Crítica: Just Mustard - Heart Under

[kkstarratings]
6 junio, 2022
Redacción: dod Magazine

Just Mustard - Heart Under

Redacción: Sergio Abreu

El quinteto de Dundalk revalida su primera obra con un nuevo disco que consta de diez pistas embotelladas en 45 minutos audaces y reverberantes donde la inmersiva voz de su vocalista Katie Bell se mezcla con trepidantes líneas de bajo, guitarras chirriantes y percusiones intermitentes. Elementos que se fusionan en una siniestra neblina que emula un sonido lúgubre e incisivo, que hace recordar a la música que hacía Cranes a principios de los noventa o a la que nos brindó The Cure en discos como Faith y Pornography.

Otra buena noticia que nos ha llegado de Irlanda últimamente al igual que otros grupos ya consolidados como The Murder Capital, Gilla Band o sus compañeros de gira Fontaines D.C. La música de Just Mustard suena como el fantasma de un crio pidiendo ayuda desde el fondo de un pozo y este álbum es un monumento sónico de estados de ánimo nostálgicos, a través de un sonido puro, que establece una atmósfera generalizada de soledad y angustia adolescente que se filtra incluso a través de las canciones más etéreas del disco.

El grupo incursiona en géneros como el noise rock, shoegaze, dream pop, post-punk y otras etiquetas más que harían feliz a cualquier adicto a la música. Heart Under presenta un tono oscuro, cristalino y atmosférico, en algunos momentos emocionales, que fluyen maravillosamente trazando hábiles sonidos que aumentan su intensidad gradualmente hacia un clímax maniaco que nos muestra la capacidad de la banda de ser brillante a la par que visceral.

Inmersivo y atractivo con una producción impecable, Heart Under permite al oyente sumergirse en una experiencia casi industrial sin poner traba alguna de por medio, comenzando con el pistoletazo absortivo de 23 que exuda densas capas de ruido con inteligentes grooves de batería, dando paso a la afilada y desgarradora Still encontrándonos en algún punto medio entre la perdida de compostura y la paranoia. Planteando su propio espacio inmersivo de esplendor gótico, con I Am You logran establecer el momento más llamativo para el oyente medio, una canción formidable e inquietamente llamativa que genera escalofríos.

La banda encuentra una nueva manera de izarse en la psicofonía disonante de Blue Chalk, la cual logra expandir su sonido a una bizarra dimensión de alboroto. Seed se empapa de distorsión mientras se prende un cigarrillo viendo al mundo arder. Por otro lado, Mirrors posee todo el temple que podría contener una canción de The National e In Shade nos obsequia con desparpajo de color azul industrial.

El regreso de Just Mustard se siente como un salvavidas y como un paso hacia adelante en la corta trayectoria de la banda, ¿un golpe encima de la mesa? Me sorprendería, la propuesta no es nueva, pero no hay nada malo en tantear ese terreno. De momento los irlandeses nos agasajan con un trabajo notable y reafirman de manera insultante el escepticismo y la desazón que caracteriza al grupo.

MÚSICA RELACIONADA

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

cross-circle
linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram