Crítica de 'Solstice' de Astralia

13 junio, 2017
Redaccíon: dod Magazine

Astralia (2016)

Redacción: Ángel Pallarés

El nuevo trabajo de Astralia, que lleva por título Solstice (2017, Aloud Music,), es toda una invitación a realizar un viaje introspectivo. El disco es disfrutable al 100%, de principio a fin.
Los catalanes tenían muy complicado el hecho de, ya no superar sino igualar la excelencia que alcanzaron en 2014 con su primer larga duración, Atlas.

Si bien en aquella ocasión los temas eran más luminosos y accesibles, los 7 temas incluidos en Solstice requieren una escucha activa. No basta con darle al play y dejarlos sonar de fondo, entre otras cosas porque se perderán los miles de matices que envuelven cada canción.

Los de La Floresta (Barcelona) no se han conformado con intentar repetir la fórmula que tan bien les funcionó con anterioridad, sino que han trabajado para evolucionar manteniéndose fieles a su sonido característico.

Antes de entrar en materia, tan sólo recomendar al lector y lectora la utilización de unos buenos auriculares para la escucha de Solstice. Apuntado esto, pasamos al análisis del segundo LP de Astralia.
La encargada de abrir el disco es Exhale, y lo hace de forma magistral. El trío demuestra (una vez más) que se maneja con una soltura envidiable con las melodías e intensidades. Maravillosos todos y cada uno de los acordes y punteos de Roger; brillante el acompañamiento de Albert al bajo y genial el ritmo que marca Jordi a la batería. A diferencia de las canciones de Atlas, aquí juegan con unas transiciones más largas, hipnóticas, que consiguen diferenciar al tema en varias partes hasta llegar a una explosión controlada. Y esto no ha hecho más que empezar.

Out of Nothing parte de una premisa más rítmica y eléctrica que Exhale y es un claro ejemplo de la evolución del grupo. Tiene un principio melódico y directo al más puro estilo de Atlas pero cuenta con unas transiciones hipnóticas marca de la casa.

El disco continúa con The Örnen, cuyo principio ensoñador puede evocar a Ligths & Motion, donde el bajo de Albert brilla con luz propia. Con 5 minutos y 48 segundos, nos encontramos ante el tema más corto de Solstice, que sigue su camino con Abyss of Light.

Si Exhale abre el disco de forma soberbia y Out of Nothing y The Örner mantienen la intensidad, Abyss of Light llega para dar un paso más. En sus primeros segundos ya deja claras sus intenciones: mecerte y llevarte a otra parte. A cualquier otra parte. Poco a poco y sin avisar, el tema crece y crece. Lo hace de una forma tan sutil que para cuando uno quiere darse cuenta ya no hay escapatoria (si es que alguien puede estar tan loco como para querer huir de semejante belleza).

Aunque (y conste que esto es algo totalmente subjetivo), la canción más brillante de Solstice, es Detachment. La banda decidió que fuera el primer single y lo presentaron con un videoclip que se puede ver más abajo, y fue toda una sorpresa. Una maravillosa sorpresa, ya que mostraban unos Astralia muy diferentes a los de Atlas pero igual de geniales (si no más, ya que son este disco amplían y potencian su paleta sonora). La banda juega con una melodía eminentemente evocadora a la que le van añadiendo capas y variaciones hasta convertirla en una joya de más de ocho minutos y medio.

Ya casi cerrando el disco entra en escena Farewell and Encounter, tema que encierra un poema que trata la dualidad como una condición humana y que acaba desencadenando en Solstice, la canción más larga del disco que por poco no llega a los diez minutos de duración. Casi diez minutos de un ambient que consigue recrear precisamente el solsticio que da nombre al tema y al disco.

Como pude leer en un comentario en Facebook (siento no recordar exactamente dónde) poco después del concierto de presentación del disco que dieron en la sala BeGood de Barcelona, “si el mundo fuera un poco más justo Astralia lo estarían petando", porque son uno de los claros ejemplos de que no hace falta buscar fuera de nuestras fronteras, que tenemos en nuestro país bandas como Astralia capaces de facturar un post rock instrumental de una calidad exquisita. Y si no, escuchad Solstice y juzgad por vosotros mismos.

MÚSICA RELACIONADA

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cross-circle
linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram