Crítica: Mac Miller - Circles

12 febrero, 2020
Redaccíon: dod Magazine

Mac Miller - CirclesRedacción: Andrea Genovart

Los discos póstumos siempre son algo agridulce. Aunque ese disco sea buenísimo, y esté constituido únicamente por un tono alegre y fresco, uno nunca podría evitarle poder la carga emocional de estar escuchando una propuesta de alguien que ya no está. Menos aún cuando se trata de un suicidio o del caso repentino y tan prematuro como fue el de Mac Miller, cuya noticia fue de un gran impacto a nivel mundial.

El pasado 17 de enero, la familia de Mac Miller lanzaba un mensaje en la cuenta de Instagram del artista anunciando la publicación de algunas canciones que grabó en el proceso de grabación de Swimming antes de ser encontrado muerto: “His is a complicated process that has no right answer. We simply know that it was important to Malcolm for the world to hear it”. Gracias al trabajo de los últimos meses, sobre todo de la mano de su productor Jon brion, que se comprometió a pulir los temas de acuerdo con las conversaciones que tuvo con Miller, hoy podemos disfrutar de Circles. No sabemos cómo hubiesen sido esas canciones de no haber ocurrido lo que ocurrió, ni tan siquiera si las hubiésemos llegado a escuchar. Tampoco sabemos si esas canciones constituyen un disco tal y como lo concebía el rapero de Pensilvania. Solamente podemos disfrutar de lo que hay, en su mejor versión. Un goce que, por cierto, poco tiene que ver con la atención y aprecio de escuchar las composiciones de alguien que ya está; no es arriesgado decir que su sonido tan fino y equilibrado, tan delicado, se apreciaría de la misma manera con el mismo Mac Miller en vida. Después del lanzamiento de Swimming, tan solo meses antes de su fallecimiento, Circles actúa como una pieza clave para entender el proceso compositivo que estaba atravesando. Y nos podemos atrever a decir que de los mejores, si no el mejor.

De hecho, es ese mimo lo que sorprende de Circles. Todos éramos conscientes de la época revuelta que atravesaba el artista, y su juego con las drogas. A veces, construimos aquello que no tenemos en nosotros mismos fuera. Y eso podría ser un claro ejemplo de ello ya que, sin duda, y como ya pudimos comprobar con el avance del sencillo Good News, Circles no es un disco que podría estar firmado por el Miller de los inicios. De hecho, podríamos afirmar que ninguno de sus discos se mantiene en el estilo y tono de los otros: Miller estaba redescubriéndose constantemente, o explotando cada una de sus múltiples facetas. Y eso, precisamente, es lo que constituye su grandeza: rompe con la fórmula predecible, con ese más de lo mismo. Y sin miedos al posible juicio por parte de aquellas vertientes más clásicas, que precisamente tienen que ver con lo marginal del hip - hop y el rap.

Las últimas canciones grabadas podrían ser una propuesta, por qué no, de un cantante pop neoyorquino con gustos y curiosidad por la música urbana. En todo el disco , Miller no pierde esta perspectiva de hacer algo racional, con equilibrio, pieza a pieza, constituyendo así un recorrido armónico y distendido. Si por un lado dosifica la fuerza canalizada en ritmos de todo menos agresivos, vuelca toda la energía en construir unas letras duras, sinceras y llenas de frases lapidarias. De esas que, si no te las dijeran con su voz simpática, te quitarían el hipo - supongo que no es casual que fuese uno de los raperos más queridos y famosos por su generosidad. Circles, la canción que abre el disco, presenta la función de un modo totalmente cercano y honesto: “This is what it looks like right before you fall / Stumblin' around, you been guessing your direction / Next step, you can't see at all / And I don't have a name, I don't have name, no”, aludiendo a toda esta confusión que había acabado por aceptar de una forma pacífica y hasta como algo natural en su personalidad. De la mano, con distancia y perspectiva, Miller nos acompaña en un recorrido donde la buena onda y la necesidad de oxigenar establecen un tándem que podemos identificar en cada uno de sus temas. Nos lo hace saber con Complicated, pero con un tono casi opuesto a la agresividad excepcional de Blue World. La ansiedad, aparece desde el relato, como algo ya totalmente racionalizado; de hecho, ese proceso, patente a lo largo de todos los temas, permite que no haya ningún tono furioso ni desesperado. O que si lo hay, esté reducido. Tanto, que incluso puedan llegarte a hacer silbar su melodía o alegrarte el día cuando vas a trabajar - y darte cuenta luego, y entonces sentirte mal.

Beats bajados, ritmo folk en algunos temas como Everybody o Hands Me Downs, que tiene la única colaboración del disco, concretamente con Baro, causa de su tono r&b. En cambio, en Woods, que habla sobre la ruptura de una relación y el desconcierto que ello implica, retrocedemos un poco en el tiempo y a reencontrarnos con los orígenes de un Mac Miller movido por los beats agresivos. Aunque si hubiese una canción que oliese a rap más puro, ésta sería Blue World, donde hace un balance global de su vida, haciendo incluso una sutil referencia a su ex pareja Ariana Grande: “See, I was in the whip, ridin', me and my bitch / We was listenin' to us / no one else, that's it “

Sea como fuere, hay un mismo núcleo irreductible que se deja ver en cada uno de los temas, sin tener que buscar demasiado lejos. Y ese núcleo es la introspección como prioridad y necesidad ante todo, que se muestra detalladamente como una una espiral autodestructiva negativa que Mac Miller intenta vencer. A veces Miller desde la distancia sarcástica, otras desde una declaración de intenciones. Declaración de fatídico carácter premonitorio, or cierto, en Brand Name: “To everyone who sell me drugs /Don't mix it with that bullshit / I'm hoping not to join the 27 Club”. Pero esas guitarras, algunas apariciones de cuerdas, un bajo sutilmente claro y algunos sintetizadores que aparecen desde la finura melancólica, acaban por despejar las nubes y dejarnos un cielo azul claro que solamente nos devuelve, aún el exorcismo, una paz. Que descanses en ella, Mac Miller.

Gracias.


MÚSICA RELACIONADA

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cross-circle
linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram