Crítica: Kasabian - The Alchemist's Euphoria

[kkstarratings]
12 agosto, 2022
Redacción: Fran González

Kasabian - The Alchemist's Euphoria
La séptima venida de uno de los conjuntos británicos más icónicos de las últimas dos décadas prometía como mínimo diferir notablemente en su forma y consistencia con respecto al resto de entregas a las que estábamos acostumbrados, al ser, principalmente, el primer trabajo que la banda de Leicester firmaba sin su emblemático frontman, Tom Meighan. A su relevo le sucedió el que fuera guitarrista de la propia formación, con algo de experiencia previa en lo que a llevar la voz cantante se refiere, pues en 2019 ya nos sorprendía, y muy gratamente, con su fabuloso proyecto en solitario, THE S.L.P. Sin embargo, y tal y como muy probablemente nos veíamos venir, heredar el carisma y la verbigracia de Meighan no iba a ser coser y cantar para Sergio Pizzorno, quien desde luego trata de poner toda la carne en el asador con el fin de equiparar su aportación a las de su sucesor, pero el resultado está a años luz de lo que Kasabian acostumbró a darnos.

Las comparaciones son odiosas, y bien sabe el cielo que a la hora de aproximarnos a este The Alchemist’s Euphoria (Sony Music, 2022) intentamos disociar y mentalizarnos de que ésta es sin duda una etapa nueva en la banda, un borrón y cuenta nueva, un reseteo, que desde luego no necesita de palos en la rueda, como puedan ser esas mortificantes equiparaciones con respecto a su pasado. La historia ya nos ha ofrecido a lo largo de la misma controvertidos ejemplos en los que este experimento ha despertado la ambivalencia del público: David Gilmour recogiendo el testigo de Syd Barrett, Phil Collins haciendo lo propio con Peter Gabriel, Bernard Sumner tomando el mando en New Order tras la muerte de Ian Curtis… Buscad el ejemplo que queráis, que siempre encontraréis detractores y apasionados de las diferentes épocas de una banda.
Por nuestra parte muy probablemente pecaremos de básicos, de anclados en el pasado o de cerrados de mente si decimos que intentamos encontrar un nexo de unión a lo largo de sus respectivas doce pistas (primer error, tal vez), una mera excusa que nos haga asirnos a la renovada propuesta que Pizzorno y compañía nos plantean aquí, pero lo cierto es que no lo ponen nada fácil. Hay algo en los dejes tonales del mencionado que directamente nos trasladan a un plano totalmente alejado del que Kasabian solía entregarnos, más próximo a ese aire sintético y urbano que catamos con su proyecto en solitario que a los reflejos de rock pesado que recordamos de entregas pretéritas conjuntas (un ejemplo de ello es la pista paradójicamente titulada como STRICTLY OLD SKOOL). A caballo entre el rap o la simple verborrea rápida, Pizzorno nos plantea muy pocos capítulos que sean salvables más allá de los singles entregados a lo largo de los últimos meses. Irremediablemente caemos en el atractivo y la innegable conexión con su pasado más cercano de temas como SCRIPTVRE, CHEMICALS o ALYGATYR por ser precisamente el reflejo más análogo de esa factoría de himnos de estadio que la banda acostumbraba a ser. Hay otros intentos sobre la mesa por rascar la fórmula, que se quedan en eso, en intentos (ROCKET FUEL, T.U.E. (The Ultraview Effect)), y posteriormente hay cortes que son un no directo por reiterativos, simplones o por su escasa aportación de juego (THE WALL, STARGAZR, LETTING GO).

Tomarle las medidas a un proyecto con tanta solera (por su longevo historial en el imaginario colectivo de su enorme base de fans) es una responsabilidad abrumadora donde sabemos bien que, hiciera lo que hiciera, Pizzorno iba a salir escaldado. El británico sabía con antelación que no iba a tener de su lado a todo el mundo (y mucho menos a los más fanáticos de los primeros trabajos de la formación) y aun así ha apostado por seguir adelante con su visión de cómo debía sonar este nuevo Kasabian. No será para todos los públicos, pero hay ciertos remaches en su propuesta que apuntan hacia algo potable que, si sigue trabajando con empeño y focalizado en esa dirección, muy probablemente pueda pulir su hazaña con mejor puntería en próximas entregas.

Festivales, grupos y discos de la notícia

MÚSICA RELACIONADA

Björk - Fossora

Crítica: Björk - Fossora

2 octubre, 2022
Doggerel - Pixies (2022)

Crítica: Pixies - Doggerel

30 septiembre, 2022
Zahara - Reputa

Crítica:'Reputa' de Zahara

27 septiembre, 2022
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

cross-circle
linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram