dod letter

Crítica: El Diablo de Shanghai - 113 Pasos Adelante en el Ensanche

[kkstarratings]

El Diablo de Shanghai - 113 Pasos Adelante en el Ensanche (2023)

Nos da la sensación (ignorante y osada) de que la escena underground barcelonesa va por delante en lo que a dejarse inspirar por las referencias más punteras del rock garajero anglosajón actual se refiere. Otra explicación no le encontramos al hecho de que proyectos como El Diablo de Shanghai capturen con tanta precisión la fórmula ganadora de ciertas bandas insignia del punk actual y clásico, cuyo imaginario queda ahora diluido, mezclado y dosificado con el de esta peculiar formación capaz de llevarnos por las calles de la Ciudad Condal a golpe de cachondeo, colegueo, ironía, confesión y rock. Exactamente los mimbres que erigen ahora su esperadísimo debut formal, titulado 113 Pasos Adelante en el Ensanche (Estudio Mazmorra, 2023).

Desde que rompieran a las bravas con Empezamos Con Esto (2020) y Acabamos Con Todo (2021), sus dos EPs previos, teníamos claro que había algo en el sino y el discurso de esta singular banda que desquebrajaba hábil y llamativamente los esquemas de lo que otros de sus coetáneos eran capaces de ofrecernos. Ya se encargan ellos de reivindicar esa envenenada similitud de registros entre las propuestas que nos rodean, sin arrojo ni sangre, en su segundo corte, titulado 113 ("Cien mil grupos emergentes, sin buenos referentes", exclaman en una de tantas de las letras ácidas y desgarbadas que su disco nos ofrece). Porque de entre las muchas cosas que el cuarteto conformado por Juanito Hit, Juan Poch, Víctor Vidal y Albert Muñoz sabe hacer, una de ellas es sin duda la de engendrar algunas de las historias más ingeniosas del panorama subterráneo actual, siendo éstas capaces de fluir con ligereza gamberra sin caer en la excesiva auto-parodia, explotando sus habilidades relatoras, retratando momentos de oscuridad y cotidianeidad, e invitándonos, en cierto modo, a formar parte de su selecta compañía, recorriendo esas calles de Barcelona que han atestiguado tanto lo bueno como lo malo.

Las sinuosas líneas del Eixample de Barcelona, trazadas con la tinta roja de la artista maldiva Zuha Bari, complementan la cercanía ofrecida por estas once canciones que nos hablan de tú a tú pero sin perder el misterio de lo privado y lo íntimo ("Y más tarde, más tarde el ruido de la calle / Como una excavación en el salón y he puesto un disco", cantan en Prohibido el Paso a toda Persona Ajena a la Obra / Las Glorias, en su particular y surrealista homenaje a la renovación urbanística de su entorno). No es que sus respectivos versos oculten secretos excesivamente complejos, pero si lo termina resultando su atípica proyección subjetiva ("Por eso te lo estoy diciendo, tío / Que no toques los libros de mis padres"), confirmándonos su habilidad para trasladar lo terrenal y lo mundano al plano de la fantasía y lo extravagante, mientras su envoltura instrumental, caótica y anárquica, nos remite a un buen surtido de nombres de altura.

En ocasiones nos parecerá estar oyendo a Andrew Savage (de hecho, Gente Repelente es una versión muy sui generis del Yonder is Closer to the Heart de Parquet Courts), Grian Chatten o al mismísimo Tom Verlaine (Dios le tenga en su gloria), y es que los referentes manejados por El Diablo de Shanghai son casi la mejor carta de presentación que se pueda hacer de ellos mismos. Pasamos de verborreas aceleradas y sin aliento en clave de spoken-word y al más puro estilo post-punk de nueva época (Boviscopofobia), al garajeo neoyorquino y contemplativo más artsy (Patti Smith) sin parar por casa y rematar con tramos de psicodelia luminiscente (Perdón, Nada Nos Puede Cambiar). La misma inquietud que demuestran en su verbo queda también reflejada en su sonido, pues esos deliciosos bandazos no son si no síntoma de un bagaje maravilloso que nos conduce a un disco tan rico en matices como presto a ser disfrutado. En el tintero de la duda quedará saber si estos 113 Pasos Adelante en el Ensanche han ayudado finalmente a sus ejecutores a pasar ciertas páginas que parecían sonar enquistadas en sus canciones ("Flores a Mercedes, sin letra ni tinta, que expresan mi amor por ti"), pero lo que sí es innegable es que esta foto fija que toman por debut es una brillante hoja de ruta a seguir para estos barceloneses de aquí en adelante.

MÚSICA RELACIONADA

POND - Stung! (2024)

Crítica: POND - Stung!

20 junio, 2024
chevron-uptwitterfacebookwhatsapp linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram