Crítica: Little Simz - Sometimes I Might Be Introvert

6 septiembre, 2021
Redaccíon: dod Magazine

Little Simz - Sometimes I Might Be Introvert (2021)

Redacción: Fran González

No todos los días tiene uno tan clara la sensación de estar delante de un clásico instantáneo como la primera vez que nos sumergimos en las interioridades y en los cimientos de “Sometimes I Might Be Introvert” (AGE 101/Awal, 2021). Ya se podía ver venir que el inminente salto cualitativo de Simbiatu “Simbi”Ajikawo era cuestión de tiempo, pues después de su célebre “GREY Area” (AGE 101/Awal, 2019), la proyección y la perspectiva artística de Little Simz solo podían crecer hacia arriba. Y así es como nos lo confirma el buen hacer y el inconmensurable talento que se esconde detrás de las diecinueve pistas que contiene su cuarto disco de estudio. Una ventana abierta a la privacidad más cruda que la cantante londinense de origen nigeriano ha querido compartir con nosotros, consciente de que en la vulnerabilidad hallaría la fuerza.

Del mismo modo que la etiqueta de “rapera” se le quedaría corta a la artista de 27 años, también lo haría cualquier otra con la que intentásemos encerrar y categorizar el sonido de este álbum. “Sometimes I Might Be Introvert” es un precioso poemario repleto de relatos y vivencias con el que Little Simz ha tenido muy presente no escatimar en recursos y pensar a lo grande. De ahí que su sonido transite por una extensa amalgama de géneros que derivan desde el Hip-Hop más melódico, hasta el Soul, el Funk, el Jazz o incluso el Gospel. A esta fresca versatilidad se le une la ambiciosa perspectiva cinematográfica con la que Simbi ha querido preñar la esencia del álbum, obteniendo finalmente una banda sonora vital que bien podría ser la de una hipotética película dirigida por Jordan Peele. Y es que la declaración de intenciones con la que el LP arranca no puede ser más definitoria. Una magnífica orquestación invade con abrumadora épica cada uno de los compases de ‘Introvert’, que, entre redobles y arreglos de cuerda, sentencia sin contemplaciones ni tabúes a golpe de versos como “I’m a black woman and  I’m a proud one”.

Para continuar y confirmar el carácter fílmico que “Sometimes I Might Be Introvert” derrocha por todos sus poros, Little Simz ha equipado el álbum con varios interludios, deliciosa y delicadamente cuidados, donde entre coros y ensoñadores ritmos de harpa podemos escuchar la profunda narrativa de la actriz Emma Carrin (recordada por su papel como la Princesa Diana en “The Crown”) en un intenso spoken word. Aunque no será ésta la única voz invitada que veamos a lo largo del proyecto de la artista de Islington, pues muy destacables son las respectivas colaboraciones de Cleo Sol, la veinteañera que pone toda su dulzura jazzística al servicio de ‘Woman’ y la aportación afro-beat de Obongjayar para el primario y poderosísimo ritmo de “Point And Kill”.

La áspera verdad que la lírica de Little Simz esconde tras de sí nos confirma, por un lado, que ha superado con ciernes su valía como letrista, cargando sus piezas con una energía y rabia únicas, y, por otra parte, nos demuestra las vicisitudes que ha tenido que capear hasta lograr superar las constantes devaluaciones que su trabajo ha sufrido desde sus inicios. Ahora, consagrada como la magnífica cronista que siempre ha perseguido ser, nos invita a ponernos en los zapatos de personajes que han vivido las desdichas del knife crime en Londres (“Shit changed when I had a brief encounter with death , thought the pearly gates opened when that knife was in my chest”) o lidian con la dificultad de vivir con una figura paterna ausente (“Is you a sperm donor or a Dad to me?”). Pero pese a la compleja densidad que a priori pueda parecer que destilan las piezas de este rompecabezas, el trabajo de la londinense es increíblemente accesible, tal y como hacen buena prueba de ello los infecciosos sintes de corte ochentero que engalanan ‘Protect My Energy’ o la bajada de revoluciones en ‘I See You’, sacando su R&B más tierno.

A este titánico derroche de creatividad y autenticidad solo le faltaba el broche que rematase una combinación que postula con creces a ser de los mejores álbumes que podremos disfrutar este año. Y esa guinda del pastel es, ni más ni menos, que Iflo, un amigo de la infancia de Simbi y también el productor en la sombra de artistas como Jungle, Michael Kiwanuka o ese particular y semi-anónimo colectivo británico de Neo-Soul llamado SAULT. El elevado nivel de comunión y conexión entre ambos logra como resultado una producción depurada y cuidada al extremo, originando un espacio sujeto a acoger las observaciones tenaces de la cantante y un sinfín de samples y beats que enriquecen de sobremanera el conjunto final. 

“Sometimes I Might Be Introvert” es, en muchos sentidos, una carta abierta a exorcizar los diversos demonios de su pasado, pero también es la manera en la que Little Simz ha querido visibilizar los nuevos paradigmas que definen la escena londinense a día de hoy, la cual queda lejos ya de arcaicos modelos y se entrega de pleno a otorgar voz a aquella comunidad plural que realmente define hoy día los valores de una nación como la big smoke.

 

Más | Críticas de discos

MÚSICA RELACIONADA

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cross-circle
linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram