

Oliver Sim - Hideous Bastard

Después de que Jamie Smith y Romy Madley Croft dieran un paso al frente y expandieran sus talentos en solitario con sus proyectos personales, ya solo nos quedaba por comprobar cómo se las gastaría en el terreno individual el tercer miembro del conjunto londinense. Y no es que se trate de una competición al uso, pero desde luego los mencionados componentes de The xx ya habían puesto el listón bien alto, y equipararse a sus aportaciones iba a exigirle al vocalista y bajista de la formación sacar su lado más dadivoso con un trabajo lleno de honestidad y crudeza, tal y como se esperaría del imaginario de uno de los integrantes de una banda que en la última década ha reinventado el noble arte de la balada y experimentado con la emoción como ninguna otra.

Oliver Sim no se ha amedrentado ante tal reto, y para su pertinente debut en solitario, Hideous Bastard (Young, 2022), ha puesto toda la carne en el asador: melodías cuidadas, letras introspectivas y desnudas, narrativas intimistas plagadas de verdad, y una estética elegante y próxima que le permite colocar un biombo de separación entre su trabajo conjunto y esta recién estrenada carrera individual. No es baladí esto último, considerando que el propio Jamie xx es el encargado de la producción del LP, y a riesgo de que al final todo pueda quedar en casa y convertirse en un ligero refrito de aportes, ambos logran revertir su técnica con el fin de entregarnos algo distinto que no caiga en los espectros y recursos ya conocidos.

Por su parte, Jamie adapta su sonido al relato de Sim, entregándonos melodías más sobrias y pausadas que de costumbre, con esferas con sabor a electro soul oscuro que abogan por el recogimiento y la auto-exploración (Confident Man), más que por el baile y la tralla, aunque sí que le veremos recuperar esa inclinación tan marca de la casa por samplear a viejas glorias (Sensitive Child) haciéndonos partícipes de pistas con aire retro y generando todo un reto para los oídos más ávidos dispuestos a identificar esos easter eggs que tanto le gustan al productor londinense. A su vez, Oliver se mueve dentro de unas capacidades tonales reconocibles, calmadas, hondas y sin aspavientos, pero revelando una valentía encomiable para hacer frente a un discurso empoderador, con el que lejos de ceder ante el dramatismo y la auto-complacencia, apuesta por letras empoderadoras y cargadas de auto-determinación que consiguen ponernos los vellos de punta: “Have I made you proud? Take a look at me now, if I've got my father's eyes I've got my mother's smile” canta en Fruit.

Si venimos con la idea de toparnos con un disco de temazos imperecederos, como tal vez hayamos hallado en anteriores proyectos relacionados con Oliver y con Jamie, quizás nos llevemos una ligera desilusión, pues precisamente el encanto de Hideous Bastard no es tanto el de ofrecernos ese toque más convencional de otras entregas como el de invitarnos a dejarnos llevar a través de ese emotivo y confesional torrente de pensamiento de Sim (Hideous). Por ello, el británico tiene hasta el decoro de concluir su discurso con una suerte de Blackstar personal titulado Run The Credits, donde consigue helarnos la sangre con esos versos tan reflexivos con los que cierra este disco: “Even Romeo dies in the final scene.” Desde el plano del que ha macerado su dolor y ha aprendido a convivir con él, Oliver Sim nos entrega, sin lugar a dudas, el lado más maduro y definitivo de su evolución artística.

MÚSICA RELACIONADA

Doggerel - Pixies (2022)

Crítica: Pixies - Doggerel

30 septiembre, 2022
Zahara - Reputa

Crítica:'Reputa' de Zahara

27 septiembre, 2022
Whitney - SPARK

Crítica: Whitney - SPARK

16 septiembre, 2022
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

cross-circle
linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram