Crítica del libro 'El Trap - Filosofía millenial para la crisis en España'

23 enero, 2020
Redaccíon: dod Magazine

El Trap - Filosofía millennial para la crisis en España

Redacción: Adrián Gallego

En las primeras páginas de su libro sobre el trap, Ernesto Castro esboza algunos perfiles a los cuales puede ir dirigido el libro para acabar concluyendo que, en realidad, este libro está dirigido a él mismo. Esta aclaración inicial quizás es más pertinente de lo que pudiese parecer ya que El trap: filosofía millennial para la crisis en España se encuentra en un extraño punto intermedio entre la crónica musical y la filosofía que difícilmente satisfará las expectativas de quienes fuesen buscando lo uno, lo otro o ambas cosas. El público de mediana edad sin conocimientos del género que busque un enfoque sociológico y filosófico del trap (ese que señala Castro como uno de sus principales targets) se encontrará con que buena parte del libro es una crónica musical al uso con reflexiones filosóficas un tanto forzadas y con una serie de conceptos acuñados para la ocasión bastante olvidables. El público más joven, aquellos aficionados al trap que lo compren sin conocer a Ernesto Castro, o bien lo conozcan únicamente de sus entrevistas a Bad Gyal o Yung Beef, se encontrarán con un libro innecesariamente denso que apenas les descubrirá algo que no conociesen ya. Mientras que escritores como Simon Reynolds o Mark Fisher han sabido explorar fructuosamente ese híbrido de la crónica musical y el ensayo filosófico, Ernesto Castro fracasa en su intento y no es capaz de ofrecer una argumentación sólida para las hipótesis que plantea.

Una vez acabada la lectura, uno no puede evitar tener la sensación de que se trata de un libro ideado para hacer caja, un libro que parece haber sido escrito a contrarreloj para llegar a las librerías antes de que el trap dejase de estar de moda. Analizando algunos de los libros editados por Errata Naturae nos encontramos con otros títulos de no ficción que giran en torno a series de televisión como Walking Dead, Juego de Tronos o True Detective y que también llevan dibujos de los protagonistas en portada para que se puedan convertir fácilmente en ese típico regalo que acaba pillando polvo en una estantería. Si tenemos en cuenta ésto, en realidad el libro tampoco está tan mal. Por un lado, si el objetivo ha sido hacer caja, lo han conseguido. Parece que han tenido buenas ventas y tiene sentido que así sea porque ha llegado en el momento justo y ha tenido una cobertura mediática envidiable. Por otra parte, la mayoría de estos libros de no ficción destinados a capitalizar el éxito de la serie, película o género de moda del momento suelen ser mediocres, así que a su lado el libro de Ernesto Castro es, como mínimo, bastante digno.

Entre los principales puntos débiles del libro destaca sobretodo el hecho de que el análisis musical queda en segundo plano frente al análisis lírico, algo de lo que el propio autor acaba disculpándose (esta es una dinámica que se repite bastante, Castro es bastante consciente de sus debilidades y de cuando alguno de sus planteamientos cojea un poco). El análisis visual y simbólico de portadas, fotos y videoclips de los músicos también ocupa buena parte del libro. Pese a que esto refuerza su tesis de la importancia que tiene el videoclip en la música urbana, las inacabables descripciones de vídeos y los rebuscados análisis semióticos de las imágenes acaban volviéndose bastante tediosos.

La obsesión por el beef del mediático filósofo le lleva a atacar a otras personalidades del mundillo con argumentos que fácilmente pueden usarse para atacar sus propias carencias. Así acusa a El Bloque de sobreinterpretar las letras cuando el mismo fuerza significados y conexiones filosóficas un tanto ridículas, mientras que, por otro lado, ataca un par de veces al youtuber musical Jaime Altozano acusándolo de mero profesor de solfeo. Quizás Altozano es sólo eso (igual tampoco pretende ser otra cosa) pero vaya cojones atacar a un analista técnico en un libro cuya principal carencia es la práctica ausencia de análisis musical, tanto a nivel armónico y rítmico como, principalmente, en lo que respecta a tratar detalles de la producción o describir y comparar sonoridades. Si resultan más pertinente los ataques a personajes de la farándula como Broncano y Nathy Peluso o la pulla final dirigida a Alicia Álvarez y Blanca Martínez (a la que ya le gustaría tener la exclusividad para capitalizar la escena).

Tampoco es que no haya nada destacable en las más de 400 páginas que tiene el libro. El capítulo sobre el trap femenino no es sólo interesante y divertido sino que también contiene algunas de sus ideas más sólidas como una comparación entre trap y punk que le lleva a trazar lazos entre Siouxsie Sioux y La Zowi y a exponer que, mientras el punk permitió a las mujeres desexualizarse, el trap ha permitido que reafirmen su sexualidad. Por otra parte, el apartado sobre Rosalía es quizás el texto más lúcido que se ha escrito sobre la problemática de la artista catalana y la apropiación cultural, aunque quizás está poco justificada su inclusión en el libro. Se me vienen a la cabeza algún que otro momento interesante más como una cita a pie de página donde reproduce una delirante conversación en la sección de comentarios de un vídeo de Youtube de La Zowi, pero lo cierto es que no podría rescatar muchos más aspectos positivos del libro.

El apresurado lanzamiento de un libro que pretende retratar un género que está aún en desarrollo puede que sea una de las razones que hace naufragar tan pronto a El trap: filosofía millennial para la crisis en España. Para comprender de verdad un fenómeno musical y social como este se ha de esperar a que termine de madurar, muera e incluso reviva. No sabremos qué ha sido el trap y qué importancia ha tenido realmente hasta que no llegue ese ocaso del género que ya se empieza a intuir, cualquier cosa que se escriba ahora no solo va a estar incompleto sino que además corre el riesgo de acabar envejeciendo mal.

No querría acabar la reseña pareciendo un hater de Ernesto Castro, de hecho quizás mi impresión del libro ha sido más negativa debido a que esperaba algo más viniendo de él. Si en ocasiones se dice que el libro es más inteligente que el autor, en este caso parece que ocurre lo contrario.

El Trap - Filosofía millenial para la crisis en España

  • Editorial: Errata Naturae

MÚSICA RELACIONADA

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cross-circle
linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram