Crítica: Dolorosa - Un Gran Presentimiento

14 octubre, 2018
Redaccíon: asier

Dolorosa - Un Gran Presentimiento

Redacción: Andrea Genovart

Dolorosa es de esos grupos que en España hace falta. Y que posiblemente su propuesta es escasa porque es arriesgada. Y es que su música se encuentra en una línea tan fina que a veces es tangente con un indie meloso propio de Las Ligas Menores y, otras, con un pop español cual Amaral - y del que es mejor huir. Tampoco es casual que semejante apuesta provenga de Granada, cuna de tantos grupos al que le debemos tanto de la historia de la música hecha en nuestro país. La vanguardia inherente en Dolorosa no solamente se respira en unos canciones llenas de personalidad sino también en sus integrantes, donde encontramos ni más ni menos que a Antonio Lomas, ex miembro de Lory Meyers pero actual baterista de Grupo de Expertos Solynieve

Un año después de Que el mañana sea bueno (Wild Punk, 2017), sale su segundo LP, Un gran presentimiento. Un repertorio de diez canciones que bien podría ser la continuidad del primero, ya que la coherencia del proyecto se mantiene impecable, haciendo de este disco un absoluto gesto de reafirmación. Y ya no solo por el sonido popero de principios del 2000 de sus temas: podemos comprobar que ambos títulos giran entorno a todo lo que supone una proyección de futuro, a un avance. Quizá sea porque, a decir verdad, este grupo todavía no ha hecho el gran salto y sus ambiciones se encaminan a poder ser un grupo referente, de la talla de Apartamentos Acapulco.

La voz languidecida de Natalia Muñoz, emotiva e inevitablemente embaucadora, es un reclamo poético que merece la pena - nunca mejor dicho - ser escuchado; no solamente por lo agradable de su escucha sino porque ilustra hacia donde avanza la banda. Tanto su voz como las canciones de Dolorosa son una recreación constante de todo aquello que suponga un sentimiento agridulce, sentimiento del que consigue extraer algo irremediablemente bello; así pues, el oyente contempla como ese tono nostálgico que encontramos en cada tema acaba por ser remontado a través del diálogo que establecen con una naturalidad indomable todos los instrumentos pero, sobre todo, guitarra y teclado.

Probablemente no será ninguna barbaridad decir que el secreto de su particularidad reside en las letras, hechas por Raúl Bernal. Letras que describen la tristeza en todas sus facetas y parándose ante aquellos matices que tantas veces se les escapa a muchos otros; dibujando una serie de escenas paisajísticas que hacen que el grupo, para ser apreciado, deba ser escuchado en toda su plenitud. Aunque no solamente la melancolía y el desamor son protagonistas: Biografías describe la experiencia de una situación política sin caer en la canción protesta o la denuncia, la cotidianidad toma toda la presencia de Cobertizo y flarquiteza e Inglaterra, un duelo por todos aquellos amigos que se han ido a vivir a Inglaterra y no volverán jamás a vivir aquí.

Dolorosa es todo un homenaje a las pequeñas cosas que pasan desapercibidas pero que se llevan una componente carga de nosotros, y nosotros de ellas. Dolorosa, pues, no admite ser música de fondo: de ser así se te escapan las pequeñeces a que les dedica todo ese tiempo que dura su canción. Pero no menos importante es, a la vez, su freno de mano tan necesario a toda una serie de propuestas centradas en la moda del garaje y el indie rock más duro; una fuerza de resistencia sin parecerlo, ya que su modus operandi es de suma delicadeza. Y en eso, de momento, ya tiene su hueco reservado.

MÚSICA RELACIONADA

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cross-circle
linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram